Review Once upon a time 6x16- "Mother´s little helper" y 6x17- "Awake"


Empieza a quedar poca tela que cortar en “Once upon a time”, tras estos dos nuevos episodios, estamos a 3 de alcanzar una season finale que tiene pinta de que será el final de la serie. Las audiencias están bajo mínimos, al parecer el final va a ser cerrado por si las moscas y van a marcharse varios de los actores principales. No, el futuro no es halagüeño, pero la verdad, tal y como van las cosas, es mejor que las cosas terminen al final de esta temporada.


Si para algo han servido estos episodios han sido para comenzar a encarar el final de una forma más o menos decente. Y para poco más. Ya tenemos aquí por fin a la Black Fairy. Y se ha notado, porque la serie necesitaba de una mala de verdad para animar un poco la cosa. Esta ha llegado al pueblo utilizando a su nieto para ello, un Gideon del que en “Mother's Little helper” hemos podido conocer parte de su pasado. Parte ya lo sabíamos porque lo había contado él mismo, aunque tampoco hemos averiguado mucho: un par de retazos de su infancia y el ver cómo recuperaba a su amigo para que al poco fuera convertido en bicho. 


Lo importante: su corazón está controlado por la Black, lo que explica que después de convencer a Emma para que le ayude, este le suelte encima una araña cromatizada en la mansión del hechicero (me resulta gracioso que Gideon diga que no se encuentran portales tan fácilmente cuando de normal salen hasta debajo de las piedras). El rato en el que Emma emula a Frodo en “El retorno del rey” le permite a la Black abrirse paso hasta el pueblo, donde en breve tendrá lugar su batalla final con Emma. Porque gracias a una subtrama de Regina y Henry hemos averiguado eso. Después de que Henry se vea poseído y comience a escribir como en la película de “Señales del futuro”, la alcaldesa decide rescatar a Isaac de su celda para que arroje un poco de luz al asunto. A cambio le tienen que dar un coche y mandarlo para Nueva York (aunque sin entradas para Hamilton, te jodes Isaac), pero averiguan que el libro de Henry está llegando a su fin y que la batalla final está próxima.

El nuevo intento de acabar con su vida ha dejado a Emma sin muchas ganas de intentar salvar a Gideon, lo que choca con el deseo de sus padres. No obstante, aún hay esperanza para el chaval, viendo que ha sido capaz de resistirse a la influencia de su abuela. Después de que la Black se pase a saludar a su hijo (el de verdad, no el adoptado) por la tienda, el dúo tiene una nueva tarea, que en este episodio ha sido intentar impedir el despertar de los Charming. Porque gracias a un nuevo cachivache mágico (en este caso, una flor de duendes), el momento en el que se rompa su maldición parece estar próximo. 



¿Y por qué saben eso? Gracias al horrible flashback que nos ha regalado “Awake”. Ya hemos visto más de un flashback a lo largo de la serie cuya principal aportación era destrozar la coherencia interna de la misma, pero lo de este episodio a mí ya personalmente me parece el colmo. ¿Qué necesidad tenían de afear así la mejor temporada de la serie, la primera? ¿Ahora aquel reencuentro de los Charming ya no sirve para nada? ¿Desde qué momento se supone que recuerden este paréntesis de la maldición? ¿Tenemos que creernos que Regina es tan estúpida para poner a gritar el nombre de Snowhite delante de sus desmemoriados habitantes? ¿Si la mina tenía ese mecanismo, por qué no lo usaron en la primera temporada cuando hizo falta? Y así podríamos seguir.

El flashback nos cuenta cómo, gracias a esas flores, David se despierta recordándolo todo y no tarda en hacer que Snow recuerde. Intentan entonces ir en busca de Emma, pese a que Rumpel, al que ayudan involuntariamente a recordar, les dice que deben esperar porque Emma tiene que asumir el rol de salvadora para poder liberarlos a todos. Y esto es lo que acaba pesando cuando la pareja tiene ante sí la oportunidad de reunirse con la Emma de diez años, decidiendo sacrificar el reunirse con su hija por el resto del pueblo. Tomando un poco de poción desmemorizante, todo acaba volviendo a su sitio.

En fin, al parecer esa flor aparece cuando hay cerca un gran mal, así que como la Black anda suelta el bosque está lleno de ellas… aunque no tardan en ser destruidas por el hada. Por suerte, la resistencia de Gideon permite que una quede con vida, con lo que los Charming podrán despertar. O ese era el plan hasta que una sombra procedente de Neverland (está claro de dónde procede la sombra, no entiendo por qué Emma no lo ve) revela que Garfio está en peligro. Snow le dice antes de caer dormida que utilice la única flor de la que disponen para encontrarle

Algo que a Garfio le ha venido que ni pintado. El pirata ha tenido varios vaivenes en estos dos episodios. Para empezar, se ha ido a ver a Barbanegra para intentar ganarle una judía mágica  a las cartas. Garfio pierde el Jolly Roger en el proceso, pero como no está en ese reino, Barbanegra le acompaña por el portal generado por la judía. No obstante, no acaban en Storybrooke, sino en Neverland (teniendo en cuenta que Neverland se estaba empezando a destruir en la tercera temporada, ¿no tendría que haber desaparecido ya?), donde un grupo de niños perdidos partidarios de Pan intentan darles caza. Barbanegra se la juega a Garfio y se marcha remando (¿a dónde se supone que va?) en el único bote disponible, y al pirata acaba salvándole Tigrilla, que no obstante le deja inconsciente también a él.


Al parecer, Tigrilla también era un hada en los tiempos de la Black, y no pudo evitar que esta se pasara “al lado oscuro”, por así decirlo. Por ello, le entrega a Garfio un trozo de una varita que será importante para la batalla final. Además, le dice a Garfio que puede utilizar la savia de un árbol del campamento de los niños perdidos para convocar a la sombra y marcharse de allí, aunque finalmente la sombra tiene que marcharse solo con la varita y es Emma la que acude al rescate de su prometido (de paso nos meten una innecesaria escena de pedida de mano) Para entonces, tanto Snow como David ya se encuentran sumidos en el sueño de la maldición, pero acaban despertándose gracias a la ayuda del pueblo. Regina sugiere que quizá puedan despertar si comparten la maldición entre todos, algo que hacen (con una copa que se nota descaradamente que estaba vacía) y que efectivamente funciona. Tras esto, David perdona excesivamente fácil a Garfio por lo de su padre y todos contentos.

Todos menos la Black, claro, que ahora se ha enterado gracias a que Rumpel se va innecesariamente de la lengua de que Gideon se está resistiendo. Jaime Murray hace un buen papel y el personaje parece que va a dar la guerra necesaria (no en vano parece ser la fuente de toda oscuridad, maldición oscura incluida). Nos quedan dos episodios para saber más sobre ella, el capítulo musical y la season/series finale. A estas alturas, yo ya solo pido que al final no me rediman a la black. 


COMENTARIOS