Crítica: "Stop over in hell" (2016), de Víctor Matellano (XIV Muestra Syfy)


Víctor Matellano acudió junto al reparto a la muestra a presentar la película. Al director se le notaba que le había puesto muchas ganas e ilusión en sacar esta cinta adelante. Por desgracia, muchas veces con ganas e ilusión no se consigue un buen proyecto, y “Stop over in hell” es un ejemplo de ello.

Como aficionado al género western, tenía curiosidad por ver uno español, pero la verdad es que el resultado deja mucho que desear. Matellano quería rodar cerca de su casa, en Colmenar viejo, pero el paisaje en el que se ambienta la película no me casa visualmente con un western. El verde de la localización creo que es inferior a lo que hubiera podido ser rodarla en Almería, por ejemplo, a lo que tampoco ayuda esa parada de diligencias más propia de un parque temático. Supongo que con el presupuesto que haya tenido la película tampoco había para muchos lujos, y que un proyecto así costará de levantar, pero la ambientación suele jugar un papel fundamental.


El planteamiento de la cinta recuerda a la excelente “Los odiosos ocho” de Tarantino. Ambas tienen una parada de diligencias como escenario central del argumento, y en ambas se reúnen varios personajes allí. Pero esta se encuentra en las antípodas de la otra, y ya no solo por temas presupuestarios. El guión pasa sin pena ni gloria, al igual que los personajes, y por eso lo que les ocurra nos da prácticamente igual. Solo el villano (muy pasado de vueltas, aunque es entendible que sea así) parece tener algo más de trabajo, pero el resto se quedan en meros esquemas. Y el desarrollo del argumento tampoco da para mucho, cayendo más de una vez en la repetición, algo que también afecta a algunos aspectos técnicos, como es el uso de la cámara lenta (se usa demasiado y además no queda bien visualmente en esta cinta)

Los actores hacen lo que buenamente pueden, los hay que no son malos y los hay más reguleros (aunque ninguno especialmente brillante), pero sus personajes no les dan prácticamente nada a lo que agarrarse (a algunos directamente se les desaprovecha, como el breve cameo de Ramón Langa)


“Stop over in hell” queda como una película a la que no le acompaña prácticamente nada y que tiene poco a lo que agarrarse a la hora de recomendarla. Personalmente, su ambientación no hace por introducirte en la narración, pero tampoco lo hacen un guión flojo o un montaje que abusa de la cámara lenta. Se agradece la intención, que habrá sido buena, de hace un western español, pero el resultado es fallido

Nota: 3/10

COMENTARIOS