Harlots: putas, encajes y disputas


Una semana después del episodio final de la séptima de Juego de Tronos, es hora de avanzar y echar un ojo a series perdidas en este periodo estival que ya llega a su fin. No hay espadas, pero hay lucha, los hombres no son protagonistas, pero si importantes en la trama. Hay poder, hay dinero, hay sexo. Os presento a Harlots: Cortesanas. 

Producida por ITV y Monumental Pictures, y distribuida por la plataforma streaming Hulu, esta serie británica apuesta por un elenco mayoritariamente femenino, estableciendo unas tramas que van más allá del sexo y el placer, rozando muchas veces la reivindicación de la mujer. La crítica la ha considerado feminista, sin atreverme a afirmarlo, veo tintes que pueden hacer de ella una serie interesante. 

Ambientada en el Londres del siglo XVIII, la prostitución es un entretenimiento más para las altas esferas londinenses, y aunque penado por la ley, es para muchas la única manera de sobrevivir en los bajos fondos de Londres.
 
A veces, por sus colores, sus encajes y la extravagancia de los personajes nos recuerda a la María Antonieta de Sofia Coppola, sin embargo, su crueldad y su realismo más pueril nos sitúa más cerca de cualquier novela de Dickens que de una película de amor. Harlots nos presenta a dos conocidas enemigas, que regentan dos de los burdeles más famosos de la ciudad: Margaret Wells (Samantha Morton) y la malvada Lydia Quingley (Lesley Manville).

El lado más humano de esta inmoral historia lo encontramos en personajes como el de Margaret Wells que dirige un pequeño prostíbulo junto a su amante y sus dos hijas; la inteligente y glamurosa Charlotte (Jessica Brown Findlay), que intentará preservar su independencia, y su hermana pequeña, Lucy (Eloise Smith), cuya virginidad se venderá al mejor postor.

Ocho episodios cargados de sexo, dinero, traición y engaño cuya guerra sucia traerá desafortunadas consecuencias para ambas partes. Pero, sobre todo, en el caso de Margaret Wells que para conseguir el progreso de ella y los suyos, tendrá que tomar una serie de decisiones moralmente cuestionables, en el que el fin, a veces, justifica los medios.  Una visión moderna, de una profesión muy antigua. Harlots, nos sorprende con su uso de la música que contrasta, aunque a veces chirría, con el drama de la época. Sus creadoras, Alison Newman y Moira Buffini, han sabido conjugar tradición y modernismo cosechando un estilo propio, que hará que oigamos hablar de ellas en el futuro.

Emitida este verano por COSMO, podréis volver a verla el martes 12 de septiembre.  

        

COMENTARIOS