Review: 'Outlander' 3x01 - ‘The Battle Joined’



Un año ha transcurrido desde que vimos a Claire y a Jamie juntos por última vez en pantalla. No obstante, a partir de hoy ya podemos disfrutar del primer capítulo de la tercera temporada de 'Outlander' y, a decir verdad, no podríamos estar más felices, ya que la serie ha empezado con fuerza. 


A partir de aquí, ¡HAY SPOILERS!


La segunda temporada giró en torno a una única misión para Claire: intentar cambiar el pasado. Sin embargo, ésta acaba dándose cuenta de que un giro inesperado en la historia de la humanidad podría tener graves consecuencias en el futuro. Finalmente, y antes de que Jamie se enzarce en una lucha inexorable contra los ingleses en la Batalla de Culloden, éste decide ayudar a Claire a volver a casa con Frank, que es donde realmente pertenece. Minutos antes de acabar el episodio nos situamos en 1968, donde podemos ver a una Claire más mayor y cansada de lo normal pero que nunca ha dejado de esperar a su amado. Finalmente, ésta descubre que Jamie acaba sobreviviendo a Culloden y, una vez más, se dispone a ir en su busca y no parar hasta encontrarle. 





Es aquí cuando empieza la tercera temporada y, con ello, su primer episodio, el cual hemos podido visionar hoy: 'The Battle Joined'. 'The Battle Joined' muestra al espectador una serie de flashbacks entre lo que ocurre después del final de la segunda temporada. Es decir, Jamie agonizando tras el Levantamiento Jacobita de 1745 y minutos antes de que Claire descubra que Jamie está vivo, dando a luz a su hija Brianna, la cual se puede ver que ya es toda una mujer al final de la segunda temporada. De hecho, se podría decir que esta tercera parte va a ser de transición, explicando así, mediante el uso del flashback, los acontecimientos entrelazados entre épocas, los cuales son visibles en cada una de las temporadas y están explicados, a su vez, de manera bastante explícita en las novelas. 

Una vez más, en 'The Battle Joined', podemos ver a un exhausto Jamie (Sam Heughan) siendo devorado por el horror de la guerra y la caótica y sangrienta derrota en Culloden (ésta se muestra como si fuese un auténtico mashup entre 'Braveheart', 'El Patriota' y La Batalla de los Bastardos en 'Juego de Tronos'). El escocés acaba matando a Jack Randall (una sorpresa que se veía venir) pero pierde a todo su clan por el camino siendo él el único superviviente. Eso sí, esta vez, sus heridas le dejan muy mal herido y no tiene a su esposa a su lado para curarle. Por otra parte, Claire (Caitriona Balfe) se encuentra embarazada del bebé de Jamie y atrapada en otra época–un Bostón moderno y bastante machista que empieza a florecer tras los desgastes de la Segunda Guerra Mundial. Claire lucha por empezar una nueva vida con Frank (Tobias Menzies) pero esto no le resulta nada sencillo, ya que le es imposible olvidar su pasado.

Volviendo de nuevo a Jamie, éste es rescatado por un par de familiares y amigos que le descubren medio moribundo en pleno campo de batalla. Desafortunadamente, los casacas rojas les encuentran antes de tiempo y, poco a poco, les llevan a su muerte mediante una ejecución rápida. Es entonces cuando el oficial al mando se da cuenta de que el hombre al que está a punto de matar es Jamie 'El Rojo', quien salvó a su hermano, Lord William Gray (aquí es cuando nos trasladamos de nuevo a la temporada pasada) y ahora éste le debe a Jamie una deuda de honor para con su familia, a pesar de que nuestro querido Frasier exige que le maten rápido, pues ya no tiene nada que perder. El oficial ordena que envíen a Jamie de nuevo a Lally Broch, donde su hermana y el marido de ésta le esperan expectantes. 





El peso real de este episodio, sin embargo, está en la manera en que Claire y Frank negocian su nueva vida juntos. La relación de Claire con Jamie siempre ha abrumado a Frank y, aunque este le promete a Claire criar a "su" hijo juntos, éste no acaba de concebir que dicho niño no es realmente suyo y que su mujer le ha sido infiel en más de una ocasión. De hecho, Claire no se encuentra a gusto con la superficialidad de Boston y el mero hecho de que no haya arreglado sus diferencias con Frank es algo que tampoco le ayuda. De ahí que los dos anden como el perro y el gato durante todo el episodio. Eso sí, sabemos que, al final, Frank es un hombre de palabra y, cuando Claire está a punto de dar luz a Brianna, éste sigue al lado de su mujer, a pesar de sus diferencias y de todos los errores cometidos. Gran parte de esto es satisfactorio pero, a su vez, sumamente doloroso. Claire y Frank están destinados a fracasar como pareja y, desafortunadamente, todo el mundo sabe que, para Claire, su matrimonio siempre será como estar en una prisión sin ver la luz del sol. 

Balfe y Menzies trabajan maravillosamente en conjunto. Sus frustraciones y deseos claustrofóbicos hacen que el espectador se de cuenta de que–en parte–hay un deseo mutuo pero que, de una manera o de otra, no puede ser correspondido y eso destaca especialmente en el plano en el que ambos se encuentran a cada lado del pasillo; Frank a punto de irse a trabajar y Claire ahogando sus sollozos tras la pared del salón. Cuando Brianna se encuentra en los brazos de Claire, Frank le perdona todos sus pecados pero no puede evitar hacer una mueca de desagrado cuando la enfermera les pregunta el por qué del pelo rojizo de Brianna. En el fondo, sabe que todo es una farsa y nunca logrará cumplir con las expectativas de Claire pero que tampoco la puede abandonar porque la quiere demasiado y, de hacerlo, no le quedaría nada por lo que vivir. 

Este ha sido un buen episodio introductorio de temporada en el que, a simple vista, puede que no hayan ocurrido grandes cosas pero que, sin duda alguna, asienta muy bien las bases de una temporada que tiene pinta de ser bastante prometedora. Por supuesto, también hay que destacar las interpretaciones del trío protagonista y el maravilloso uso de la cinematografía. Ahora solo nos queda esperar otra semana más para ver lo que ocurre en el siguiente episodio. ¡'Outlander' está de vuelta! 





COMENTARIOS