Review Prison Break 5x04- "The prisoner´s dilemma"


La que se está liando en Yemen. Creo que “Prison break”, una vez que ya se está empezando a pasar el efecto nostalgia, ha optado por irse al despiporre. Pero eso sí, un despiporre entretenido. Y como tal, funciona medianamente bien, rozando ya (si no está dentro) el guilty pleasure.  Lo que hay que hacer con este revival carcelario es no tomárselo en serio y dejarse llevar, que así se disfruta más. Si, seguramente no os descubro nada nuevo, pero no está de más mencionarlo.




Decía que menuda se está liando en Yemen, y no es para menos mientras la carrera a contrarreloj que es la trama de Ogygia sigue avanzando. El frente islámico está a punto de tomar la ciudad, y en la prisión los guardias han decidido pirarse antes dejando a los presos solos. El único guardia que decide hacer su trabajo acaba palmando (aunque eso no es culpa del frente islámico, claro) Los presos deciden que es buena idea entrar por la fuerza en aislamiento y tener a Abu Ramal de rehén para cuando lleguen los islamistas, lo que incluirá acabar con Michael y compañía. 

Como eso no puede permitirlo, Michael se ve obligado a aliarse con Abu Ramal para poder salir de su celda y ayudar a los demás. Así, Michael, Whip, Ja y Ramal juegan se ven obligados a esquivar a aquellos que quieren capturarles hasta que consiguen escapar de Ogygia en medio de una desbandada general de presos.

Mientras, Lincoln consigue gracias a un juez federal amigo del padre de Sheba un permiso para sacar a Michael de Ogygia, pero se encuentra con todo el percal y que el permiso no sirve para nada. Para poder entrar a la prisión, necesita las llaves de uno de los guardias que se acaba de marchar, algo que consigue gracias al chaval con gusto por las golosinas. Sin embargo, cuando entra al patio de Ogygia, solo puede ver como Michael huye por encima del muro.


Michael, por su parte, ha intentado engañar a Abu Ramal haciendo que Ja se adelante al taller que tenía preparado, para que puedan tener pistolas antes de que los hombres de Ramal lleguen, pero le sale el tiro por la culata. Por suerte, antes de que  Michael sea ejecutado por Ramal ante una cámara, Whip acaba con él y Lincoln, que había aparecido en plan Rambo, se carga al resto desde la torreta de un jeep. Tras huir de más secuaces de Ramal, tiene lugar el esperado encuentro entre los hermanos. Pero la alegría dura poco: tras su asesinato, Ramal ha sido convertido en mártir, y el grupo de Michael y Lincoln es ahora el objetivo de todo el frente islámico. No, si aún veremos a Scofield y Burrows cargándose a medio ISIS, al tiempo. 

En EEUU, T-Bag visita a Kellerman sin tener cita previa para averiguar que está pasando, convencido de él es Poseidón. Kellerman, sin embargo, le dice que Poseidón es un antiguo activo de la CIA que ahora va por libre, pero que es muy peligroso, porque tiene muchos contactos y actúa según su libre albedrío. No tienen mucho más tiempo para hablar, puesto que los secuaces de Poseidón interrumpen en casa de Kellerman, asesinándole. T-Bag sin embargo consigue escapar y hace algo que nunca creíamos que haría: llamar a la policía. Posteriormente, Bagwell sigue a la pareja de asesinos con métodos absolutamente discretos para ver con quién se reúnen. Reunión que acaba siendo con el marido de Sara (¿Qué sorpresa eh?) A ver que nos espera esta semana


COMENTARIOS