Review Nashville 5x13- "Til I can make it on my own"


Continuamos con la segunda mitad de la quinta temporada de Nashville, y lo hacemos con un episodio que se ha centrado principalmente en Juliette.


La cantante está preparando su esperado regreso tras el accidente, pero últimamente está notando ciertos problemas de visión y de concentración. Pese a que el médico le dice que puede ser algo relacionado con un trauma (que acaba estando relacionado con los recuerdos acerca de su padre cuando ella era todavía una niña) y no precisamente por el avión, Juliette decide que es porque necesita que su retorno salga bien. Y eso no pasa por actuar con el coro de la iglesia, ya que, como el álbum de gospel ha sido un fracaso, prefiere volver con parte de su repertorio más conocido para que todo sea un éxito. 


Obviamente, sabe que esto no le va a sentar nada bien a Halley y compañía, así que prefiere decirles que es por presión de la discográfica. Pero la mentira acaba cayendo por su propio peso, y el coro acaba resentido con ella. Juliette acaba dándose cuenta de su error y les pide disculpas, consiguiendo que al final acudan al concierto. Al final todo acaba dependiendo de ella, que consigue superar sus miedos y lograr una gran actuaciónAvery, por su parte, está triunfando en el festival que se está celebrando en Nashville. Hasta el punto de que a su banda les ofrecen una gira de varios conciertos, pero, viendo el estado en el que se encuentra Juliette actualmente, prefiere quedarse junto a ella por el momento. Seguro que esto traerá conflicto más adelante.

Daphne, mientras tanto, ha intimado con su nueva amiga hasta el punto que, después de que esta salga herida tras un robo en una chatarrería y de seguir viendo las condiciones en las que vive, decide llevársela a casa. Al principio trata de ocultárselo a Deacon, pero el guitarrista no es tonto y acaba descubriéndola. Su primer impulso es decirle que se marche, pero él no tarda en notar tampoco la situación en la que se encuentra la chica. Eso, sumado a la situación de Daphne, le hace decidir que, por el momento, se quede. Aquí se tienen que liar las cosas de alguna manera, fijo.

Scarlett decide coger el toro por los cuernos y quedar con Damien para contarle que está embarazada y que el hijo es suyo, algo a lo que el director no reacciona precisamente con alegría. Esto obviamente va a cambiar, pues van a meternos esa especie de “menage a trois” durante todos los episodios que puedan. Pero la verdad, creo que Gunnar se merece algo mejor que lo que está recibiendo últimamente por parte de Scarlett. Que se aclaren ya y que si tienen que dejarlo, lo dejen.


Los problemas en Highway 65 entre Zach y Bucky han seguido tensando la cuerda hasta que esta se ha roto. Deacon no es partidario de que el veterano ex manager de Rayna abandone la empresa, pues lo considera parte de la familia. Pero Bucky, al enterarse de lo que pretende Zach, decide que no quiere poner en riesgo el futuro de Deacon, las niñas y la empresa que fundó Rayna por su mera presencia, por lo que acaba hablando con Zach y abandona la empresa, decisión que no gusta nada a Deacon. Antes de marcharse, eso sí, Bucky le hace una advertencia: que tenga cuidado porque su marcha puede no ser la última. 

¿Era realmente necesaria una medida tan radical? Está claro que Bucky es de la vieja escuela y que no comulga con las maneras modernas de lanzamiento y promoción de discos y singles (como se puede ver con el lanzamiento del single de Maddie), pero de ahí a despedirle… Espero que se acabe arreglando, que el personaje lleva desde el piloto y se le coge cariño. El paso de los episodios nos dirá si las intenciones de Zach siguen siendo buenas o si está intentando poco a poco hacerse con el control total de la empresa.

Me ha gustado que les sigan dando trama a propia a Avery y Daphne, dos personajes que llevaban tiempo siendo meras comparsas (o, en el caso de Daphne, siempre lo han sido) y que se merecen más presencia individual. Otro buen episodio que hace que Nashville siga en racha, y que deje con ganas de más. 





COMENTARIOS