Review Twin Peaks 3x05


Seguimos una semana más con el viaje lisérgico que nos propone David Lynch. Es la primera vez que contamos con un solo episodio en vez de la doble ración que habíamos tenido las dos semanas anteriores. Y se nota. Este episodio es quizá el más flojo de los que llevamos hasta ahora, pero eso no hace que disminuya el nivel de expectación por saber qué diablos está pasando aquí.




El agente Cooper sigue en los mundos de Yupi. Y ahora le toca un nuevo reto: hacer frente a su trabajo, lo que supone un show de cuidado. Cooper no sabe ni lo que tiene que hacer ni a donde ir, así que se deja guiar por uno de sus más viejos aliados: el café. Lo que le lleva a una sala de juntas y a que descubramos su nueva habilidad: una especie de punto verde que le lleva a saber cuándo alguien miente. Poco más para el pobre Cooper, que encima tiene que ver cómo le encargan que revise muchos “cases files” y que le ha gustado particularmente la estatua que hay cerca de la entrada de la empresa.

Nos queda claro también que Dougie, el segundo Doppelganger de Cooper, debía de tener algún enemigo, pues los dos hombres que le pusieron la bomba en el coche siguen vigilándole (y responden ante una jefa, que les dice que el trabajo tenía que estar hecho ya) El niño y vecino de enfrente decide satisfacer su curiosidad y acercarse hasta el coche de Dougie, pero por suerte para él se le adelantan una banda de ladrones que estaban ojeando el coche, y que se comen la explosión de la bomba.

Por otro lado, al jefe del casino donde Cooper se convirtió en Mr. Jackpots le han dado una paliza y le han despedido, advirtiendo al nuevo jefe de que si Cooper vuelve, que les avisen. Y Jade encuentra en su coche la llave de la habitación del Great Northern, decidiendo tirarla a la basura.


En la prisión de South Dakota, confirmamos que Bob sigue presente en el cuerpo del Doppelganger de Cooper. Por el momento no parece tener mucha prisa por salir de allí, pero cuando le ha llegado la hora de hacer su llamada, ha causado interferencias en toda la prisión para que su conversación no pudiera ser oída. Una conversación que se limita a la frase: “La vaca ha saltado sobre la luna”. El significado lo desconocemos, pero tras eso en Buenos Aires se activa una especie de dispositivo que después se transforma en… ¿otro anillo?


Por su parte, Tammy Preston se ha dedicado a buscar coincidencias de huellas entre Cooper y su Doppelganger, y parece que ha descubierto algo. Y hablando de huellas, parece que ya sabemos a quién corresponden las huellas del cuerpo encontrado en el apartamento de Ruth Davenport. Tras saber que en el interior del cuerpo se ha encontrado el anillo de casado de Dougie, descubrimos que esas huellas que la policía ha intentado averiguar de quien son, pertenecen al mayor Garland. En el pentágono se han dado cuenta y han mandado a alguien a investigar qué está ocurriendo. 


Y en Twin Peaks, mientras tanto, hemos seguido viendo a personajes de las primeras temporadas. Norma y Shelly siguen encargándose del RR. Becky, el personaje de Amanda Seyfried (que parece ser la hija de Shelly) le pide prestado dinero a la camarera, no siendo la primera vez. Al parecer a su novio le han despedido del trabajo, algo que no resulta raro, porque menuda pinta de incompetente, siendo suave… Pero parece tener enamorada a Becky, que no duda en drogarse con él y dejarse llevar… ¿tendremos nueva Laura Palmer a la vista?

En la comisaría, Andy y Hawke siguen sin encontrar nada, y hemos visto que el sheriff Truman II tiene una mujer con carácter, mientras que Truman I está en el hospital. Jacoby, mientras tanto, tiene una especie de programa de denuncia que parece contar con fans fieles, como Nadine, que le observa embelesada, y vende sus palas pintadas de spray dorado al módico precio de 30 dólares la unidad. Y en el bar, hay un chico que según los créditos se apellida Horne (espero que no se hijo de Audrey…) que se dedica a fumar donde no toca, pasar dinero en cajetillas de tabaco y a molestar a chicas.

A esperar la siguiente ración del pastel.


COMENTARIOS