Review The Vampire Diaries 8x09 - "The Simple Intimacy of the Near Touch"



Con el final más cerca cada vez, The Vampire Diaries, continua con el camino trazado en esta última temporada que es ir recordando el pasado con nostalgia.

Bonnie y Enzo vuelven de París, justo a tiempo para el famoso baile de Miss Mystic Falls( que como no está organizado por la meticulosa Caroline). Si teneis memoria, este fue la primera vez donde, durante la primera temporada, Damon y Elena bailaron juntos por primera vez.

Mientras tanto, la historia de la campana misteriosa parece que comienza a "dibujarse". La campana está en posesión de Seline, mientras que el famoso diapasón se encuentra en el edificio de la Armería y la bola de metal parece estar en posesión de Damon, piezas que componen esta campana. Las tres partes juntas crean el arma perfecta para destruir a Sybil y, quién sabe, tal vez incluso a Cade.

Caroline se encarga de nuevo del evento Miss Mystic Falls

La mayoría de los protagonistas se reunen en el baile. La excepción es Seline, que tiene un encontronazo con el nuevo ayudante de Alaric de la Armeria. Esta es la excusa perfecta para Matt para tratar de recuperar la campana.

El drama, sin embargo, se concentra en el baile, sobre todo cuando Damon se da cuenta de que su humanidad esta tomando la delantera. El protagonista encuentra consuelo en Caroline, que está decidida a ayudar a corregir sus errores.

Por supuesto, la situación no es agradable para Stefan ni Sybil. Este última utiliza sus trucos psíquicos para no perder su control sobre Damon, pero llega a resistirse. Stefan, a su vez, se divierten en reunir a las participantes del concurso y "jugar" con ellas convirtiéndolas en vampiros.

En medio de todo esto, la gran novedad viene de Bonnie cuando Enzo le ofreció un colgante con un recipiente que contiene su sangre. El propósito de Enzo no es otro que ofrecer a Bonnie la oportunidad de convertirse en un vampiro con el fin de pasar la eternidad juntos.

Enzo ofrece a Bonnie la oportunidad de la eternidad

Damon cansado de su esclavitud decide inmovilizar tanto a Stefan como a Sybil. Su hermano, sin embargo, se recupera y mata a una de las chicas, ante los ojos aterradores de Caroline. A esto se le llama una relación de amor-odio.

Caroline decide consolar a la joven que murió (que ahora está en transición) una escena de gran alivio para Caroline, dado que ella misma no recibió ninguna ayuda en su transición. Stefan aparece de nuevo y el drama comienza cuando él dice que no tiene ninguna intención de detener la matanza. Caroline se enfrentan a la triste realidad y tira su anillo de compromiso.

Bonnie finalmente le dice a Enzo que quiere seguir siendo humana, por ella y también porque desconocen que le pasaría a Elena si Bonnie se somete a esta transición. Sin embargo, ella le pregunta a Enzo si estaría dispuesto a tomar la cura por ella. De este modo, los dos podrían vivir felices para siempre como humanos.

Damon mantiene a Sybil retenida en el sótano de su casa y está a punto de torturarla, como venganza por todo el chantaje. Sin embargo la sirena tiene un as bajo la manga y libera a Damon de toda su influencia mental haciendo que recupere de golpe su humanidad, lo que provoca que Damon quede paralizado recordando todos los errores que ha cometido. Como dice Sybil: "La persona a quien debes temer no soy yo, eres tu mismo".



COMENTARIOS