Review Twin Peaks 3x10


Ya hemos superado el ecuador de la tercera temporada de "Twin Peaks", y aunque seguimos teniendo muchas más incógnitas que respuestas, al menos parece que en ciertos asuntos vamos teniendo una idea general. O no, que en medio episodio las cosas pueden cambiar. 

En Twin Peaks las cosas se están caldeando. Richard Horne, al que seguramente no veremos nunca recibiendo la llave de la ciudad, decide visitar amablemente a Miriam, la mujer que vió cómo se daba a la fuga tras atropellar a aquel niño. Tras enterarse de que esta ha decidido enviarle una carta al sheriff (se ve que pensó que eso era más útil que acercarse a comisaría o llamar por teléfono), Richard la asesina sin pensárselo mucho y decide ponerse en contacto con Chad, el odioso ayudante de sheriff (está claro que entre imbéciles se entienden). En la comisaria, Chad consigue, en apariencia al menos, engañar a Lucy e interceptar el correo, quedándose con la carta de Miriam. 


El hecho de que tener a Chad como aliado, junto a su chapucero asesinato de Miriam (y el previo del niño), demuestra que Richard no ha heredado la inteligencia de su más que probable padre, el Doppelganger/Bob (esa visita a una Audrey en coma hace más de dos décadas apunta a ello). No es la última vez que vemos a Richard en el episodio, pues el joven tiene a bien visitar a su abuela y a su tío Johnny, amenazandolos y llevándose todo el dinero que tenían en casa, algo que a su abuelo Benjamin no le hace ninguna gracia.

También hemos tenido otras historias en Twin Peaks. A Becky Burnett, el personaje de Amanda Seyfried, es amenazada por su novio (¿a alguien más le recuerdan salvando las distancias a Shelly y Leo?)  El doctor Jacoby emite otro de sus reivindicativos programas con una Nadine que lo contempla embelesada (y que, como podemos ver, consiguió abrir su negocio de cortinas silenciosas). Jerry Horne continúa en la montaña peleándose con su teléfono móvil. Y Margaret le ha enviado otro críptico mensaje a Hawke que nos deja una cosa clara: "Laura is the one".


Si el misterio con el que se inició la serie fue quién mató a Laura Palmer, puede que en los episodios restantes descubramos más acerca de su figura e importancia, sobre quién era realmente y qué representa. En el ya mítico 3x08 deducimos que fue creada como contrapunto de Bob, para poder hacerle frente. Si tendrá algún papel en lo que está por venir, es algo que no sabemos, pero no sería de extrañar.

Una Laura con la que Gordon Cole ha tenido una extraña visión en su hotel cuando abre la puerta para recibir a Albert (un Albert que, como Gordon y Tammy observan divertidos, está haciendo buenas migas con la forense), que le informa de los mensajes que Diane y, aparentemente, Doppelganger/Bob se han estado intercambiando. A qué juega Diane es otra de las cosas que vamos a tener que descubrir, pero el equipo FBI estrecha el círculo sobre Bob cuando Tammy Preston trae una foto del doble asesinato del edificio de Nueva York, en la que se puede ver al doppelganger. 


Donde también deberían ir estrechando el círculo es sobre Dougie, al que ya hemos podido ver en televisión en compañía de su esposa tras la detención de Ike. Janey finalmente ha llevado a Dougie al médico. Físicamente está sano y en mejor estado que antes, algo que Janey sabe apreciar y que no tarda en comprobar para su goce y disfrute y también para el de Cooper, que estará en los mundos de yupi pero tonto del todo no es

La detención de Ike ha frustrado los planes del señor Todd, que tiene encargado acabar con la vida de Dougie. Para ello, llama a Anthony, el compañero de Dougie en la aseguradora, que tiene que ponerse en contacto con los hermanos Mitchum (propietarios del casino donde Cooper se convirtió en Mr. Jackpots) y debe hacerles creer que Dougie tiene algo personal contra ellos, pasándoles así el marrón. Los Mitchum, que no tienen un buen día (sobretodo el que recibe un golpe de mando a distancia de Candy, una de las trabajadoras del casino, que intentaba matar a una mosca) y que todavía andan calentitos después de todo el dinero que perdieron a manos de Cooper, reciben a Anthony, quien les cuenta que el que se encargaba de la póliza de seguros que les impidió cobrar por un edificio que se quemó fue Dougie, y que quiere hacerles todo el daño posible. Los hermanos quieren concertar una reunión con él, y seguro que no va a ser amigable. 




COMENTARIOS