Review Once upon a time 6x18- "Where bluebirds fly"


A falta de cuatro episodios para el final de la temporada/serie, nos hemos encontrado esta semana con un episodio centrado en Zelena, que ya llevaba tiempo siendo poco más que una figurante.


“Where bluebirds fly” nos ha llevado de vuelta a Oz en su flashback, donde una solitaria Zelena recibe la visita de Stanum, un amigo de la infancia que la protegió en una ocasión. Stanum está convirtiéndose poco a poco en el hombre de hojalata debido a un hechizo y le pide a Zelena que le ayude para encontrar un objeto mágico llamado el corazón carmesí, que se encuentra en los bosques de Oz y que puede salvarle. A regañadientes al principio, Zelena acaba acompañando a su viejo amigo, en una travesía en la que Zelena convierte al león guardián del corazón en el león cobarde. Finalmente, cuando la pareja llega hasta el corazón, Zelena comprueba que la manera de utilizarlo para ayudar a Stanum implicaría que el corazón absorbiera su magia, y, por lo tanto, renunciar a ella. Algo a lo que Zelena no está dispuesta, por lo que se marcha de allí dejando a Stanum ya convertido en hojalata y con el corazón.

En Storybrooke, la Black ha seguido el siguiente paso del manual del villano cuando llega al pueblo: ofrecerle una alianza a Zelena. A la bruja no le hace ninguna gracia la nueva villana, así que se dispone a acabar con ella sin perder un segundo. Ante la oposición de Regina, Zelena deja a la pequeña Robin con Bella y se va a las minas de los enanos, donde la Black la espera para conocer su decisión. Allí, además de pelearse con Regina, descubre que todo era una trampa preparada por la madre de Rumpel: con el uso de la magia de Zelena, los cristales de hadas quedan activados, algo que la Black necesita para comenzar la batalla final. Cansada de que fastidie los planes, Regina le da un cristal a Zelena para que vuelva a Oz, diciéndole que allí al menos causará problemas.


Pero Zelena no da su brazo a torcer, y utiliza un tornado para traer de Oz el corazón carmesí, con el que esta vez piensa hacer las cosas diferentes. Así, si los cristales se han activado gracias a su magia, si esta desaparece debería hacer lo contrario. Y efectivamente: cuando el corazón absorbe su magia, los cristales pierden su poder. Eso, sumado al hecho de que casi han conseguido despertar al hada azul, hace que no haya sido un buen episodio para la Black: al parecer, ella es la única que sabe el verdadero motivo por el que abandonó a Rumpel.

Por otro lado, Snow ha activado el modo planificación para preparar la boda de Emma y Garfio, aunque ha chocado con David en el tema. Primero en cuanto al lugar (¿en serio querías celebrarlo en Granny´s, Snow? Que cutre eres a veces), pero el motivo real es otro. Snow tiene miedo de lo que pueda pasar en la batalla final, pero David cree que es mejor posponerla hasta que haya terminado el asunto de la Black, pues no quiere que su hija pase por el altar con la posibilidad de que su boda se vea arruinada con la aparición del hada, tal y como les sucedió a ellos con Regina. La opción de David es la más sensata (celebrar la boda en esas circunstancias sería ridículo) y de momento es lo que se va a hacer.

Capítulo sin mucha historia, en la línea de los últimos. Espero que el siguiente, centrado en la Black, esté más entretenido. 


COMENTARIOS