'El Ministerio del Tiempo' y su puesta en valor por nuestra historia


Tras diversos retrasos, fechas de estreno fallidas y anuncios de “próximamente”, por fin 'El Ministerio del Tiempo' regresaba a la pequeña pantalla para emitir los nuevos episodios. A la serie le costó renovar por una tercera temporada pero el acuerdo entre la cadena pública y Netflix ha hecho que hayamos podido disfrutar de una de las mejores etapas de la serie.

El estreno de 'El Ministerio del Tiempo' coincidió con el nuevo auge de la televisión en España, una era seriéfila dorada en la que hemos visto como las ficciones de nuestro país daban un paso adelante y apostaban por cosas diferentes, únicas y originales. Junto a “Vis a Vis”, posiblemente la serie creada por Javier y Pablo Olivares sea uno de sus grandes referentes. 

Esta primera mitad de la tercera temporada ha logrado llevarnos de vuelta al pasado para intentar preservar el presente y asegurar el futuro. Hemos visitado el Monasterio de Veruela con Bécquer, a las brujas de Trasmoz, a las “majas” de Goya, a Cervantes y Lope de Vega durante el Tratado de Londres, a Alfonso XII e incluso nos hemos colado en el Festival de San Sebastián con Hitchcock y en la Operación Mincemeat con Hitler. 

Historias cargadas de tramas que 'El Ministerio del Tiempo' ha sabido recuperar, contar y narrar de una manera diferente. No por ello hay que quitarle merito a la serie ya que son pocas las que pueden decir que tiene estudios sobre su actuación, han sido ejemplo en clases de historia, son conocidas de manera internacional y han logrado involucrar a grandes instituciones (como la Biblioteca Nacional de España) que semana a semana han comentado los episodios en directo. 


La carga histórica sigue siendo espectacular y en la tercera temporada se ha visto reforzada con el aumento de presupuesto de Netflix, es decir con mejores escenarios y mayor tiempo de rodaje en exteriores. No obstante han sido los personajes los que han tomado el protagonismo con secundarios de lujo, actores de renombre que han regresado a la ficción y han querido meterse en la piel de los grandes personajes de otra época. 

Sin embargo la ausencia de Rodolfo Sancho se ha notado demasiado y pese al intento de incluir a Pacino (Hugo Silva) en la patrulla, la empatía que tuvimos con Julián no se ha repetido. A ello hay que sumarle la salida de Aura Garrido al final de la mid season sin saber si regresará o no, siendo hasta ahora un pilar básico para 'El Ministerio del Tiempo' y el personaje en el cual ha recaído el peso central de casi todas las tramas. Veremos si la joven Lola Mendieta (Macarena García) puede ocupar ese importante hueco. 

El ritmo es intrigante, han colocado a diferentes “villanos” de fondo a los que vencer, han traído de vuelta a personajes queridos por la audiencia (Velázquez se merece un spin-off) y han conseguido que las personas poco aficionadas a la historia veamos nuestra historia de otra manera. Por eso da rabia que una serie tan importante, tan increíble y tan buena tenga los resultados obtenidos en esta primera mitad de la tercera temporada.


Tal vez haya sido un cumulo de cosas como estrenar la serie en verano cuando sabemos que la audiencia decae considerablemente; hacerlo en jueves, uno de los días más competitivos y frente al reality estrella de la competencia en lugar de su día habitual en los lunes; o empezar a emitirla a las 23.00 de la noche cuando siempre lo había hecho antes. Ello ha podido influir en el resultado de la audiencia, o tal vez es momento de pensar que a lo mejor la serie no interesa tanto como los fans estamos empeñados en que lo haga. 

Sea como sea, 'El Ministerio del Tiempo' seguirá luchando por proteger el pasado para preservar el futuro y esperemos que lo haga como hasta ahora: con buenas tramas, con historias capaces de enganchar el espectador, descubriendo argumentos apenas conocidos y dando valor a la cultura española y a los personajes que han sobresalido a lo largo del tiempo.

COMENTARIOS