Review The 100 4x02 - "Heavy Lies The Crown"


Una semana más,
The 100 nos sorprende con un maravilloso capítulo que no solo da cabida a esos imposibles dilemas morales que tanto disfrutamos sino también al humor, a los flashbacks y a la acción. El desarrollo de los personajes y las tramas vuelven a tener su ritmo normal y nada resulta apresurado ni forzado como sucedió en la anterior entrega. Como ya mencioné la semana pasada, la cuarta temporada parece estar compensando estos errores y yo no podría estar más agradecida. (A partir de aquí, ¡spoilers!)


Durante los primeros minutos de “
Heavy Lies The Crown” conocemos a un nuevo personaje: Ilian (Chai Romruen). Según nos revela el flashback, se trata de un joven grounder que asesinó a su familia durante el control mental de Alie (Erica Cerra) y cuyo objetivo actual es vengar dichas muertes actuando en contra de la sky people, es por eso que se alía con el embajador de Trishanakru, quien decide retar a Roan (Zach McGowan) en combate para acabar con él y después deshacerse de la skaikru. Considero que la introducción de Ilian está muy bien planteada pues su trágica historia nos ayuda a empatizar con él desde el primer momento, a diferencia de lo que sucedió con Pike (Michael Beach) en la tercera temporada.

Los esfuerzos del embajador por lograr su objetivo duran poco pues Octavia (Marie Avgeropoulos), -¿o debería decir Darthtavia?- quien se ha pasado al lado oscuro de la fuerza y ahora ejerce como guardaespaldas de Kane (Ian Henry Cusick), logra asesinarlo antes de que tenga lugar el combate. La pequeña de los Blake ha cruzado una línea moral y estoy intrigada por ver cómo se enfrenta a terribles decisiones esta temporada. Su trama encaja perfectamente con la necesidad que tiene la serie de explorar el espectro moral y el dolor psicológico.

Por cierto, ¿soy la única que cree que los guionistas han establecido la base para una futuro vínculo entre Ilian y Octavia? Es demasiado pronto para asegurarlo pero nos han dejado pistas muy significativas: ambos han perdido a alguien importante recientemente y el dolor y la venganza es lo que les mueve. Pero no solo eso, ¿qué me decís de la intencionada referencia a las mariposas? Octavia las persiguió fascinada en un capítulo de la primera temporada y ahora volvemos a verlas al inicio de este episodio, esta vez nos guiándonos hasta Ilian. ¿Casualidad? No lo creo. Además, los personajes tienen química. Todo está por ver, pero es posible que estos dos vayan a forjar algún tipo de vínculo en un futuro. Solo espero que exploten el potencial de este nuevo personaje y no resulte un fail como fue el caso de Ontari (Rhiannon Fish).


Por otro lado,
Roan es consciente de la dificultad que le supone proteger a la sky people y guardar el secreto sobre la radiación. Asimismo, las cosas parecen ir a peor cuando Echo (Tasya Teles), quien no confía en los skiers, insiste en dirigirse pronto a Arkadia con la intención de demostrar que estos mienten. La icer está tomando cada vez más protagonismo esta temporada y, como ya comenté la semana anterior, me encanta el potencial que tiene como antagonista. ¡Necesito ver más de ella!

Mientras tanto, el team Arkadia discute las diferentes opciones entorno al problema de la radiación. ¿Es mejor hacerlo público o seguir ocultándolo? Clarke (Eliza Taylor) prefiere guardar el secreto hasta encontrar una solución y Bellamy (Bob Morley) apoya su postura pues es consciente de que la información podría poner en riesgo la coalición. Sin embargo, Raven (Lindsey Morgan) toma una actitud más moralista e insiste en contar la verdad, tal y como hubiese hecho el padre de Clarke. Por su parte, Monty (Christopher Larkin) propone una solución: sellar la estación Alpha y convertirla en un refugio para los 500 skiers dado que esta sobrevivió a altos niveles de radiación en el espacio. Para asegurar la supervivencia necesitarán un hidrogenerador que se encuentra en la Farm Station, situada en terreno de la Ice Nation. Así pues, algunos de los delincuentes se dirigen a dicha estación liderados por Bellamy.

