Crítica: "Alien: Covenant" (2017), de Ridley Scott


“Prometheus” fue en su momento una decepción para muchos. Ridley Scott comenzó con aquella cinta una saga de precuelas de uno de sus grandes éxitos, “Alien”, y ahora nos llega, cinco años después, la continuación de aquella, “Alien Covenant”, que nos cuenta los acontecimientos que le suceden a la tripulación de una nave colonial que aterriza en un prometedor planeta del que han captado una señal. Pero una vez allí, no tardan en comprobar que se han metido en un lío.

Creo que a Scott se le acaban los alicientes (que ya no eran muchos) para tener al espectador pendiente de lo que proporciona esta saga. “Covenant” es una entrega bastante vacía de contenido que aporta pocas cosas a la franquicia. “Prometheus” era una cinta medianamente distraída con algunos fallos considerables, debidos principalmente a problemas de guión. La verdad, no es que esperara gran cosa de esta película, pero sí que esperaba algo mejor que aquella, corrigiendo al menos parte de esos fallos. Y en ese sentido, la cinta intenta alejarse de su predecesora, pretendiendo ser una película diferente, pero el resultado no le acompaña.


Dándole una mayor presencia al mítico Alien, la intención del veterano director ha sido acercar esta cinta a lo que fueron las dos primeras películas de la saga, pero es un frustrado retorno a los inicios. Nos encontramos con una aventura de supervivencia donde los personajes, salvo el de Fassbender y el de Waterston, son meros bocetos con los que es muy difícil empatizar y, por lo tanto, sentir preocupación cuando están en peligro. 

A eso hay que sumarle además la cantidad de situaciones absurdas y de decisiones ridículas e incoherentes que toman, hasta límites que ya no sabes si reír o llorar (No entraré en detalles para no hacer spoilers, pero seguro que los que la habéis visto sabéis de qué tipo de escenas hablo) porque está muy alejado de lo que tendría que ser el comportamiento de unos profesionales cualificados. No es un aspecto en el que normalmente me fije mucho, pero aquí la verdad es que me molesta. Son aspectos que impiden que la cinta funcione como debería y que la lastran mucho, porque además se ven acompañadas de un desarrollo argumental previsible en todo momento, desde los giros de guión a los sustos. 


Michael Fassbender, con su doble papel, acaba adueñándose así de la película, siendo sus escenas lo mejor de la misma. Las escenas acerca de la creación de los aliens, que añaden datos a la mitología de la saga, y, especialmente, el flashback de la llegada al planeta, es lo más destacado de la película junto al apartado técnico, donde solo el exceso de CGI en algunos momentos empañan la, por otra parte, notable ambientación del planeta donde tiene lugar la acción. No obstante, me parece insustancial argumentalmente: para lo que aporta y contiene, dos horas de película me parecen demasiado.

Nos queda así una cinta que distrae cuanto más sangrienta y pasada de vueltas se vuelve, pero que sigue cometiendo los mismos errores que su predecesora y que, en mi opinión, no ofrece apenas alicientes. Los principales elementos a los agarrarse (lo relacionado con los personajes de Fassbender y el apartado técnico) no compensan el resto de aspectos que tiene en contra. A poco que funcione en taquilla va a haber más entregas (Scott está planeando ya la siguiente) e igual acaba saliendo una película decente de alguna de ellas. Pero la verdad, "Alien Covenant" da ganas de que dejen reposar la saga ya más que de ver cómo continúa la historia hasta enganchar la “Alien" original. Y sobra decir que eso no es buena señal. 

Nota: 4/10

COMENTARIOS