Crítica: 'It' (2017), de Andrés Muschietti



Trasladar las obras de Stephen King tanto a la gran como a la pequeña pantalla nunca ha sido una tarea poco laboriosa, pues la mayoría de sus proyectos no han llegado a tener el reconocimiento esperado (véase ‘La Torre Oscura’ como ejemplo este año, entre muchos otros anteriores). No obstante, si hay una obra del escritor americano que ha llegado a calar esa ha sido ‘It’ (Eso), la cual tuvo una gran repercusión en los años noventa tras adaptarla para televisión y–posteriormente–juntando cada una de las partes de estas miniseries para acabar creando una película de más de tres horas de duración. En la versión noventera se pueden ver ambos capítulos que componen el libro de King; por un lado, el primer capítulo, el cual transcurre cuando los jóvenes protagonistas son solo unos niños y, por otro lado, el segundo capítulo, que sucede cuando éstos ya son adultos y se enfrentan al payaso Pennywise por segunda vez. 


En la versión actual, el director de 'Mamá', Andrés Muschietti, nos muestra la versión (mucho más mejorada) del capítulo uno advirtiéndonos de que su secuela ya está en camino. Eso sí, esperamos que no tengan que pasar 27 años para poder verla. Dejando a un lado el capítulo dos, centrémonos en lo que nos podemos esperar de este nuevo filme, el cual viene de la mano del sueco Bill Skarsgård, quien interpreta a un maravilloso Pennywise. 




‘It’ narra la historia de siete jóvenes marginados pasando su infancia en el pueblo de Derry, Maine, quienes se auto-denominan el Club de los Perdedores. Cada uno de ellos ha sido marginado por un motivo u otro; cada uno está considerado un blanco por la pandilla local de matones…y todos han visto sus peores miedos hechos realidad en la forma de un antiguo depredador que cambia de apariencia, a quien solo pueden llamar It (Ello/Eso).


Desde sus inicios, el pueblo de Derry ha sido el coto de caza para la entidad que emerge desde las alcantarillas cada 27 años para alimentarse de los terrores de sus presas preferidas: los niños de Derry. Uniendo sus esfuerzos durante un verano a la vez horroroso y animado, los Perdedores se unen para superar sus propios miedos y detener el ciclo de matanzas que comenzó un día lluvioso, mientras un niño pequeño (Georgie) perseguía un barquito de papel que se arrastraba por un desagüe de lluvia…y acabó en las manos de Pennywise, el Payaso Bailarín.

La nueva adaptación de Muschietti es, sin duda alguna, un producto sólido, exitoso, visualmente aterrador y extremandamente superior si lo comparamos con la miniserie que se hizo en 1990. Todo esto se debe gracias al magnífico uso de los planos y a la más que cuidada cinematografía, la cual logra transmitir al espectador un sentimiento de incertidumbre, perturbancia y misterio incluso a plena luz del día. 'It' es pura elegancia visual. 





Muschietti también ha incorporado nuevos elementos a este nuevo filme, lo cual hacer que éste, a su vez, se acerque mucho más al material original de King que su proyecto predecesor. La nueva versión del clásico original no pretende asustar de manera estrafalaria ni levantar al espectador de su asiento sino todo lo contrario; el objetivo de Muschietti es hacer que las apariciones de Pennywise sorprendan y se queden en la retina del espectador de manera completamente inusual y por mucho más tiempo a través de temas destacados que aparecen en el filme como lo son la amistad o el amor, entre muchos otros.

Sin ir más lejos, otro de los aspectos más destacados de esta nueva adaptación son las interpretaciones de los niños y en especial la de Sophia Lillis, Finn Wolfhard, Jack Dylan GrazerJaeden Lieberher, quienes son el alma de la película y nos demuestran lo que una buena amistad significa y lo importante que es tener amigos tanto para lo bueno como para lo malo. Eso sí, Bill Skarsgård tampoco se queda atrás como el payaso Pennywise, quien ya ha superado–con creces–a Tim Curry en su versión anterior. 

Finalmente decir, que este nuevo proyecto de Muschietti es digno de un–gran y complejo–análisis cinematográfico, ya que está lleno de referencias y simbolismo a proyectos setenteros, ochenteros y noventeros como 'Tiburón', 'Star Wars', 'Los Goonies', 'E.T.', 'Stranger Things' (irónico sabiendo que esta serie actual procede de dichos proyectos pero últimamente todo el mundo tiende a "imitarla") e incluso a sagas actuales como ¡'Harry Potter'! Podríamos tirarnos todo el día analizando 'It' y nunca acabaríamos. Lo que tiene que quedar claro es que esta nueva adaptación es un thriller sólido que se ha convertido en una de las mejores películas de "terror" de los últimos años. Y lo pongo entre comillas porque, aunque el filme es bastante satisfactorio, no es tan aterrador como muchos piensan. De hecho, le falta profundizar en ese aspecto, así como en los más emocionales, para que llegue a cuajar del todo. Aun así, es un gran logro por parte de Muschietti y estoy segura de que, tras este filme, 'It' peermanecerá vivo en nuestros corazones hasta el punto de que nunca dejará de perseguirnos.

NOTA: 8.5/10

COMENTARIOS