Zac Efron y las Consecuencias de una Carrera Equivocada


En 2006 Disney estrenó el musical juvenil High School Musical, la película superó todas las expectativas y en 2008 cuando se estrenó la última entrega de esta trilogía sus protagonistas -principalmente Vanessa Hudgens, Ashley Tisdale y Zac Efron- ya eran unas estrellas. Efron había debutado en la pantalla chica apenas tres años antes del éxito Disney pero en ese tiempo contaba con el reconocimiento Young Artist a la Mejor Interpretación en de Reparto en una Película para Televisión y gracias a su desempeño como invitado en la serie Summerland, el equipo de producción decidió convertirlo en un personaje recurrente. Cuando Zac demostró que también podía cantar y bailar, medios especializados y críticos en todo el mundo lo señalaron como un artista con mucho potencial, con un futuro prometedor. Se equivocaron. El talento estaba allí, sí, pero mientras intentaba construir una carrera alejada de la etiqueta de «ídolo juvenil» el actor acumuló un puñado de malas decisiones que le condujeron a acabar estancado en las peores comedias de estudio de los últimos años. 

Ese potencial, que sigue intacto, merece mejores películas antes de que sea demasiado tarde. Zac Efron necesita un vuelco en su carrera antes de que las consecuencias de sus decisiones erróneas acaben con lo que le queda.  


NADIE HA VISTO SUS MEJORES TRABAJOS

Tampoco hay que restarle todos los méritos. En 2004 Zac protagonizó Miracle Run donde interpretó a un joven autista con aptitudes para el atletismo. Zac fue nominado al Young Artist, no el único reconocimiento de su carrera, pero si el más importante. Ha pasado más de una década y aquella mención parece ahora una simple anécdota. Mientras disfrutaba del éxito de High School Musical, Efron participó en el musical Hairspray. La cinta despertó gran entusiasmo a pesar de no cumplir expectativas -esperaba entrar en la temporada de premios pero solo consiguió una nominación al Critics Choice- a pesar de las buenas críticas, se quedó solo como un éxito comercial del verano de 2007.

Cuando el contrato con Disney llega a su fin, Zac comienza a tomar decisiones más determinantes. Rechazó protagonizar el remake de Footloose porque no quería otro musical en su carrera pero aceptó trabajar en la comedia 17 Otra Vez que se convirtió en su primer batacazo. En 2009 actuó bajo las órdenes de Richard Linklater en Me and Orson Welles, la película menos ambiciosa del director. Aunque obtuvo buena recepción, el trabajo de Efron no trascendió del todo. 

En 2011 volvió a intentarlo con el cine independiente en Liberal Arts, la película fue aprobada por la crítica (se estrenó en Sundance) pero el personaje de Efron apenas participa en un par de escenas que no aportan demasiado a la trama. Al contrario, dos de las mejores interpretaciones de Zac han sido en At Any Price y Parkland, dos películas con una recepción bastante tibia vistas por nadie. Dos fracasos en taquilla. Su último gran intento fue ponerse bajo las órdenes de Lee Daniels en The Paperboy, aunque el actor concedió una interpretación más que eficiente, la película fue un desastre donde sólo su compañera de reparto, Nicole Kidman, logró sobrevivir a semejante desplome. En 2015 estrenó Música, amigos y fiesta, un drama en el que Efron interpreta a un joven que lucha para cumplir su sueño de ser DJ; la película se convirtió en el cuarto peor estreno de la historia. Desde entonces da la sensación de que el actor se cansó de intentar labrarse una carrera seria y lleva dos años sin participar en algún drama. 


SUS PEORES TRABAJOS SON LAS MÁS VISTOS

La filmografía de Efron reúne ya unos veinte títulos donde destacan los dramas y las comedias, este último género (que equivale al menos la mitad de los títulos) se puede esquematizar como las comedias malas que todo el mundo ha visto, las comedias malas que nadie fue a ver y Malditos Vecinos. Al menos durante los últimos cinco años, Zac ha encadenado proyectos ("cómicos") de una calidad terrible. El año pasado, por ejemplo, estrenó en el primer trimestre Dirty Grandpa, probablemente la peor película de su filmografía, la peor película de Robert De Niro (con quien comparte protagonismo) y sin duda una de las peores películas de 2016. Para la segunda mitad del año, se unió a Anna Kendrick para promocionar Mike y Dave buscan rollo serio pero de nuevo, no hay nada serio en esta película. Ambos proyectos además de compartir protagonista y año de estreno comparten rentabilidad porque juntas suman más de $ 170 millones. Ironías. 

