Girlboss...¿de verdad mereces la pena?



Los Lunes Seriéfilos Girlboss
¡Cuidado! Es posible que este artículo tenga algún pequeño spoiler...

Vintage es un término que hace referencia a cualquier objeto que tiene cierta edad, pero que no llega a considerarse antigüedad, y que se cree que ha mejorado con el tiempo. Aunque este término, en un principio, se refería exclusivamente a los vinos, actualmente está de moda para referirse a objetos o ropa con un aire un tanto retro. Y si no que se lo digan a Sophia Marlowe.

Girlboss es una serie de Netflix, lanzada por dicha plataforma a finales de abril, y que consta de 13 episodios de una media hora cada uno. La serie está basada en #Girlboss, la autobiografía de la creadora de Nasty Gal, Sophia Amoruso. ¿Que no sabes quién es? Lo cierto es que yo tampoco la conocía de antes, quizás por el hecho de que Sophia y su empresa se han dedicado desde principios de los años 2000 a vender ropa aparentemente vintage.


Por tanto, la serie sigue la vida de Sophia (Britt Robertson), y cómo ésta pasa de vivir casi en la ruina en un apartamento cochambroso de Los Ángeles a ganar miles de dólares revendiendo la ropa de segunda mano con la etiqueta de ropa vintage en eBay, también en el mismo apartamento cochambroso. Asimismo, el guion no podía ser solo sobre eso, y a lo largo de la temporada asistimos a diferentes eventos y tramas que le van ocurriendo a Sophia en su proceso “de madurez”. Lo curioso de todo es que Girlboss se presenta, y es, como una prenda de ropa vintage y tiene todos los elementos para convertirse en una prenda de segunda mano, digamos, por ejemplo, una camisa.

Sophia es una tía que mola desde el principio, igual que mola nuestra camisa. Vive como le da la gana, cena pizza por la noche y bebe vino. Su apartamento es un lío, y su vida también, pero eso nos gusta porque le da motivos para comportarse como quiere. Sophia es una ladrona de alfombras (y de libros), grita, dice palabrotas, llora, y lo mejor de todo es que tiene un gusto para la moda exquisito. Hasta aquí, nuestra camisa vintage tiene buena pinta, ¿no?

Los Lunes Seriéfilos Girlboss

Sin embargo, las tiendas de ropa vintage consiguen hacerte creer que la camisa es una prenda que tiene valor, cuando, en el fondo, se trata de una camisa que podíamos haber encontrado en el fondo del armario. De hecho, muchas veces la retocan y le ponen o le quitan algo a esa camisa para que se convierta en vintage. Sophia, de hecho, se dedica a hacerlo. A Girlboss le pasa lo mismo y es ese quizás su mayor problema.

Porque en Girlboss vemos a una chica “mala”, con padres separados, que quiere ser independiente y vivir a su manera. Sophia, además, tiene una mejor amiga, Annie (Ellie Reed) con la que romperá amistad una vez Nasty Gal despegue, pero que luego volverán a hacerse inseparables. Sophia conoce a un chico guapo, Shane (Johnny Simmons) con el que mantendrá una relación de algo-más-que-amistad. ¿No nos suena ya esto de antes? Son tramas y clichés a los que ya estamos más que acostumbrados; lo peor de todo, sin embargo, no es que se reutilicen las tramas, porque es muy complicado inventar algo totalmente de la nada.

Lo peor es que las costuras de esta camisa ni siquiera están bien cosidas. Si al menos las diferentes tramas fluyeran de manera más natural, con una mejor transición entre cada capítulo, la cosa sería distinta. En Girlboss hay momentos en los que te ríes, no lo niego, para algo está calificada como comedia. Pero salvo esos momentos, el resto de la serie transcurre sin pena ni gloria, con personajes que, en el fondo, son bastante sosos y que no han evolucionado tanto como podrían haberlo hecho, y con un argumento que podría haber dado mucho de sí y tampoco lo ha hecho.

Los Lunes Seriéfilos Girlboss

Yo compré esta camisa llamada Girlboss hace unas semanas, tenía buena apariencia y estaba bien de precio. Seguramente, si alguien me pregunta, le indicaría dónde la he comprado, e incluso se la dejaría o se la vendería, pero no estaría demasiado orgullosa de mi compra y no iría proclamándolo por ahí. ¿Te apetece echar un rato entretenido y soñar con tener el mismo gusto por la moda que Sophia? Te animo a que le eches un vistazo. ¿Prefieres ocupar tu tarde viendo otras cosas que, al final, te aporten algo? Hazlo, Girlboss no merece tanto la pena como te quieren hacer creer las tiendas de ropa vintage.


COMENTARIOS