Especial Emmys 2017 - Mejor Serie de Comedia


Este año ha ocurrido algo extraño en el mundo de las series, al menos para mí. Normalmente, las series más poderosas y las que generan más interés, tanto para crítica como para público, suelen ser los dramas. Pero esta temporada, no han surgido grandes dramas y las vacas sagradas de la categoría, parecen haber perdido algo de fuelle. No ocurre así con categorías como Miniserie, cada año más consolidada e interesante, y la que nos ocupa aquí, la Comedia. Tras años de monopolio por parte de series como Modern Family o Veep, estos pesos pesados van siendo arrinconados por series y autores jóvenes, con las ideas claras y muchas ganas de revolucionar la categoría.


Modern Family. Los más ancianos del lugar cuentan que hubo una época, en la que los Pritchett no existían. Otros cuentan que esta familia lleva con nosotros desde hace eones y los premios de serie cómica, se crearon en torno a ella. Lo que es cierto es que no hay año que falte a los premios. Lleva años usando la misma formula y su riesgo es nulo, pero aunque todos sabemos que su tiempo pasó, algo tendrá para ser nominada año tras año.


Veep. Fue la única capaz de derrocar a Modern Family, pero lleva años siendo un referente en la comedia y Julia Louis-Dreyfus acumula una cantidad indecente de premios, gracias a ella. Aunque sigue siendo igual de divertida, lo cierto es que la serie empieza a dar síntomas de agotamiento y esta temporada ha estado un escalón por debajo de sus anteriores entregas. ¿Habrán notado sus responsables este bajón y por ello han decidido darle una última temporada, dándole el final que se merece?


Silicon Valley. Otra veterana de la categoría. El caso de esta comedia es curioso; desde su comienzo ha estado nominada a mejor comedia, siendo la segunda y tercera temporadas su punto álgido, cuando era mejor que cualquiera de las nominadas y se fue de vacío. Ahora que ha comenzado su cuesta abajo, con la polemica salida de T.J. Miller y cierto desgaste en sus guiones, parece ser el año en el que cuenta con más opciones de ganar.


Black-ish. De entre todas las nominadas, Black-ish me parece la peor. Series de este tipo hemos visto docenas, pero esta parece haber caído en gracia a la crítica. No deja de ser una serie simpatica, que aborda con cierta gracia algunos temas delicados, pero que esta lejos de sus competidoras en cualquiera de sus apartados. ¿Posibilidades reales de ganar? Escasas.


Unbreakable Kimmy Schmidt. Tercera temporada y tercera nominación para la serie de Netflix. No nos engañemos, Kimmy no tiene ninguna posibilidad de ganar, pero el hecho de que se tenga en consideración una serie tan especial, tiene bastante merito. Esquizofrénica, adorable y, sobre todo, muy divertida. Así es Unbreakable Kimmy Schmitd y ojalá se mantenga durante muchos años.


Atlanta. Donald Glover ha creado algo grande. Atlanta no es una comedia al uso; es fina, ácida, surrealista, irónica y tiene un carisma arrasador. Cuesta creer que una serie de veinte minutos, guarde tanto en su interior. Además, si a esto le sumas un apartado técnico y artístico, más cercanos al mejor cine, que a cualquier otra serie en emisión, te queda una serie redonda, que sería clara ganadora, si no fuese por la última serie de la lista.


Master of None. La segunda temporada de la serie de Aziz Ansari y Alan Yang, es merecedora de todos los premios a los que opta y también de los que no. El crecimiento de Master of None es tal, que no sólo se ha convertido en la mejor serie de Netflix, sino que es la mejor serie del año, sin lugar a dudas. Es sencilla y elegante, pero sus diálogos y personajes hacen de ella algo maravilloso. Además, tiene cuatro capítulos merecedores de ser expuestos en un museo. Para mí, la clara ganadora.

Como veis, este año ha quedado una categoría bastante reñida y variada, en la que no parece haber una clara ganadora. Sigue pareciéndome muy injusto, que la gran comedia de nuestros tiempos, It´s Always Sunny In Philadelphia, siga sin recibir su más que merecida nominación, pero eso es algo a lo que me he resignado. También creo que se podría haber hecho un hueco a Glow, otra de las grandes comedias de este año, pero como suele ocurrir, unas pocas deben ser las elegidas. En unos días sabremos si Veep se vuelve a llevar la gloria o si triunfa alguna de las jóvenes promesas.

COMENTARIOS