Review Twin Peaks 3x16


Estamos más que nunca en la recta final. A tan solo dos episodios de que todo termine (e emitirán juntos además), Lynch sigue añadiendo más carne en el asador y continúa avanzando la trama, dando además en esta parte número 16 un momento muy esperado por los espectadores.


Y queda claro cuál es. He´s back! El calambrazo ha sacado a Dale Cooper de su letargo como Dougie Jones, y ha vuelto con su encanto de siempre y más resolutivo que nunca, como demuestra el hecho de que enseguida se pone a dar órdenes a los Mitchum y a Bushnell. El hecho de haber estado debajo de Dougie todo este tiempo parece haber creado una especie de simbiosis con él, por lo que vemos en las escenas que comparte con Janey y Sonny Jim, y parece que uno de las tareas a realizar será crear un Doppelganger de Cooper para ellos. Tras esto, y ayudado por los Mitchum (que se están ganando un spin-off o al menos abrir un casino en Twin Peaks si la serie continuara), Dale Cooper pone rumbo a Twin Peaks.

Bob, mientras tanto, sigue avanzando en sus intereses, y ha utilizado a su hijo (vamos a dar por hecho que lo es) Richard como conejillo de indias. Dos de tres personas que le facilitaron coordenadas coinciden en el punto a donde padre e hijo se dirigen, y Bob decide mandar al pequeño Horne, a ver qué sucede. Y lo que sucede es que aparece una especie de corriente eléctrica blanca que fulmina al joven (dudo que alguien lamente su pérdida) Con esto, Bob ya tiene descartado ese punto. No debe andar muy lejos de Twin Peaks, por cierto, porque el que ha observado la escena con prismáticos es Jerry Horne.


Esto repercute en Diane, a quien Bob le envía un mensaje y entonces parece recordar cosas. Diane se dirige entonces a la habitación que hace de cuartel general y cuenta como, una noche, el Doppelganger la visitó, la violó y se la llevó a la black lodge. Tras esto, Diane desaparece y acaba en la habitación roja, donde desaparece, quedando tan solo esas bolitas doradas. Esa Diane que hemos visto hasta ahora parece ser un Doppelganger creado por Bob con la intención de que trabajara para él, algo que ha estado haciendo hasta que aparentemente no ha podido más, y entonces ha sido eliminada como un cabo suelto más. Esas pequeñas bolas doradas parecen ser, pues, las claves para crear a los Doppelganger. Esto nos deja con la incógnita de dónde estará la verdadera Diane. Veremos si lo averiguamos.


De eliminar esos cabos sueltos es de lo que se han venido encargando los personajes de Tim Roth y Jennifer Jason Leigh, que llegan al vecindario de Dougie para acabar con él. Lynch nos regala entonces una escena que merece un punto y aparte, con un vecino tiroteando a ambos asesinos, la policía observando y los hermanos Mitchum preguntándose por la naturaleza del vecindario en el que se encuentran. Una pequeña genialidad.

El de Cooper no es el único despertar que hemos tenido en el episodio. Se confirma que la realidad que estaba viviendo Audrey era un letargo en el que estaba en una especie de dimensión paralela, de la que ha salido después de llegar al Roadhouse, llevar a cabo su mítico baile y que haya una pelea en el lugar. Parece que está en una especie de institución psiquiátrica, pero ya nos desvelarán más detalles. 



Con el despertar de Audrey y Cooper se puede decir que ya estamos todos. Los dos Cooper van camino de Twin Peaks y allí se puede liar muy gorda, más si tenemos en cuenta que desconocemos todavía el papel que pueden jugar muchos personajes, como la chica oriental del calabozo, Sarah Palmer o el amigo de la mano fuerte de James. Queda todo pendiente para los dos últimos episodios en los que seguro que Lynch nos regala más de una sorpresa. 


COMENTARIOS