Review The 100 4x05 "The Tinder Box" y 4x06 "We Will Rise"


The 100
ha llegado a su capítulo 50 y los guionistas anunciaron en las redes sociales que “The Tinder Box” se trataba de un capítulo explosivo. Pero... OH. MY. GOD. ¡Nunca pensé que serían tan literales! Por fin podemos darle sentido al póster promocional de la cuarta temporada: From the ashes we will rise. Sin duda, los protagonistas van a tener que resurgir de sus cenizas después de lo sucedido. A pesar de los desaciertos de guión que se arrastran del episodio 4, este ha sido sin duda un capítulo emocionante, con giros inesperados y considerables avances en la historia de nuestros supervivientes favoritos.

Back to space, bitches!
Empecemos por el team science. A lo largo de las temporadas hemos aprendido que cuando Raven (Lindsey Morgan) es feliz, algo malo está a punto de sucederle. Y efectivamente, así es. La chica descubre gracias a una alucinación que para crear más sangre nocturna necesitan encontrarse en un estado de ingravidez, por lo que es necesario volver al espacio. Pero, ¿cómo van a hacerlo? Pues al parecer el laboratorio cuenta con un cohete. Raven no puede contener su felicidad ante tal descubrimiento hasta que Abby (Paige Turco) le informa de que las convulsiones y alucinaciones que sufre son producto de un pequeño derrame cerebral, el cual acabará poniendo su vida en peligro si continúa haciéndolo trabajar con tanta intensidad. Pero la joven no está dispuesta a rendirse cuando la vida de sus amigos está en sus manos, y así se lo hace saber a Abby, pidiéndole que la deje ir al espacio. Cual es nuestra sorpresa cuando descubrimos que Abby también tiene se encuentra en la misma situación como consecuencia del impulso electromagnético al que tanto ella como Raven se vieron sometidas para extraer a ALIE cuando todavía no se había destruido la Ciudad de la Luz.

lol
Por su parte, Clarke (Eliza Taylor) descubre gracias a Octavia (Marie Avgeropoulos), quien llega acompañada de Ilian (Chai Hansen) después de sobrevivir a esa caída casi mortal, que la Ice Nation está de camino a Arkadia para invadir la nave. Así que su nuevo plan es aprovechar el elemento sorpresa e interceptarlos con la intención de negociar con Roan (Zach McGowan) y evitar así una nueva guerra, pero la situación se dificulta ya que este tiene a Bellamy (Bob Morley) y Kane (Henry Ian Cusick) como rehenes. Al parecer, Clarke no se muestra muy dispuesta a perder a su amigo a pesar de estar a punto de sacrificar a su propia madre en la temporada anterior.

Justo cuando parece que han llegado a un acuerdo y Clarke accede a compartir la nave con los icers, Ilian incendia la base informática de Arkadia y con ello destruye la opción de utilizar la nave como refugio.


Me gustaría abrir paréntesis para comentar algunos de los desaciertos de este capítulo. Por un lado, se podría haber explotado mucho más el dolor de Bellamy ante la “pérdida” de su hermana para crear una atmósfera más dramática y emotiva durante el esperado reencuentro, y, además, empezar a desarrollar la trama de su reconciliación de cara a futuros episodios. Por otro lado, me parece que la caracterización del personaje de Riley (Ben Sullivan) es pésima, al igual que lo fue su introducción. Es imposible empatizar con él ya que apenas sabemos nada de su historia. Asimismo, resulta bastante forzado que los guionistas lo utilicen como recurso en las escenas con Bellamy para recordarnos lo muy arrepentido que este está de la masacre terrícola de la tercera temporada.

Cerrado el paréntesis, volvemos a la situación en la que se encuentran ahora nuestros protagonistas. Después de la explosión en Arkadia, los skiers ya no tienen plan B así que a partir de ahora se ven obligados a focalizar todas sus energías en lograr crear más sangre nocturna para salvar la raza humana, por lo que de nuevo hago hincapié en la trama científica de la serie, que es, en mi opinión, la más interesante de esta temporada. No solo nos está dando escenas excitantes e intrigantes sino que profundiza en el desarrollo individual de los personajes, especialmente de Raven (quien está siendo mi favorita esta temporada), y en los vínculos entre estos.

