REVIEW: 'Marvel: The Defenders' (Capítulos 1–4)




Hace ya unos meses, Netflix mostró el primer tráiler y pósters en movimiento de lo que sería la nueva serie revelación del año. Gracias a la plataformar, Los Lunes Seriéfilos ha tenido la oportunidad de visionar en exclusiva los primeros cuatro episodios de la primera temporada de 'Marvel: The Defenders', la cual se estrena el próximo 18 de Agosto. Como consecuencia, aquí os traemos nuestra opinión sobre la misma. Nuestra review contiene algunos spoilers, así que, si quieres llegar completamente frescos al estreno, os sugerimos que esperéis hasta que hayáis visto la temporada completa. Quedáis avisados.

'Marvel: The Defenders' es distintivamente superior a la última colaboración que Netflix y Marvel tuvieron juntos: 'Iron Fist'. Para muchos, ésta última es considerada como uno de los mayores fracasos que la televisión de superhéroes se ha podido echar en cara en los últimos años. No obstante, 'Marvel: The Defenders' es un proyecto de calidad superior que hace que el resto de trabajos se queden por la suela del vetún. Eso sí, tampoco es que sea 'El Proyecto' por excelencia. 

Gracias a todos los proyectos independientes que Netflix ha ido estrenando en los últimos meses, el público actual ha conseguido conocer detenidamente a todos los personajes que se convertirían en parte del grupo de The Defenders. De hecho, hemos tenido que esperar mucho tiempo para verlos a cada uno formar parte de este gran equipo. Sin embargo, cuando el espectador empieza a visionar 'Marvel: The Defenders', éste se da cuenta de que va a tener que seguir esperando hasta ver por fin a sus personajes favoritos juntos en acción. Para una serie que solo cuenta con ocho episodios, debemos decir que, tras ver la primera mitad de la temporada, los personajes no logran "juntarse" has el final del tercer episodio, lo que hace que la serie se vuelva poco excitante y bastante tediosa de visionar, ya que no aporta absolutamente nada nuevo en cuestión a entretenimiento televisivo se tratase. Desafortundamente, 'Marvel: The Defenders' se toma su tiempo hasta que consigue arrancar, pero, al menos, tenemos a la fantástica Sigourney Weaver y cameos de personajes varios, que ya hemos visto con anterioridad en temporadas pasadas, los cuales hacen que los minutos de visionado se más pasen rápido.




La temporada comienza con una pelea bastante intensa con Danny y Colleen en Camboya. Ambos descubren un arduo secreto que termina llevándolos a las calles de Nueva York. Perseguir a La Mano es lo que lleva a Danny a dar con Luke, quien ha salidado de la carcel y comienza a investigar unos misteriosos casos que afectan a los jóvenes del barrio de Harlem. Ambos personajes van forjando su amistad a medida de que avanza la temporada. Por otra parte, y tras su aventura con Kilgrave, Jessica intenta deshacerse de su estatus de héroe, no obstante, un nuevo caso aterriza en sus manos y se decide por investigarlo. Esta situación la llevará a conocer a Matt Murdock quien, a pesar de su horrible relación con ella y también de sus problemas con la bebida, se convertirá en su abogado y le ayudará a salir de la miseria y a seguir adelante. 

Lo que funciona de la serie son los chistes sarcásticos entre cada uno de los miembros del grupo, ya que, a decir verdad, ninguno se aguanta, pero es lo que les hace únicos. Eso sí, en su conjunto, 'Marvel: The Defenders' podría haber sido una serie de mayor calidad desde el primer minuto. Después de haber visto a cada uno de los superhéroes en acción en solitario, uno se pregunta–mientras está visionando este nuevo proyecto–cuando se van a juntar y van a avanzar en la trama. Una vez están todos juntos, los episodios mejoran y las escenas se convierten en fotogramas dignos de ver. Sin embargo, ésto es algo que debería haber ocurrido mucho antes y no a mitad de temporada. No sabemos lo que ocurrirá en los últimos cuatro episodios, pero una de dos; o se ponen las pilas y la segunda mitad de temporada es lo más cañero que hemos visto en la historia de televisión (lo cual dudo) o proyectan más de lo mismo y 'Marvel: The Defenders' se acabará quedando en otra serie más del montón, la cual prometía mucho y ha acabado ofreciendo nada en absoluto. 






Una vez más, destacar el personaje de Weaver, el cual es simple e incluso aburrido, pero funciona realmente bien para que al menos al espectador no le de por cerrar la plataforma y ponerse a ver/hacer otra cosa. Tampoco queremos desvelar mucho, pero el regreso de Elektra también es algo digno de ver. Eso sí, desde mi punto de vista y por muy ridículo que suene, Yung nunca superará a la Elektra de Jennifer Garner, la cual apareció en dos filmes bastante criticados (negativamente): 'Daredevil' (2003) y su película como personaje en solitario. Yung tampoco es que haya tenido banda ancha para jugar con su personaje de la manera que éste se ve representado en los cómics. 

Como espectador, uno desea un poco más de ligereza y entretenimiento directo cuando se trata de estos proyectos. Desafortunadamente, no se puede pedir peras al olmo. A 'Marvel: The Defenders' le falta magia, compromiso y atracción. Para los fans de superhéroes, y más en concreto de estos cuatro, merece la pena echar un vistazo a la temporada. Aunque la trama puede resultar bastante desesperante y frustrante para algunos. Cuando el equipo entre Danny, Jessica, Luke y Matt finalmente sucede resulta bastante placentero. No obstante, en el momento en el que cada uno se va por su lado, uno desea que dejen de dar vueltas en círculo y se vuelvan a reunir de nuevo. Tenemos la esperanza de que la segunda mitad de temporada trabaje sobre esto y sea muchísimo mejor que la primera. Como nota a parte, eso sí, debemos dar nuestra enhorabuena a todo el equipo de producción y técnico, pues el trabajo de color e iluminación no podría ser más maravilloso. Quizá esta sea la razón por la que he seguido viendo 'Marvel: The Defenders' y todavía no la he quitado de mi lista de series pendientes de revisión. El viernes descubriremos si, de verdad, el equipo es capaz de destacar y mantenerse por sí solo o, de lo contrario, tiene un destino peor que el de 'Los Cuatro Fantásticos'




COMENTARIOS