The Handmaid´s Tale: un futuro perturbador construido sobre nuestro presente


Los Lunes Seriéfilos The Handmaid´s Tale

Existe un futuro perturbador que tenemos cada vez más cerca. Las distopías han ocupado y ocupan un lugar destacado  en las narraciones culturales. El ser humano fantasea con el futuro de la propia especie, pero tiene miedo de sí mismo, miedo de lo que es capaz de hacer. Y, en gran parte, es porque ya lo ha presenciado. The Handmaid´s Tale viene para asustarnos, para perturbarnos y para mostrarnos nuestro lado más oscuro.

El cuento de la criada

Los Lunes Seriéfilos The Handmaid´s TaleEn 1984, Margaret Atwood comenzaba a escribir The Handmaid´s Tale. En 1989 se convertía en película. En 2017, MGM Entertainment y Hulu le dan forma de serie de televisión. La intención de la autora no era escribir una novela o contar una historia distópica, ni predictiva, ni propiamente feminista, ni un alegato antirreligioso. Sin embargo, el propio transcurrir del tiempo y el devenir de los acontecimientos, han convertido a The Handmaid´s Tale en el perfecto retrato de un perturbador y plausible futuro para la humanidad. 

La República de Gilead es una dictadura teocrática, un estado fundamentalista, construido sobre las ruinas de la democracia liberal estadounidense. La contaminación ambiental y el incremento exponencial de infertilidad han convertido al antiguo país de la libertad al más profundo totalitarismo religioso y puritano, en el que la ley es la interpretación literal de la Biblia. Allí, June, tras ser arrancada de su familia, se convertirá en Offred, criada del Comandante Waterford y su esposa. En una sociedad radicalmente jerarquizada y elitista, el cuerpo de Offred tiene un único propósito: procrear. Si intenta huir en busca de su hija, se verá condenada a una ejecución pública o a limpiar residuos tóxicos en las Colonias. Sin embargo, ni ellos ni el sistema despótico instaurado podrán silenciar sus ideas ni gobernar su corazón.

Interpretación contenida y estética inquietante

Elisabeth Moss, alumni de Sterling Cooper, interpreta a Offred, presentando un personaje complejo, diverso, y lleno de matices. Enigmática, a veces ambigua, dudosa y desconfiada, leal y cruda. Su interpretación contenida contribuye a crear un clima enigmático y desconcertante. Moss se encuentra acompañada por Samira Wiley, egresada de Orange Is The New Black, en el papel de Moira, su mejor amiga, afroamericana y homosexual, dos de las principales minorías perseguidas en esta nueva sociedad. Alexis Bledel dará vida a Ofglen, su nueva confidente y espía al mismo tiempo. Joseph Fiennes e Yvonne Strahovski son el aparentemente  perfecto matrimonio Waterford, miembros de la elite. Max Minghella y Ann Dowd terminan de completar este cuadro de personajes perturbadores y misteriosos.

Los Lunes Seriéfilos The Handmaid´s Tale
Reed Morano, a quién ya vimos tras la cámara de Frozen River, Kill Your Darlings o Vinyl, es la responsable de una estética tenebrosa e inquietante, que sujeta a nivel técnico esta escalofriante trama. Hace un uso exquisito de la luz, que podría asumirse como un interpretación posmoderna y televisiva de los cuadros de Vermeer, y del granulado de la imagen para conseguir una atmósfera incómoda y turbia. El uso identificativo de los colores, impuestos por el referente literario, alcanzan su máximo exponente y juegan un papel protagonista tanto a nivel estético como narrativo. Las criadas van ataviadas con el rojo característico de la fertilidad, marcadas como en La letra escarlata, mientras que el contraste lo ponen las esposas de la élite, de un azul virginal. La factura visual de The Handmaid´s Tale es una de las más coherentes y adecuadas a su contenido, terminando de transmitir sus ideas y valores.

The Handmaid´s Tale y su plausible distopía

A pesar de la distancia que la serie guarda con el momento de la concepción de la idea de esta historia, el diseño fotográfico, la interpretación y la temática, la convierten en una obra de una actualidad recalcitrante, especialmente para las sociedades occidentales. La radicalización de las ideologías, actitudes discriminatorias y agresivas hacia minorías étnicas y sexuales, el enmascaramiento de corrientes de pensamiento extremistas bajo la exaltación de la religión y el puritanismo. La cultura de la violación, la violencia machista y la cosificación de la figura femenina ocupan un lugar central en la narración. Las metáforas, alegorías, simbolismos y referentes inundan cada rincón de The Handmaid´s Tale para construir un universo cercano, plausible y realizable en donde el ser humano se está destruyendo a sí mismo. 

Los Lunes Seriéfilos The Handmaid´s Tale
Black Mirror ya nos planteaba un futuro en el que la especie humana ha sucumbido ante la tecnología y el consumismo y el desarrollo extremo son el eje del mundo. A The Handmaid´s Tale ni si quiera le hace falta la tecnología para mostrarnos los límites del ser humano, quizá por eso esta serie resulte tan perturbadora. Se apoya en la propia naturaleza humana, en sus ideas, sus valores, sus objetivos y metas. Nos enseña cómo la falta de tolerancia y respeto por el prójimo y la imposición de determinados pensamiento pueden convertirnos en nuestro peor enemigo

The Handmaid´s Tale es la presentación de un universo complejo y entramado y el retrato de las relaciones humanas en situaciones límites, pero por encima de todo, es un oscuro viaje a lo más profundo y oscuro de nuestra sociedad.

COMENTARIOS