"The 100" se reinventa y consigue evolucionar


Muchos no dábamos un duro por aquella serie que se presentaba como una historia post apocalíptica con adolescentes como protagonistas. Pero tras el inicio de la primera temporada, tuvimos que mordernos la lengua porque "The 100" era mucho más de lo que esperábamos, mucho más de lo que esperábamos para una serie de The CW que se había enfocado en lo teen como “Goosip Girl” o “One Tree Hill”. [Contiene spoilers].

Sin duda la ficción ha tenido sus más y sus menos y aunque personalmente me quedó una extraordinaria segunda temporada, ha sabido reinventarse y evolucionar en estos cuatro años. Quiero mantener en el olvido a la odiosa y detestable Ciudad de Luz y reconozco que el argumento de la cuarta sonaba inquietante al enfrentarse a un enemigo atípico, la radiación de las centrales nucleares les obligó a tener un objetivo común: encontrar un lugar dónde refugiarse. 

Desde el inicio, "The 100" ha tenido un mensaje predominante, ¿qué harías tú para sobrevivir en un mundo que ha cambiado las reglas y debe adaptarse a una nueva jerarquía? Siempre se han encaminado hacia él, a veces con altibajos y abandonando tramas secundarias que podrían haber sido exploradas, como la relación entre Clarke y su chicas (entre muchas otras), pero han sabido ir hacia delante. 

Afortunadamente han sentenciado a algunos personajes convertidos ya más en un lastre que en un beneficio para el conjunto de la serie: Raven se olvida de Becca en una trama más que absurda, Roan cede el testigo a una inexplorada Echo que tiene mucho que ofrecer y Monty se despide de Jasper que no ha levantado cabeza desde hace un par de años. Es sabio ver personajes que no evolucionan y darles el final que se merecen. 

Lo que mejor ha funcionado ha sido tener una visión de conjunto y saber qué buscaban los personajes. Clarke ha vuelto a convertirse en la heroína del pueblo dando un paso adelante tras la muerte de Lexa que dejó a los fans conmovidos. Ella sabe dirigir a su gente, es capaz de hacer sacrificios cuando es preciso e incluso ponerse en la primera línea de la batalla si lo encuentra necesario. 


No obstante, Octavia posiblemente es el personaje que más ha evolucionado desde el aterrizaje en la tierra y se ha visto un progreso muy positivo. Tras la muerte de Lincoln y el asesinato de Pike se encontraba sin rumbo pero ha sabido renacer de sus cenizas con gran fuerza y ha protagonizado uno de los mejores capítulos de la serie, esos “juegos del hambre” tomando su lugar en el nuevo mundo y alzándose como clave en la nueva etapa. 

Sabemos que tiene que existir esa dicotomía entre los buenos y los malos, entre jóvenes y adultos, pero hacer todo por el bien de los tuyos comienza a sonar más a una excusa fácil que a objetivo. Por ello sigo pensando la parte adulta de "The 100" cada vez funciona menos. Podemos empatizar con Abby, Markus o Indra pero con el tiempo se ha visto que no existe conexión alguna con el resto, pedíamos a gritos la muerte de Pyke, de Alie y seguiremos haciendo lo mismo con Jaha hasta que por fin alguien escuche nuestras plegarias. 

Con una cuarta temporada algo irregular, con momentos extraordinarios y otros sin sentido, "The 100" volverá con una nueva etapa donde no se sabe qué ocurrirá. El salto temporal de 6 años confirma que desde el Praimfaya la vida es posible y se abre un abanico exquisito de posibilidades para saber qué ha ocurrido con la gente del burker y del espacio, y también cómo son las relaciones que se han fraguado en estos años y pueden ser eje muy destacado en esta temporada.

COMENTARIOS