'Distopía', una rara avis que debe tener un lugar en nuestra televisión


La cotidianidad de un bar cualquiera se ve interrumpida cuando dos encapuchados entran, a la fuerza, con una persona con la cara tapada; minutos después se descubrirá que es el mismísimo ministro de economía de España. Su destino -vida o muerte- estará en manos del pueblo español. Un interesante dilema ético y moral que recae sobre unos habitantes golpeados por la crisis y de la desconfianza hacia un gobierno aporreado por la corrupción.

Así es el interesantísimo comienzo del primer y único episodio -hasta el momento- de ‘Distopía’, serie creada en 2013 por Virginia Llera, Manuel Sánchez Ramos y Jesús Mancebón que, acaba de ver la luz hace pocos días en Filmin, plataforma de cine y series online de corte más independiente y europeo. Una rara avis en nuestro país que lleva buscando apoyo y financiación desde sus comienzos y que, por desgracia se ha topado con un muro infranqueable -hasta el momento-. Los canales en abierto, aunque ya se ven algunos destellos -’Vis a Vis’, ‘El Ministerio del tiempo’ o ‘La Casa de Papel’, entre otras-, parecen que todavía no están dispuestos a incluir en el prime time un producto tan arriesgado y que a priori puede “herir” sensibilidades; y, sino, que se lo digan a la serie de Javier Olivares cuando hace unas semanas atrás un espectador se sintió ofendido por la expresión "¡Hostia puta!".


Lo que queda claro es que ‘Distopía’, cuyo primer episodio lo dirige Koldo Serra (‘Gernika’), es un producto de nicho, lejos de la televisión en abierto -privada y pública-. Que posiblemente no funcione en el horario estelar dada su naturaleza crítica y arriesgada. Así, sólo quedaría la televisión de pago, plataformas online y, por último, el crowdfunding para dar salida a la producción de los cinco capítulos más que componen esta primera temporada.

Capítulos que reúnen el mismo afán crítico, rupturista, arriesgado y punzante del primer episodio. Los cinco restantes aunque comparten temática, se tratan a través de distintos géneros y épocas. Todos ellos tienen un carácter autoconclusivo, de hecho, en su página web oficial podéis encontrar sus sinopsis.

Este primer episodio me ha resultado refrescante e interesantísimo tanto por su temática como por su duración -cercana a la media hora-. Poco o nada me importa ese aroma al episodio de The National Anthem de ‘Black Mirror’ ya que doy mucha más importancia a la propuesta -inaudita en España- de estos tres creadores. El poco minutaje del piloto ayuda a mantener la tensión y ritmo narrativo a obviar el puro relleno e ir a lo importante; al meollo de la cuestión.


Al no decaer el ritmo, el espectador, se vuelve esclavo de lo que está ocurriendo delante de sus ojos. El dilema ético y moral sobre si matar o no matar al ministro de economía de un gobierno corrupto y que, es elegido democráticamente -un dato clave-, queda supeditado a una cuenta de atrás frenética y a una votación realizada a través de una app y de las redes sociales. El interés de este piloto radica en su perspectiva cercana/hogareña a nuestra propia realidad como habitantes de España. Ya no hay que extrapolar los argumentos de series internacionales a nuestro país ya que hay creadores españoles que están exponiendo nuestros propios problemas de una manera directa y eficaz.

Entre esas cuatro paredes del bar donde se desarrolla el capítulo “Ciudadanos” se encuentra mucho talento: Daniel Grao, Paco Marín, Marina Salas, Juan Fernández o Llorenç González. En un guión firmado por Jesús Mancebón y una buenísima dirección a cargo de Koldo Serra.

Sólo espero que ‘Distopía’ gracias a Filmin, la crítica y el boca a boca obtenga una oportunidad para llevar a cabo la financiación necesaria para producción de su primera temporada. Como última opción siempre quedará el crowdfunding.



Póster oficial:

COMENTARIOS