5 Razones para seguir a... Amy Adams


En 2016 protagonizó dos de las mejores películas del año (La Llegada, Animales Nocturnos), consiguió su estrella en el Paseo de la Fama y se convirtió en la nueva Leonardo Di Caprio. Cuando la Academia no le nominó -estuvo nominada a todos los premios previos y ganó el National Board Review- el público comenzó a pedir un Oscar para Amy como una cuestión de justicia y es que sus varias nominaciones al Oscar, sus dos Globos de Oro (ganados de manera consecutiva) se quedan cortos ante tanto talento. Amy Adams es una actriz camaleónica y no de esas que se esconden detrás de una peluca para dar vida a un personaje, es una de esas actrices que con una simple mirada, un simple mohín se transforman en alguien completamente diferente. Amy Adams es una de las mejores actrices del mundo, lo sabemos, pero parece que a veces lo olvidamos. Aquí os dejo cinco razones (nunca suficientes) que describen a la artista.

01. SU VIDA PRIVADA... ES PRIVADA

Conocemos a Amy Adams desde hace más de una década, para muchos por Junebug (la película que le brindó su primera nominación) o por Encantada (su primer éxito comercial) o por cualquier otra de las películas que ha protagonizado en el último lustro. Lo cierto es que lo que conocemos de la actriz está exclusivamente vinculado a su trabajo profesional. Nunca ha sido protagonista de alguna polémica porque lo evita a toda costa. Da la sensación de que vive una vida tranquila, una vida normal. Si indagamos un poco más descubrimos que su esposo lo conoció en una clase de actuación en 2001, se comprometieron en 2008 y tienen una niña de 10 años. Nada más.

02. ES SINÓNIMO DE PERSEVERANCIA

Amy no le debe nada a nadie puesto que todo lo que tiene lo ha conseguido gracias a la perseverancia y su talento. Con 17 años comenzó a trabajar en Hooters y lo dejó cuando cumplió 18 y comenzaron a obligarle a llevar el típico uniforme del lugar. Hooters es una especie de Dinner, no tan familiar, donde las meseras llevan vaqueros (muy) cortos y blusas (muy) ajustadas. Amy todo lo que quería era reunir para comprar su primer auto y lo consiguió. Ese mismo sacrificio lo puso en marcha cuando comenzó su carrera actoral. Amy comenzó trabajando como bailarina en restaurantes con teatro (esos que presentas números musicales mientras los asistentes comen) allí la descubrió un director y la llevó a trabajar a Minnesota. Estando en ese condado audicionó para la comedia Muerete, Bonita y consiguió el papel. Siguiendo los consejos de su colega Kirstie Alley se mudó a Los Angeles. Incluso estando por fin en Hollywood, Amy se tropezó con varios obstáculos: su primer trabajó fue en la serie remake de Crueles Intenciones pero fue tan decepcionante el resultado de los primeros episodios que fueron reeditados y lanzados como una película bajo el título Crueles Intenciones 2. Fue hasta comienzos de los 2000 cuando consiguió su pequeña gran oportunidad en Atrapame si Puedes, una comedia dramática de Steven Spielberg protagonizada por Leonardo Di Caprio y Tom Hanks.

03. ...Y ES SINÓNIMO DE BONDAD

Tal como nos lo recordó Meryl Streep, Amy Adams nació en Vicenza, Italia debido a que su padre, un soldado estadounidense, fue establecido en una base militar en dicho país. Amy y sus cuatro hermanos fueron criados como mormones hasta el divorcio de sus padres en 1985. La religión ha sido parte fundamental en su vida y reconoce que los valores siguen vigentes en ella. La frase "no hagas lo que no quieres que te hagan" es prácticamente su lema de vida y puede que sea cierto. Amy es descrita como una de las estrellas de mejor corazón que han podido existir y sus acciones lo corroboran. En 2014, en un vuelo de Detroit, Amy cambió su asiento en primera clase con un soldado que iba en la clase estándar, no sólo por solidaridad con el hombre sino por solidaridad y respeto a su trabajo.

04. ES UN CASO ATÍPICO DE HOLLYWOOD

Hollywood es un lugar tan fascinante como cruel, sobre todo para las actrices. Desde la escasez de grandes personajes hasta la fecha de caducidad a la que parece son sometidas. Sin embargo Amy Adams lo ha conseguido todo a su propia marcha: su primer gran trabajo en el cine lo consiguió a los 31 años, su primer protagónico lo consiguió a los 33 y su primer Globo de Oro llegó a sus manos a los 39. Ahora con casi 45 años es probablemente la actriz de su generación con la mejor carrera. Ha hecho cine, ha hecho teatro y pronto hará televisión (en HBO).

05. TIENE UNA DE LAS FILMOGRAFÍAS MÁS IMPRESIONANTES.

Pocas artistas al pasar los 40 pueden hacer alarde de tener una carrera tan vigente y tan variopinta como Amy Adams. En su filmografía destacan títulos sorprendentes como musicales de Disney (Encantada), comedias de estudio (Julie&Julia), dramas de estudio (La Duda), dramas independientes (Sunshine Cleaning, Her), multinominadas al Oscar (American Hustle, Her, Arrival) y todas tienen algo en común: son buenas y la presencia de Amy Adams las convierte en algo mejor.

COMENTARIOS