Especial día del libro: Auge y caída del género young adult



Las adaptaciones de novelas del denominado género young adult han sido un filón para los estudios en los últimos años protagonizando grandes desembolsos en pos de lograr crear una franquicia. Pero la burbuja de este género parece haber estallado y dejado la mayoría de las sagas en el aire.

Es difícil fijar un inicio a esta fiebre, pero seguramente se pueda situar con el estreno de 'Crepúsculo ' en las navidades del año 2008, su éxito de taquilla fue abrumador y dio lugar a cuatro películas más y a toda una legión de fans de la historia de Bella y Edward. Fue un primer fenómeno de este tipo de literatura dirigida a los más jóvenes y cuyos protagonistas suelen ser menores de edad y abrió la veda para su adaptación al cine. 'Crepúsculo' demostró que lo que arrasa en las librerías también puede hacerlo en el cine. 

El siguiente hito es la saga de 'Los juegos del hambre'. El estreno comercial se produjo en la primavera de 2012, momento en el que la saga crepúsculo daba sus últimos coletazos (en noviembre de 2011 se estrenó la penúltima entrega y a finales de 2012 llegaría su capitulo final), siendo en cierta manera su sucesora espiritual. La película funcionó mucho mejor de lo esperado, desatando una fiebre por los futuros distópicos y convirtiendo a su protagonista Jennifer Lawrence en toda una estrella. En noviembre de 2013 se estrenaría la secuela, titulada 'Los Juegos del Hambre: En llamas', que mejoraría los resultados de la primera entrega y supondría el cenit de este tipo de cine. A la saga literaria sólo le quedaba una entrega que por motivos económicos por motivos de guión se dividió en dos partes.

Paralelamente al éxito de Los Juegos del Hambre, se sucedieron una serie de proyectos que adaptaban novelas ambientadas en futuros distópicos o relaciones entre seres de distintas especies, intentando sumarse a esta ola de éxito. Así en 2013 llegaron a nuestras pantallas 'Hermosas criaturas', 'The host', 'Cazadores de sombras', 'Memorias de un zombie adolescente' y 'El juego de Ender'. ¿Recuerdan alguna de ellas?, ninguna terminó de arrancar en taquilla y todas las sagas se truncaron en la primera entrega. La aspiración de crear una nueva saga a partir de estas historias se cercioró de raíz con el fracaso de la primera entrega.


Mejor suerte corrieron en un primer momento 'Divergente' y 'El corredor del laberinto', ambas estrenadas en 2014. La primera llegó a ser comparada con 'Los Juegos del Hambre' y parecía el trampolín para el estrellato de su protagonista Shailene Woodley. En 2015 se estrenó su secuela 'Insurgente' y decidieron dividir el tercer libro en dos entregas, estrenándose la primera parte en marzo de 2016. Por su lado, tras las buenas críticas y resultados económicos de su primera entrega, la secuela de 'El corredor del laberinto' no funcionó tan bien como la primera entrega y estamos aún a la espera del capítulo final que está sufriendo constantes retrasos.

Al lado de estas cintas young adult llenas de acción y ambientadas en un futuro distópico encontramos también su vertiente de cine romántico que huye de los elementos fantásticos. Dentro de esta categoría podemos englobar 'Bajo la misma estrella' protagonizada también por Shailene Woodley en ese 2014 en el que parecía que iba a comerse el mundo y 'Ciudades de papel' estrenada un año después y que repetía fórmula. Los dos proyectos tuvieron una buena recepción, especialmente la primera.



Volviendo a las cintas basadas en un futuro distópico, la primera parte del capítulo final de los juegos del hambre titulada 'Sinsajo: Parte I' y estrenada a finales de 2014 empezó a mostrar signos de agotamiento, que se confirmaron con 'Sinsjao Parte II', que llegó a los cines en 2015 y obtuvo unos resultados inferiores a los que esperaban sus responsables. Este pinchazo de la saga insignia parecía delatar que la burbuja de las sagas young adult se empezaba a desinflar y meses después asistimos a los desastrosos fracasos de 'La quinta ola' y 'La saga divergente: Leal'. En el primer caso supuso la cancelación de una saga que iba a nacer y en el caso de Leal fue aún peor, se ha cancelado el útlimo capítulo de la saga, dejando el final en el aire y con la idea de crear una serie de TV que no parece que vaya a llegar a ninguna parte. 

Con estos fracasos parece que sea terminado el filón de adaptar novelas young adult, una tendencia que ha sido muy relevante en el cine de los estudios en los últimos años y que nos ha regalado grandes títulos y ha servido de plataforma para darse a conocer a toda una generación de actores.

COMENTARIOS