Crítica: 'El nacimiento de una nación' (2016), de Nate Parker



La semana que viene se estrena en nuestro país 'El nacimiento de una nación', un filme de Nate Parker, el cual ha causado bastante polémica en más de medio mundo. El proyecto está ambientado en la Virginia de 1831, justamente treinta años antes del estallido de la Guerra de Secesión. Basado en hechos reales, éste narra la historia de Nat Turner (Nate Parker), un instruido esclavo y predicador cuyo propietario Samuel Turner (Armie Hammer), que atraviesa por dificultades económicas, acepta una oferta para utilizar a Nat para someter a esclavos rebeldes. A medida de que va siendo testigo de innumerables atrocidades, Nat liderará en una rebelión contra la esclavitud con la esperanza de llevar a su pueblo a la libertad.





'El nacimiento de una nación' podría haber llegado a ser muy grande de no haber sido por los demonios del pasado de Nate Parker, los cuales vieron la luz hace apenas un par de meses. Con violaciones, agresiones y muertes a sus espaldas, Parker se estrena y debuta como director y guionista en Hollywood de la forma más violenta y turbia inimaginable. De hecho, este ambicioso y contradictorio filme, basado en sucesos reales, parece haberse convertido ya en un reflejo exacto de su propia vida. 

'El nacimiento de una nación' es una obra inteligente y admirable, sin embargo, es una historia que ya ha sido escrita y, por tanto, vista con anterioridad. Desafortunadamente, es necesario seguir haciendo proyectos de este calibre, ya que se debe insistir en el hecho de que a veces hay que hacer sacrificios para poder cambiar la historia (aunque eso implique que dichos sacrificios acaben en esclavitud y/o en una verdadera barbarie). Desde un punto de vista técnico, 'El nacimiento de una nación' es un filme visualmente bello, pero, desde el narrativo, éste tiende a imitar a otros proyectos de calidad como lo es la gran y tan infravalorada '12 Años de Esclavitud' de Steve McQueen.




A medida de que éste avanza, el espectador se da cuenta de que está ante un proyecto bastante irregular, el cual carece de la fuerza y brillantez que sí posee '12 Años de Esclavitud'. De hecho, tanta es la falta de confianza del propio Parker que, durante la primera hora de la película, podríamos estar tratando con un calco exacto de su competencia de no ser por ese final tan brutal, pero, a su vez, un tanto surrealista. Parker se esfuerza porque su película parezca todo un acontecimiento bélico en vez de ceñirse a cada una de las precisiones históricas que acaba fracasando y no alcanzando toda esa fama que el tanto esperaba. De hecho, ésta se ha vuelto bastante contra él, ya que su película no figura en ninguna de las categorías de premios y ha acabado siendo eliminada de muchos festivales. Al final, la avaricia rompe el saco. 

Con 'El nacimiento de una nación', uno puede amarla debido a su gran historia u odiarla por todas las polémicas que atañen a dicha historia, pero lo que sí está claro es que podría haber dado mucho más de sí y, sin embargo, ha terminado cabando y hundiéndose en su propia tumba.

NOTA: 7.5/10


COMENTARIOS