Review Nashville 5x05- "Love hurts" y 5x06- "A little bit stronger"


Algo se tiene que estar haciendo bien últimamente en Nashville si un episodio centrado en Maddie, Scarlett y Gunnar no acaba siendo una tortura. Porque eso es lo que pasó en “Love hurts”, el primero de los episodios que ocupan esta review.


Por un lado, tenemos a Maddie y su nueva relación con Clay, el músico callejero, que de momento no tiene más que altibajos. Clay cree que no tiene muchas papeletas de tener un futuro con Maddie: es mayor que ella, negro… y tiene trastorno bipolar. A Maddie nada de eso parece importarle, pero a sí. Su relación por ahora se está limitando a un “ahora me acerco, ahora me alejo”, discusiones y noches de hospital. Que no es que sea especialmente interesante, pero que es menos horroroso de lo que imaginaba (Maddie ha hecho mucho para que estemos hartos de ella) Cuando Clay finalmente ha conocido a Rayna y Deacon, a Rayna lo que peor le ha parecido es la diferencia de edad más que sus problemas (como ella misma dice, se enamoró de un alcohólico) Seguro que en los próximos episodios seguiremos viendo más devaneos de esta pareja

El tema del acosador también ha estado presente estos episodios. En “Love Hurts” veíamos como Randall era descartado de la lista de sospechosos tras robar el objeto de Rayna porque es demasiado fan y quería mostrárselo a su madre, y porque la letra no coincidía. Eso sí, del despido no se ha librado. La verdad es que yo apostaba por Zach, pero el misterioso acosador se revela al final del episodio (al no ser que estén siendo rebuscados y que este sea solo un señuelo) presentándose en las oficinas de Highway y siendo echado por Buckey. Rayna y Deacon aumentan la seguridad en casa, pero no pueden evitar que, en el colegio, el acosador se acerque a Daphne (de la que también están empezando a introducirnos una trama amorosa) Veremos si este tema no les acaba causando algún disgusto.

En el tema empresarial, en “A Little bit stronger” vemos el retorno de Luke. Al parecer, Luke se ha cansado de su negocio y solo le interesa seguir cantando, por lo que estaría interesado en vender su discográfica, algo de lo que Zach se ha enterado enseguida y le ha propuesto a Rayna que la compren. Luke se fía más de ex prometida que del empresario de Silicon Valley (normal) y, tras hablar con ella, parece que acepta el trato. Con esto, Juliette volvería a Highway, y Will finalmente formaría parte del sello de Rayna, esta vez de verdad (ha llovido desde que se marchó a Edgehill con Jeff a principios de la segunda temporada) A Zach parece interesarle mucho Will, por cierto, y no únicamente por motivos profesionales.


Rayna ya ha hablado con Juliette acerca de su retorno a Highway, y la joven la ha sorprendido con el que quiere que sea su próximo proyecto: un álbum de Gospel. Juliette se ha aficionado a ir a la iglesia de Hallie, algo que parece estar sirviéndole de ayuda (aunque los medios digan que es porque busca el milagro de la curación) Llega hasta incluso medio discutir con Avery acerca del tema (innecesario a estas alturas, sabemos que Avery la apoya, como vemos cuando la acompaña a la iglesia) No sé hasta qué punto los guionistas que el factor religión sea importante en la vida de Juliette, supongo que lo iremos viendo, ya que su implicación con Hallie (a la que también hemos visto cantar como a ella le gusta) también está creciendo. Por su parte, y de esto me alegro, hay visos de una trama propia para Avery. Tras un concierto que da, se le acerca un representante. Tal y como le dice el manager, parece que todo el mundo se había olvidado de que Avery también tenía una carrera musical. Ojalá salga algo interesante de esto.

Por otro lado, The exes ha rodado el videoclip de “All of me” (las pintas de Gunnar eran oro puro) con el director que Zach les ha conseguido. Un director que resulta ser un tío bastante exigente, especialmente con Scarlett, a la que saca de sus casillas. Sus discusiones son constantes, ya que Scarlett no está cómoda con lo que le pide, por considerarlo algo ajeno a ella. Cuando ve el resultado del video, se sorprende: ha conseguido sacar una versión de ella que es la que le gustaría alcanzar, pero que en cierto modo se siente incapaz. ¿Traerá esto consecuencias?

Si algo se puede decir de lo que llevamos de esta temporada es que las cosas se están cocinando a un fuego muy lento y con toda la calma del mundo. La rapidez y el brío que tenían las últimas temporadas, que devoraban tramas a toda prisa, no lo estamos encontrando en esta. Esto es algo que puede echar para atrás a algunos, pero a mi particularmente me está pareciendo interesante la forma en la que les dan espacio a los personajes y se toman su tiempo para desarrollar las tramas. A lo tonto ya hemos consumido una cuarta parte de la temporada, a ver qué tal continúa.




COMENTARIOS