Review Nashville 5x09 - "If tomorrow never comes"


Este ya es el cuarto año del que me encargo de Nashville, y, la verdad, nunca pensé que escribiría sobre lo sucedido en este episodio. Para ser sinceros, nunca pensé que Nashville alcanzaría una quinta temporada (por aquel entonces pensaba que no pasaría de la segunda temporada) Y sin embargo, aquí estamos. Quinta temporada. Primera en una nueva cadena. Episodio 95. Y nos hemos quedado sin una de las protagonistas.


Que Connie Britton tenía ganas de largarse de Nashville era un hecho desde hace más de un año. Seguramente, la actriz debió ver el cielo abierto cuando ABC canceló la serie tras la cuarta temporada, pero no tardó en encontrarse con la repesca de CMT. Cuando el pasado verano surgió la noticia de que Britton quería ver reducida su participación a solo 10 episodios, la cosa ya empezó a oler mal. Al principio de la temporada, Britton declaró que estaba “In for the duration”, pero la duda seguía ahí. Hasta que con el final del 5x08, quedó despejada. Supongo que esa frase se refería a lo que durara la vida de Rayna. Teniendo en cuenta que no creo que la serie pase de esta temporada (me extrañaría que a CMT le saliera rentable), quizá ya podría haberse quedado y morir junto con la serie. Aunque siempre queda la posibilidad de que haya otra renovación.

Si “If tomorrow never comes” no es el mejor episodio de la serie, poco le falta. Pero para serlo ha pagado un precio muy alto. Quizá demasiado. Siempre he pensado que el corazón de la serie era Hayden Panettiere y su Juliette, y hubiera lamentado más perderla a ella, pero perder a Connie Britton y, por consiguiente, a Rayna, es perder la otra mitad de la serie, una pérdida sensible que veremos cómo soluciona Nashville, ahora, si es que lo hace. Creo que cuando le dimos al play para comenzar a ver el episodio, todos sabíamos con qué nos íbamos a encontrar en él. Y, en ese sentido, no defrauda. ¿Era necesario matar a Rayna? Estaba claro que no había motivo posible por el que Rayna dejara a su familia estando sana. Se podrían haber buscado soluciones cutres, como dejarla en coma, pero esta fue la decisión (que dentro de lo que había me parece lo más entendible. El otro debate es si, para hacer esto, merecía la pena que CMT rescatara la serie.


El accidente sufrido al final del episodio anterior deja tocada a Rayna, aunque parece que saldrá de esta con rehabilitación. Sabiendo esto, ¿de qué ha servido la trama del acosador? ¿Para que simplemente nos llevaramos un golpe de efecto con el segundo accidente de coche de Rayna? ¿No podría haber sido el acosador el que la mandara al hospital? Ahora ya da igual, pero da que pensar.

La operación inicial sale bien, y durante el episodio vemos a un reguero de visitantes apareciendo. Desde el siempre fiel Bucky, a Juliette y Avery. La última escena que comparten Juliette y Rayna resulta bastante emotiva. No hay nada especial, pero se palpa ese reconocimiento mutuo entre ellas. “You´ve changed”, le dice Rayna. Y vaya si lo ha hecho. Qué lejano queda ya aquel piloto y la época en la que no se soportaban. Las últimas palabras que le dice a Rayna son muy significativas, a pesar de que ya las supiéramos. Todo lo que quería era que estuviera orgullosa de ella, algo que acaba consiguiendo. 

Por el camino, tenemos a una Maddie que se asusta al ver a su madre en esa situación y que huye del hospital junto a Clay. Pese a todas las discusiones que han tenido a lo largo de la serie, Maddie sabía que su madre siempre estaba ahí. Y es en esos momentos cuando empieza a comprender lo que supondría que ya no estuviera. Con una Daphne que todavía tiene que madurar, Maddie va a tener que dar un paso adelante para sobrellevar esto junto a Deacon y mantenerles juntos. Daphne, por su parte, va a tener que madurar más deprisa de lo que le tocaba (brillante Maisy Stella con las escenas que le tocaban) Y a un Deacon que ahora tiene que convertirse en el auténtico pilar para sus hijas y cumplir la promesa que le hace a Rayna, y al que espero que, aunque va a pasar momentos durísimos, no caigan en meterle un nuevo descenso a los infiernos acompañado del alcohol.


Los últimos momentos de este capítulo que es la crónica de una muerte anunciada lo redondean aún más. Juliette llegando a la habitación dejando por el camino sus muletas y su preocupación por lo que le ocurría en la pierna, para despedirse de Rayna. El hecho de que seguramente es la única escena de la serie en la que hemos tenido a casi todos los personajes principales en una sola habitación (Juliette no asistió a la boda de Deacon y Rayna) Y las tres personas a las que la muerte de la reina del country deja más tocados entonando ese “A life that´s good” con la voz rota. No creo que al capítulo se le pueda pedir mucho más.

La canción de Rayna ha llegado a su fin. Pero la música continúa. Veremos la fuerza con la que suena a partir de ahora.






COMENTARIOS