Will: el joven Shakespeare aterriza en TNT


DWilliam Shakespeare se ha escrito y visto tanto que resulta casi suicida hacer una serie, o película, que trate sobre su vida sin caer en el tópico. Más personaje que escritor, Shakespeare está tan arraigado en nuestro imaginario que hay que ser muy hábil para no caer en el atolladero de lo previsible y monótono. Will, serie original de TNT, lo intenta, pero no lo logra.

Will (Laurie Davidson) es un joven de Sratford, casado y con hijos, que decide dejarlo todo y marcharse a Londres para conseguir su sueño: ser un reconocido dramaturgo. Allí, no lo tendrá fácil y será gracias a la ayuda de Alice Burbaje (Olivia DeJonge), hija de James Burbage (Colm Meaney), actor y líder del primer teatro de Londres, como conseguirá adentrarse en la escena teatral londinense


Su creador, Craig Pearce, es el guionista de grandes títulos como Moulin Rouge, El gran Gatsby y Romeo + Julieta, cinta por la que ganó un BAFTA por el ‘Mejor guión adapatado’ en 1998. Además, entre sus productores ejecutivos hay nombres como el de Shekhar Kapr (director de Elisabeth y Elisabeth: la edad de oro) Alison Owen (Elisabeth) y Debra Hayward (Love Actually, Los Miserables)

Técnicamente correcta, no es de extrañar que en sus mejores momentos recuerde al Baz Luhrmann de Moulin Rouge, con una banda sonora muy británica y muy punk, porque el Will de TNT es moderno, atrevido y desenfadado. Es, o al menos, pretende serlo. Sin embargo, se queda en un drama anacrónico muy desigual. Sesenta minutos de altibajos donde flojea un guion y un montaje que pide más brío y menos convencionalismo. Pero, no todo en ella es malo. 


Personajes como un ambiguo Christopher Marlowe, interpretado por el enigmático Jamie Campbell Bower (Camelot), o el simpático Richard Burbage (Mattias Inwood), hacen que Will se merezca una oportunidad. Incluso el esperpéntico grupo coral, a veces divierte. Y aunque no llegue a la intensidad de la pareja formada por Joseph Fiennes Gyneth Paltrow en Shakespeare in love (John Madden, 1999), la química entre Laurie Davidson y Olivia DeJonge colma la pantalla. Su tensión sexual es palpable desde la primera aparición de Dejonge en la ventana, reinterpretando la recurrente escena del balcón de la famosa obra del autor, Romeo y Julieta

No es una gran obra en su piloto, pero entretiene. Hay drama, hay persecución religiosa y hay doble moral. Ingredientes que pueden llegar a hacer a Will, si no en una gran serie, en un entretenido pasatiempo.

Estreno el 20 de septiembre en TNTWill se podrá ver todos los miércoles a las 22.30h.

         

COMENTARIOS