Review The Walking Dead 7x13- "Enterradme aquí" Todo por un melón


¡Hola amigos de los zombies! Aquí me tenéis una vez más para comentar con vosotros el capítulo 7x13 de The Walking Dead que ha venido cargadito de emociones, dilemas morales y nuevas decisiones, y esta vez sí, esta vez tengo que decir que he disfrutado y sufrido mucho con este episodio, que a pesar de ser casi una monografía de Morgan, a mí me ha mantenido pegada a la pantalla penando por y con él. No sé vosotros, pero yo al comienzo no le tenía mucho aprecio a este personaje y poco a poco me ha ido ganando hasta acabar enganchada a capítulos como éste. Sin más rodeos, ¡seguidme! 



(A partir de aquí, SPOILERS)



Este episodio tiene de los comienzos más “wtf” que he visto en esta temporada y diría, en toda la serie, más que nada porque no entiendes lo que está pasando con el dichoso melón y las caras de rancios de todos ellos, y no hablemos del acompañamiento musical en plan medieval como guinda de la escena. Como decía antes, la trama se centra en Morgan (Lennie James) y su ruptura emocional y también de la cordura, esa que mantenía a base de principios morales y su convicción, con una paz interior que a mí me irritó al comienzo y me fue conmoviendo al final. Vemos a Carol (Melissa McBride) matar zombies como quién tiende la lavadora, creo que no ha sudado ni una gota en el proceso, habría que verme a mí ahí. Ambos tienen una escena muy significativa donde vemos por última vez a la versión anterior de Morgan (y aún no lo sabíamos), respetando la intimidad entre Carol y Daryl y no diciéndole lo que pasó para que sus amigos tengan la oportunidad de contárselo en personal. Es (era) un hombre noble y emocionalmente muy inteligente, entiende que ese momento de dolor al conocer la verdad no debía de ser con él… Pero todo se vuelve del revés después, ¿verdad?



La muerte de Benjamin para el espectador no supone ningún trauma (perdonadme aquellos fans del muchacho), ya que esta temporada (y alguna que otra anterior) nos han contado la historia a fragmentos, por lo que no nos ha dado tiempo a cogerle cariño a los nuevos personajes que han ido apareciendo (salvo al “lacayo” de Ezekiel y Shiva, hay que protegerlos a toda costa). Pero sí que es un impacto emocional grande tanto para Ezekiel (aunque no se centran en este aspecto) como para Morgan, que entendemos tenía un vínculo maestro-pupilo bastante fuerte. E ironías de la vida, es asesinado por un melón, que yo de pensarlo me entra la risa tonta. Lo mismo ocurre cuando muere el señor que la lía tan gorda en este capítulo, no te da pena por él (una vez más, lo siento por los fans del señor, no recuerdo su nombre, perdón por eso también), sino porque Morgan ha perdido totalmente la serenidad y vuelve a tener aquellas visiones mezcladas entre pasado y presente con su hijo muerto. 


Si volvemos un poco hacia atrás, hay una escena que me ha puesto un poquito nerviosa. Y es que sí, puede que no estés de acuerdo con la forma de ver las cosas que tiene (tenía) Morgan, pero eso no te da derecho a obligarle a matar o decirle que se suicide si no quiere ir a la guerra. El todavía vivo señor, en esa conversación, intenta justificarse a sí mismo por lo que ha hecho, arrastrando a Morgan con él. Ojo que puedes estar de su lado, y querer que El Reino vaya a la guerra, pero no puedes juzgar los principios de otra persona para razonar el haberte manchado tú las manos de sangre. Y es que al final este señor hizo lo que tanto criticaba de Los Salvadores, echarse a la espalda la muerte de un inocente. Yo lo dejo ahí. Las cosas a veces se pueden hacer de forma diferente, ¿no? 

Se intuía que finalmente Morgan estallaría, la cara desencajada tragándose todo el dolor lo gritaba en silencio, mucha pena con esto. Lo que no me esperaba es que finiquitara el trabajo, ¿me entendéis? Y digo yo, ¿qué hacían todos ahí parados mientras Morgan asesinaba a un amigo suyo? No he acabado de entenderlo, nadie sabía la verdad aún y se han quedado plantados en el suelo mientras el señor se moría asfixiado. Tengo que decir que me esperaba una escena más gore del asesinato, esto es The Walking Dead ¡por Dios! ¿Están reculando en violencia por las críticas que recibió el 7x01? Espero que no. La moraleja es que el difunto quería obligar a Morgan a volver a ser un asesino y usar la muerte del chaval para ganarse la confianza de Los Salvadores, al menos consiguió los dos propósitos antes de morir, no todo el mundo puede decir lo mismo al pasar a mejor vida. Yo tengo que decir que he sufrido mucho con Morgan, menudo machaque emocional, no le dejan ser lo quería ser, otra de las moralejas es esa, por mucho que te empeñes en no mancharte las manos, en seguir fiel a tus principios, tarde o temprano te conviertes en algo parecido a lo que estás intentando derrocar. Lo vimos con Dwight, lo vemos con Morgan y lo seguimos viendo con Carol. Con todos en realidad. 


Y un Morgan destrozado emocionalmente y renovado hacia otro punto espiritual, va en busca de Carol para hacer algo que su versión anterior no quiso; contarle la verdad sobre Glenn, Abraham y los demás. Estos dos siempre han tenido una conexión especial (ya sabéis que los shippeo muchísimo) y ahora que Morgan ha matado a un vivo de nuevo, el entendimiento entre ambos es mayor. He de decir que me esperaba más drama cuando Carol descubriera la verdad, quizás es por el mensajero, pero ha sido una escena algo más fría de lo que yo hubiese querido, aun así he echado la lagrimilla para variar. Últimamente tenemos finales muy emocionales recordando a las víctimas y por ahí siempre me tocan la fibra sensible, ya lo sabéis. Ahora Morgan tiene su propia cruzada, porque todo este lío le ha recordado el dolor y la locura que sintió cuando murió su hijo y no sé cómo va a recuperar de nuevo la paz, quizás nunca lo haga. 


La gran noticia es que Carol is back!, y es algo que llevábamos esperando toda una temporada, así que mentiría si no os dijera que lo he disfrutado pese a que sabemos que volverá a entregar demasiado de sí misma y no sabemos a qué lugar la llevará eso esta vez. Y junto con Carol, El Reino también se suma a la batalla, dos muertes han sido necesarias para ello, en términos numéricos y comparándolo con las bajas de Alexandria… ni tan mal ¿no?


La única duda que aún nos queda por resolver y que me tiene entre mareada e intrigada es el ser misterioso, ese ente que los observa a todos y nadie se percata que está ahí. Debe ser un pro player como mínimo. Espero que no estén elevando demasiado las expectativas con la identidad de este personaje para luego llevarnos un chasco hacia el final, recordad lo que os estoy diciendo. 


Y sin alargar esto más, yo me despido hasta dentro de muy poquito que tendréis la review del capítulo de esta semana, no sin antes recordaros que este es mi Twitter (María) por si queréis comentarme cualquier cosa respecto a la serie o la cajita justo abajo en el propio artículo. 

¡Hasta la próxima! 


COMENTARIOS