Sorprendente la película que mejor ha funcionado en la carrera de Zac en los últimos años es la comedia de Seth Rogen, Malditos Vecinos, no sólo porque goza de buenas críticas sino también por su recaudación -superó los $ 200 millones y dio paso a una secuela. Por supuesto, el éxito de la cinta no se le atribuye tanto a Efron como sí a Rogen, productor y escritor del proyecto. Sin embargo, la historia permite al actor hacer un buen manejo de su vis cómica como nunca antes. 


MAS NOTICIAS GENERA SU CUERPO QUE SU TALENTO

Cuando se dio a conocer en 2015 que Zac Efron formaría parte de Los Vigilantes de la Bahía (que hoy se estrena en España con terribles críticas, sin sorpresas) los tabloídes alrededor del mundo alardeaban acerca de una sola cosa: tendríamos fotos de Zac con el torso desnudo por al menos unos dos años más. Y él actor parece no molestarle. En 2013, mientras rodaba Neighbors, los blogs no paraban de publicar y dedicar artículos sobre el cuerpo de Zac e incluso un año más tarde ganó el premio MTV a la Mejor Interpretación sin Camisa

Este año, mientras el actor promocionaba Baywatch, medios de comunicación se dedicaban a escribir sobre el buen estado físico del actor en la película, la dieta que hizo para lograr semejante cuerpo. Como si la película girase en torno a sus abdominales que si bien aparecen mucho en pantalla, no son ellos los protagonistas. No está mal que se hable de su cuerpo o de cuan sana ha sido su rutina para conseguirlo pero ha llegado un punto en que Zac el actor ha pasado a un segundo plano, dejando posar el reflector sobre sus bíceps.


¿Y SUS COLEGAS QUÉ?

Zac Efron conquistó el mundo en 2008 e irónicamente allí inició su declive artístico. Para esa misma fecha otros actores como el de Robert Pattinson o Daniel Radcliffe eran probablemente los únicos en surtir el mismo efecto en el público medio y es que los tres cargaban en sus espaldas franquicias, completamente diferentes entre sí pero todas dirigidas -en su mayoría- a un mismo público. La diferencia es que cuando sus colegas dejaron atrás al joven vampiro y al niño que vivió respectivamente, sus carreras despegaron como una bola de cañón. Los británicos optaron por beneficiarse de su fama para sacar adelante proyectos independientes que de otra manera no serían producidos. Proyectos valientes. Pattinson ha sumado títulos como The Rover, Map to the Stars, Lost City of Z y recientemente la aclamada en Cannes Good Time mientras que Radcliffe ha construido una filmografía en los últimos años con títulos tan sugerentes como Imperium, Swiss Army Man y Horns que le han permitido demostrar que no sólo son los chavales guapos cuyas fotos adornaron (o aún adornan) carpetas de institutos. 

Otro ídolo adolescente fue Leonardo Di Caprio, cuyo talento y ambición le convierten hoy en el mejor actor de su generación. Leo había conseguido la fama, gracias a la película más taquillera de la historia, no necesitaba demostrar que tenía madera de estrella -ya lo era- necesitaba demostrar cuan buen actor es y aunque él parece que lo sigue intentando proyecto tras proyecto, a nosotros ya no nos queda ninguna duda. Tal vez Zac no quiera demostrar si es realmente buen actor o no -no le obligamos- pero creemos en que el talento está y no aprovecharlo debería considerarse pecado. Otros actores han hecho más han conseguido menos

Este año además de la recién estrenada Baywatch tiene dos proyectos más: The Disaster Artist de James Franco que narra las vivencias ocurridas en el rodaje de The Room y The Greatest Showman un musical original protagonizado por Hugh Jackman cuyo pequeño adelante (10 segundos del tráiler se filtraron en Internet). Ambos trabajos fueron exhibidos ya en el SXSW Festival y en el CinemaCon y las recepciones fueron bastante positivas. Ojalá estos proyectos marquen un antes y un después en la carrera de Zac y finalmente se atreva a dar un paso más amplio que le aleje del camino fácil donde lleva estancado los últimos años, más allá de la guapa estrella, hay un actor con el talento suficiente para conquistar el mundo

COMENTARIOS