Review Once upon a time 6x14- "Page 23" y 6x15- "A wondrous place"


Si la primera mitad de esta sexta temporada se caracterizó, en términos generales, por mejorar respecto a lo visto en la quinta, no se puede decir lo mismo de los cinco episodios que han pasado desde el parón navideño. No sé a vosotros, pero a mí esta temporada se me está empezando a hacer bastante larga, y estos dos episodios no han ayudado, precisamente.


“Page 23” nos ha mostrado la despedida de la evil queen de la serie (dudo que la rescaten para algo). En el flashback, nos encontramos nuevamente en la época en la que Regina quería matar a Snow. En una de esas incursiones para encontrarla, se encuentra con Campanilla (que no sé qué pintaba aquí y que me parece que argumentalmente no tiene mucho sentido con lo ocurrido en la tercera temporada, porque en teoría no habían vuelto a verse hasta Neverland) para recordarle la vez que huyó de la taberna y decirle que todavía no es tarde, aunque sin éxito. Entonces interviene el padre de Regina, que, a sugerencia de Campanilla, lleva a Regina hasta un lugar donde se encuentra una flecha de Cupido, con la esperanza de que su hija la utilice para encontrar al hombre del tatuaje de león. Pero la reina le da la vuelta y la convierte en algo que le sirve para encontrar a la persona que más odia… que acaba siendo ella misma.


En Storybrooke, habiendo dejado su forma serpentil a un lado, la reina quiere acabar con Regina de una vez por todas. Para ello, se alía con Robin, quien le desentierra las tijeras del destino, con el que la reina piensa cortar lazos, literal y definitivamente. Tras asegurarse de que Henry no utilizará su pluma de autor para impedírselo, la reina cita a Regina en la alcaldía para un duelo final a espadazo limpio tras separarse de ella con las tijeras. El duelo acaba con victoria de Regina, quien, para solucionar de una vez los problemas con su alter ego, decide quedarse un poco del odio que hay en su corazón, equilibrándola, y convirtiéndose más o menos en dos seres similares. Con Robin, enviado de vuelta al mundo del deseo, Henry escribe finalmente un final feliz para la reina malvada… en el que acaba en el mundo del deseo junto a Robin. Al menos, una versión de Regina lo consigue, aunque sí, la han mandado a un sitio donde todo el mundo quiere capturarla, matarla o ambas cosas. Lo que se dice un buen sitio para empezar de nuevo con tranquilidad.

Garfio, mientras tanto, sigue con su cargo de conciencia por la muerte del padre de David. Nemo, que ya está recuperado y que planea zarpar de Storybrooke en breve, le dice que tiene dos opciones: o confesar o vivir con ello. Aun dudando, Garfio parece inclinarse por la opción de utilizar el atrapasueños (¿no había que utilizar la magia para usarlo?) y deshacerse de ese recuerdo. No sabremos si lo habría hecho, puesto que Emma le pilla y se huele lo que pasa (aunque en teoría ella no sabe el aspecto que tenía su abuelo, así que ya me contarás...) Emma le dice que ese tipo de actitudes no pueden tener cabida si van a convertirse en matrimonio. Garfio opta entonces por marcharse del pueblo y embarcarse en el Nautilus, pero tras una charla con Snow, el pirata decide afrontar sus actos y le dice a Nemo que se queda en el pueblo. No obstante, eso no entra en los planes de Gideon, que al parecer quiere al pirata lejos de Emma y hace que el submarino se marche de allí, dejando a Emma con la idea de que su prometido la ha abandonado. 


“A wondrous place”, por su parte, nos ha presentado un mezcladillo de personajes que a mí personalmente me ha aburrido. Supongo que en algún momento debieron de darse cuenta de que se habían olvidado del tema de Agrabah y de que hacía tiempo que Ariel no salía, así que venga, a juntar tramas.

En el flashback, podemos ver lo que le sucedió a Agrabah. Mientras el sultán celebra una edición express de “¿Quién quiere casarse con mi hija?”, Jafar se presenta en palacio para anunciar que o Jasmine se casa con él o el reino estará en peligro. Jasmine comienza a buscar a Aladdin (o a alguien con un ejército que les ayude) en el bazar, pero a quien se acaba encontrando es a Ariel, que anda por allí buscando a Eric. Al enterarse de que Eric tiene una flota, Jasmine decide ayudarla a encontrarle, pero tras un paseo con la alfombra voladora a través del croma, lo único que encuentran es a Jafar haciéndose pasar por Eric. Finalmente, Jasmine acaba aceptando casarse con él para salvar su reino, pero consigue justo lo contrario: al entregar el anillo, Agrabah queda desprotegido y Jafar lo hace desaparecer.


Garfio, por su parte, está buscando la manera de volver a Storybrooke, para lo que al parecer necesita tinta de un Kraken. Su búsqueda le lleva a encontrar a Jasmine y al genio Aladdín, que andan buscando Agrabah, y posteriormente, a acabar los tres en una isla en la que en teoría está Jafar, donde podrían matar dos pájaros de un tiro: recuperar Agrabah y volver a Storybrooke. Allí se encuentran a Ariel, que al parecer tiene a Jafar encerrado en una vasija porque el villano acabó convertido también en genio. No obstante, este no tiene problemas en liberarse de sus grilletes y dejar a todos inconscientes excepto a Jasmine para tener una conversación con ella. Es así como la princesa descubre que Agrabah se encuentra encerrado dentro del anillo que lleva encima. Tras convertir a Jafar en un bastón utilizando su propio hechizo, Jasmine decide utilizar el beso de amor verdadero (que sirve para todo y siempre es la salida fácil) para recuperar el reino y, de paso, hacer que Aladdín deje de ser un genio.

Mientras tanto, en Storybrooke, Emma le cuenta a David lo que ha sucedido con Garfio y que el pirata mató a su padre. A Regina no se le ha escapado que Emma no debe estar bien, así que se la lleva de copas junto a Snow, que parece no tolerar muy bien el alcohol y monta una escena en el bar (pese a la tontería de la situación, me han gustado más esas escenas que varios flashback de esos que no aportan nada). Hacia el final de la noche, Emma acaba contándole sus penas al barman y, ya en casa, cuando está a punto de dejar las cosas de Garfio en el cobertizo, recibe señales de vida de su prometido gracias a un teléfono-caracola de Ariel, enterándose así de lo que ha ocurrido. Pero entonces aparece Gideon, que era en realidad el Barman, y que, con lágrimas de la salvadora en su poder, puede hacer que no se abra ningún portal en Storybrooke (¿?) y así impedir que vuelva Garfio. Al parecer, ya no pretende matar a Emma, sino que esta le ayude a matar a la Black Fairy (que a ver si viene pronto a darle algo de vidilla a esto, porque vaya tela...)




COMENTARIOS