Crítica a "Psiconautas, los niños olvidados" oscura crítica social


“Psiconautas, los niños olvidados” es el film que se hizo con el Premio Goya a mejor película de animación este año. Dirigida por Alberto Vázquez y Pedro Rivero, esta basada en la novela gráfica original del mismo título, escrita por el propio Alberto Vázquez. Se estrena en cines el 24 de febrero de 2017.

Se trata de un proyecto de animación para adultos con toques de fantasía, donde animales antropomórficos protagonizan esta oscura historia que combina humor ácido y una fuerte crítica social. Este universo ya fue explorado por el mismo equipo a través del cortometraje “Birdboy” (2010) (que consiguió el Goya al mejor cortometraje de animación ese año, Ver corto aquí) que sirvió para dar a conocer al personaje principal, además del tono y estética. El cortometraje nos cuenta como se modifican las vidas de los habitantes de una isla tras sufrir un accidente industrial.

“Psiconautas, los niños olvidados” prosigue esta historia pincelando a unos personajes, perfectamente construidos, cuya única esperanza será escapar hacia una vida mejor. La animación postapocalíptica consigue presentarnos a la isla como si de un personaje más se tratase. El antagonista principal que asfixia a los protagonistas.


La crítica social nos abofetea al mostrarnos la vida cotidiana de los animales que viven en este universo. Encontramos odio hacia el diferente, en este caso odio fomentado por las autoridades hacia los individuos que deciden escapar de la isla; las malas influencias que los adultos enseñan a los niños; el peso de la religión y de la toxicidad que desprenden las relaciones familiares. 
Ante este panorama, representado mediante animación convencional, y la depresiva ausencia de colores vivos en la paleta cromática del film, los protagonistas cuentan con dos vías de escape: Algunos optan por correr grandes peligros con el fin de conseguir un bote con el que cruzar el mar que rodea la isla; otros en cambio, se deciden por una huida psicológica a través de las drogas.
Los personajes de “Psiconautas, los niños olvidados” destacan por su magnífica composición. 

Birdboy, el chico adolescente que se aísla del su entorno porque no se ve capaz de afrontar su día a día debido a su turbulento pasado. Birdboy es víctima del repudio de la sociedad por unas acciones que llevó a cabo su padre por extrema necesidad y se refugia en la droga para lograr hacer callar a los demonios que le dominan. 

Zacarías, es el personaje que posee un medio para escapar del infierno pero es presa de un círculo vicioso relacionado con las drogas y su madre enferma. Una trama que se desarrolla al más puro estilo de las películas icónicas de “Studio Ghibli” (productora de animación japonesa)


Por otro lado tenemos a los niños olvidados, personajes que se encuentran a las afueras de la isla. También sufren el repudio de la sociedad por haber soñado con escapar de la misma. Se encuentran atrapados en el limbo, rebuscando en la basura para conseguir dinero con el que sobrevivir y pagar sus deudas.

En definitiva, una potente crítica social que nace de la relación “ser humano-naturaleza” en una atmósfera oscura y magnética. Una obra que derrocha originalidad y reflexión.


COMENTARIOS