"Verano 1993" una conmovedora historia contada desde los ojos de una niña


Anoche tuvo lugar la proyección del primer largometraje de Carla Simón, “Verano 1993”. Una historia profunda e intimista sobre un dramático hecho real vivido en primera persona por la realizadora.

Frida se enfrenta a un verano cargado de cambios tras la muerte de sus padres. Una difícil adaptación a su nueva familia, una joven pareja que ya tiene una hija con la que la relación de celos evidencia la necesidad de poner en orden sus sentimientos tras la reciente pérdida.

La protagonista, de seis años se enfrenta a un verano de cambios y dudas que la película refleja de forma brillante con un ritmo adecuado a cada uno de los descubrimientos de Frida. La rabia, los celos o la tristeza se muestran de una forma muy real mientras los conflictos de su nueva familia crecen en la misma medida que los sentimientos de la pequeña. Con grandes momentos de alegría improvisada protagonizados por las niñas, y muchas secuencias cargadas de tristeza, la película es un canto a la vida y a la superación personal.


La ópera prima de la cineasta  trata el tema de la muerte desde los ojos de una niña en un relato que respira humanidad y lleno de sentimientos desde su inocencia. Habla del dolor y la aceptación, de como aprender a gestionar las emociones y de como a veces los adultos nos olvidamos de la inteligencia que tienen los más pequeños.

La cinta, galardonada en el pasado Festival de Berlín, y protagonizada por Laia Artigas y los adultos Bruna Cusi y David Verdaguer en el papel de los tíos adoptivos,  se posiciona como una de las favoritas en la vigésima edición del Festival de Málaga, con una gran acogida tanto por parte de la crítica como del público.

COMENTARIOS