Review Once upon a time 6x12- "Murder most foul" y 6x13- "Ill boding patterns"


Continuamos avanzando en la segunda mitad de la sexta temporada. “Murder most foul”, el primero de los dos episodios de esta review, retoma el tema de la muerte del padre de David (¿alguien se acordaba todavía de esto?)

En el flashback, podemos ver el motivo de la separación de los gemelos Charming. Están enfermos de pequeños y sus padres no pueden permitirse curarles. Pero ahí aparece Rumpel para proponerles un trato: salvarles la vida a cambio de que uno de los niños pase a ser hijo del rey, siendo James el elegido por puro azar. Años después, el padre de David es un borracho al que el recuerdo de ese hecho le sigue atormentando, pero decide hacer propósito de enmienda cuando se entera de que el hijo del rey George ha desaparecido. Viendo en ello la posibilidad de recomponer a su familia, Robert va a ver a Rumpel para que le ayude a encontrar a James. Rumpel hace algo que pocas veces le hemos visto hacer: un acto desinteresado. Identificándose con Robert, ya que él también estaba en busca de su hijo, Rumpel le dice dónde puede encontrar a James.

La búsqueda lleva a Robert hasta la isla de las tentaciones, donde, con ayuda de Pinocho, acaba encontrando a James. Sin embargo, no puede huir de allí con él. El rey George se presenta en la isla y, como es lógico, no está dispuesto a dejar escapar a James. Como Robert se resiste a la tentación, George ordena que le maten pareciendo un accidente.

En Storybrooke, David comienza a ver al fantasma de su padre, y comienza a investigar que ocurrió con él. Para ello, le pide ayuda a un Garfio que, como quiere su bendición para poder pedirle matrimonio a Emma, no opone mucha resistencia. Para ello, David roba unos materiales para pociones del cobertizo de Emma mientras Garfio la entretiene. La realización de la poción lleva al dúo hasta Pinocho y finalmente a un confinado George, al que David desafía a un duelo para vengar a su padre. Pero Garfio acaba impidiendo en el último momento que David consume su venganza poniéndose a sí mismo como ejemplo, convenciéndole de que no le servirá de nada. Viendo el cambio del pirata, David no tiene problemas en darle su bendición para que se case con su hija.

El añadido innecesario es que no fueron los guardias los que acabaron matando al padre de David, sino que fue Garfio, que pasaba por allí con sus hombres, el que decidió silenciarlo para que no diera testimonio de ello. Garfio no sabía quién era ese hombre, pero se entera de a quién mató a lo largo del episodio. Con ello en mente, no se atreve a pedirle matrimonio a Emma sin revelarle ese secreto, algo que, como le hace ver Archie, demuestra que ha cambiado. Rogando porque Emma pueda verlo de esa forma, Garfio se decide a contárselo, pero al llegar a casa se encuentra con que esta ha encontrado el anillo que había comprado para ella. Envuelto en esa situación, Garfio decide pedirle matrimonio, algo que Emma acepta encantada.

“Ill boding patterns”, por su parte, se ha centrado en Rumpel y en cómo ciertos patrones de comportamiento sucedidos con Baelfire están a punto de repetirse. El flashback nos sitúa en el final de la guerra de los ogros, donde Rumpel utiliza el poder del oscuro para acabar con la guerra. Algo que alegra a todos excepto al legendario Beowulf, que cree que Rumpel es un monstruo. Para evitar males mayores, Baelfire le hace prometer que no utilizará el poder de la daga. Poco después, los aldeanos avisan de la desaparición de Beowulf en su lucha con Grendel, y piden ayuda a Rumpel. El oscuro llega a la cueva de Grendel sin utilizar la daga, aunque allí, él y Baelfire se encuentran con que todo ha sido un plan de Beowulf, que se hace con la daga para hacer quedar a Rumpel como un villano. Baelfire, a quien Rumpel le había hecho entrega de la daga para evitar tentaciones, la recupera y obliga a su padre a matar a Beowulf. Viendo que la oscuridad puede acabar dominando a su hijo, que ahora no quiere desprenderse de la daga, Rumpel le hace beber poción de la memoria para que olvide todo o sucedido, quedando el mismo como el malo ante los ojos de su hijo.

En Storybrooke, Gideon quiere matar a su cuñada y madre de su sobrino para así poder ocupar su lugar y poder matar a su abuela. El cachondeo genealógico que tiene la serie da para estas cosas. Para ello, necesita recomponer la espada que Emma destruyó en su primera pelea, pero Rumpel no se lo va a poner fácil. Para ello, tras secuestrarle y maniatarle, y después de escuchar parte de la traumática infancia de su hijo en la torre del reloj (que ya está reparada de nuevo. Parece que los únicos que son efectivos en Storybrooke son los cristaleros) intenta repetir la táctica de la poción de la memoria que ya hizo con Baelfire, solo que con Gideon no surte efecto. Gideon le arrebata la daga a su padre y así descubre cómo recomponer la espada: necesita la sangre de la persona que la forjó, que no es otra que el hada azul.

Gideon se dispone a hacerlo, pero Rumpel decide sacrificarse y ser él quien lleve a cabo el acto, que deja al hada azul sin magia y sin poder despertar. Al menos esto impide que la oscuridad siga creciendo en el interior de su hijo, algo que Bella aprueba, pero Gideon vuelve a estar cerca de atacar a Emma. Eso sí, no hay nada que haga parecer a este tío un buen villano. Hace falta que venga el hada negra para darle un poco de caña a la cosa.

Mientras tanto, Regina no ha tenido suerte con la nueva versión de Robin. El ladrón buscaba un nuevo comienzo, pero parece que el pueblo no le convence y que prefiere buscarlo fuera de allí (no le dejan ni matar a Notthingham ni nada. Este pueblo se le queda demasiado encorsetado al nuevo Robin) Para ello, decide robar materiales para pociones de Regina y pedirle a Zelena (que se apunta a un bombardeo) que elabore una con la que poder eliminar el hechizo de protección del límite de la ciudad, algo que no funciona, porque si fuera tan sencillo Regina lo hubiera hecho ya. No obstante, viendo que Robin de verdad quiere irse, se compromete a buscar una manera de romper el hechizo. Con lo que no contaban ni Regina ni Zelena (que pensaba llevársela de excursión) es que la cobra/reina malvada se escaparía. Y no solo eso, sino que gracias a los restos de poción que quedaban en las manos de Robin, recupera su forma. 


COMENTARIOS