“Pretty Little Liars” desvela todos los misterios y se despide a lo grande


Parece que fue ayer cuando nos presentaron a las pequeñas mentirosas en la pequeña pantalla y ya hemos llegado al final de una ficción clave en el género. Lo que a priori parecía ser una serie más de adolescentes bien vestidas, poco a poco se convirtió en una grata adicción plagada de misterios, asesinatos, secretos y muchas mentiras que han logrado engancharnos durante siete años. 

Basada en la saga de novelas del mismo nombre escritas por Sara Shepard, “Pretty Little Liars” ha dicho adiós a la audiencia desvelando todos sus secretos y confirmando que a veces las series teen también pueden llegar al gran público. Y sino que se lo digan a “Veronica Mars”, recordemos que nuestra querida Kristen Bell resolvía casos con su padre al mismo tiempo que hacía malabares con sus estudios. 

La serie comenzaba en 2010 con un mensaje anónimo firmado por “A” que recibieron en el funeral de su mejor amiga (Alison) y desvelaba que la vida de las mentirosillas estaba a punto de cambiar. Desataría coacciones, secretos, bullying, acoso y una serie de dificultades que las protagonistas Aria, Spencer, Hannah y Emily tuvieron que esconder a medida que iban creciendo en un Rosewood donde nadie decía la verdad. 

Tal vez se hayan pasado con el número de episodios en los que a veces parecía más importante el modelito de las actrices que la historia en sí; a nadie le gustan los capítulos de relleno. Muchos nos hemos sentido perdidos temporada a temporada cuando cerraban una historia en el último minuto pero al mismo tiempo abrían tres más, parecía que nunca iba a acabar bien para nadie. 


Sin embargo hay que elogiar la capacidad de guionistas y productores de ponernos en jaque todas las semanas, de dejarnos con la miel en los labios y mantener ese halo de misterio impregnando cada escena. No es una tarea fácil y menos cuando se trata de una serie para adolescentes, esa manera de conservar la intriga ha sido increíble así como los continuos cliffhanger que te dejaban con ganas de más. 

Tardaron seis temporadas en dar respuesta a la pregunta inicial y desvelar el misterio de “A”, lo que les obligó a reinventarse y dar un salto temporal para continuar con las historias de “Pretty Little Liars” (ya lo habían hecho otras series como “One Tree Hill” o “Mujeres desesperadas”). Si bien la serie podría haber acabado tras la casa de muñecas, el salto evitando la etapa universitaria ponía a las protagonistas en situaciones muy diferentes.

Cinco años después nos encontramos en Rosewood con un nuevo misterio, una nueva vida y un nuevo acosador: “A. D.”, viendo como la historia volvía a repetirse otra vez. El final de la serie no ha decepcionado, posiblemente sea satisfactorio para los fans que han visto como Aria, Spencer, Hannah y Emily rompían con su pasado, se centraban en su presente y apostaban por el futuro que aún está esperándolas.

COMENTARIOS