Como ya sabemos, las cosas no les suelen salir bien a nuestros protagonistas. Una vez allí, no solo se encuentran con la amenaza de los icers sino que estos han tomado el control de la estación y tienen esclavos trabajando para ellos, incluidos skiers. Bellamy se enfrenta entonces a un dilema moral importante. Mientras Monty y Miller (Jarod Joseph) prefieren llevar la máquina a Arkadia para asegurar la supervivencia de la sky people, Harper (Chelsey Reist) y Bryan (Jonathan Whitesell) votan por salvar la vida de los 25 esclavos (entre ellos se encuentra Riley (Ben Sullivan), un personaje que parece que tendrá un rol más significativo en la historia) utilizando la máquina como bomba. Finalmente, Bellamy actúa con el corazón y opta por salvar a los esclavos. La noticia no es bien recibida por Clarke y Raven. A pesar de que la primera acaba entendiendo la posición de Bellamy pues ambos se han encontrado en situaciones similares en distintas ocasiones, la joven mecánica no se muestra tan empática con la postura de “We save who we can save today”. Así pues, insiste una vez más en revelar el secreto a los skiers, y así lo hace Clarke, solo que maquillando un poco el discurso para inspirar esperanza entre la gente.

Es imposible no percibir la influencia de Jaha (Isaiah Washington) en el discurso de la protagonista. Es cuanto menos interesante ver cómo el ex canciller, quien ahora busca redención, se va convirtiendo poco a poco en el mentor de Clarke. Ahora sabemos que hay demasiada gente y que es imposible salvar a todos, por lo que muy posiblemente nuestros protagonistas tendrán que seleccionar y descartar gente de esa infinita lista, enfrentándose de nuevo a difíciles situaciones morales. La pregunta es, ¿tendrá Jaha influencia en las futuras decisiones de Clarke? Y, ¿hasta qué punto esta influencia es “buena”?

No me gustaría acabar sin destacar dos puntos importantes. El primero es el liderazgo tridireccional de nuestros protagonistas en este episodio. Clarke ya no es la única que toma decisiones que tienen consecuencias a gran escala. Bellamy se encuentra en una encrucijada importante que refuerza su compasión como líder. Hasta ahora, nada nuevo. Sin embargo, se ha añadido una tercera figura líder y esa es Raven, quien ha cuestionado las decisiones de Clarke y Bellamy durante todo el capítulo. Nos encontramos ahora con más de dos perspectivas diferentes en cuanto a la toma de decisiones. Mientras Clarke representa la esperanza y pretende salvar a todo el mundo, grounders y sky people, Raven actúa como la voz de la razón y se esfuerza por salvar al máximo número de personas posibles, siendo consciente de que no es viable salvar a todos. Por su parte, Bellamy prefiere no arriesgar más vidas y salvar a los que se pueda en el día a día.

El segundo punto que me gustaría señalar es el protagonismo que está teniendo Monty esta temporada. Su rol ha dejado de ser el del “mejor amigo de Jasper” de las primeras entregas de la serie. Ahora no solo forma parte del grupo líder junto a los tres protagonistas mencionados en el párrafo anterior sino que continúa enfrentándose a los mismos dilemas morales que ya vimos en la tercera temporada, cuando se vio en la encrucijada de matar a su propia madre “chipeada” para salvar a Octavia. Esta vez tenía la oportunidad de asesinar al grounder que le arrebató la vida a su padre, sin embargo decide ofrecer esa posibilidad a los esclavos, quienes la ansiaban más que él. La justicia está servida igual de igual forma.

En definitiva, “Heavy Lies The Crown” es uno de esos capítulos lleno de problemas éticos que echaba de menos ver en esta serie. Es posible que no coincidamos con ciertas decisiones que toman los protagonistas pero, en mi opinión, la mejor forma de disfrutar de The 100 es meterse en la piel de los personajes y entender sus motivaciones antes de juzgar. Al fin y al cabo, “there are no good guys”.


COMENTARIOS