¿Soy la única que las shippea?
La serie continúa explorando nuevas dinámicas en “We Will Rise”, un episodio bastante descafeinado, en mi opinión. Las escenas de Murphy (Richard Harmon), Luna (Nadia Hilker) y Raven en el laboratorio han sido mis preferidas del capítulo. Por un lado, vemos cómo Raven y Murphy no están todavía en buenos términos. Sinceramente, entiendo a la chica. ¿Quién se llevaría bien con la persona responsable de una discapacidad que sufrirás de por vida? Así pues, en un momento de frustración tras no encontrar solución al problema de aterrizaje del cohete cuando en un futuro tengan que volver del espacio, Raven descarga su ira contra Murphy. Aun así, ambos se muestran más flexibles a limar asperezas después de que este y Luna le ayuden a resolver el problema.

Luna, ese personaje del que me enamoré en la tercera temporada y que por fin estamos llegando a conocer más. Sus escenas con Murphy y Raven han sido maravillosas. La conversación con el joven me ha hecho conectar inmediatamente con ella y querer ver más de la dinámica que comparte con estos personajes. Luna aporta luz y calma en las caóticas vidas de estos chicos regalándonos escenas emotivas que nos ponen la piel de gallina. No obstante, tengo miedo por el futuro del personaje ya que es tan pura que resulta difícil creer que pueda a sobrevivir en esta serie. Ojalá Jason Rothenberg oiga nuestras plegarias y no se marque un Lexa 2.0.

Mientras que este trío me ha tenido enganchada a la pantalla, la trama de Clarke, Bellamy y Roan me ha parecido poco interesante y de relleno. No solo era evidente que desde el primer momento sabíamos que algo saldría mal y que no lograrían trasladar todo el combustible intacto, sino que el conflicto Trikru vs. Azgeda y las guerras entre clanes es una trama bastante trillada en la serie. Por no hablar de lo absurdo que resulta no ocultar a Roan y sus guardias con una lona en la parte trasera del camión, aún sabiendo que la mayoría de terrícolas odian a los icers. Me parece curioso cómo la inteligencia de los protagonistas aparece y desaparece en función de las necesidades de los guionistas. ¡Y prefiero no comentar la pésima edición de las escenas de acción en el rover!

Editar con Windows Movie Maker es fácil, sencillo y para toda la familia.
Pero para horror, el montaje de la escena en la que Octavia pretende asesinar a Ilian por haber destruido parte de Arkadia. ¿Era necesario el flashback de la muerte de Lincoln para que captáramos el paralelismo entre Octavia y Pike y cómo esto va a influir a partir de ahora en el desarrollo del personaje? Creo que no. Señores guionistas, no nos traten como a tontos. A pesar de este desacierto, no pude evitar emocionarme. Aunque el momento hubiese tenido mucha más fuerza con un simple primer plano de la chica rompiendo a llorar mientras recuerda la pérdida.

Tanto Octavia como Ilian parten hacia el bosque, cada uno por separado, por lo que no me queda otra que pensar que en el próximo capítulo veremos el reencuentro y cómo se continúa desarrollando la dinámica entre estos dos personajes, que parece estar bastante encaminada a una relación más íntima, tal y como comenté hace semanas.


No puedo terminar sin mencionar el momento Bellarke que muchas shippers hemos disfrutado. Después de la insistencia de los guionistas en mostrarnos cómo ambos tienen miedo de perder al otro, estoy segura de que al final de la temporada los separaran de nuevo, sin saber si volverán a reencontrarse. ¿Qué
creéis?

Al final del capítulo, nos encontramos con Raven de nuevo en peligro, convulsionando y desmayándose. Es la pupas de The 100, sin duda. ¿Qué pensáis que sucederá con el personaje? ¿Creeis que sobrevivirá esta temporada? ¿Y qué me decís de Abby? ¿Qué va a suceder después de haber perdido un bidón de combustible y no contar con la cantidad exacta que necesita el cohete?

Me muero de ganas por ver el siguiente capítulo. ¡Nos leemos la próxima semana!


COMENTARIOS