Crítica: 'Billy Lynn' (2017), de Ang Lee



Hace ya un par de semanas que la gran 'Billy Lynn' de Ang Lee ('La Vida de Pi') lleva en la cartelera de nuestro país, pero mi actual residencia ya no es Madrid sino Londres y el filme, el cual tenía muchísimas ganas de ver tras haberme leído la obra de Ben Fountain, no se estrenó hasta ayer en la capital inglesa. A decir verdad, debo admitir que estoy bastante impresionada con el proyecto a pesar de todas las críticas malas que éste ha estado recibiendo por parte de la prensa en los últimos días. Cuando acabé el libro de Fountain, éste me dejó con una sensación intermedia. Por un lado, me gustó muchísimo y, por otro, sentía que algo no terminaba de encajar, dejándome con un sabor un tanto agridulce en el cuerpo. Lo mismo me ha ocurrido con el filme de Lee, ya que éste es un calco exacto de la obra del mismo título. 





'Billy Lynn' es un filme hermoso, absorbente y demasiado emotivo como para entender su complejidad con tan solo el primer visionado del mismo. Al contrario de lo que muchos puedan pensar, éste no narra la historia de las hazañas bélicas de un soldado en Iraq. Quiero hacer entender al público y a los propios lectores que 'Billy Lynn' NO es una película bélica, sino un filme que retrata en profundidad la crueldad y realidades de la guerra, así como se centra con gran detalle en desgranar cada uno de las situaciones y sentimientos por los que atraviesa un soldado que está bajo los efectos del PTSD (estrés post-traumático), que no son pocos. Véase otros proyectos como 'Hermanos de Sangre', 'The Pacific' o 'Generación Kill', siendo ésta última la más próxima a explicar con detalle los acontecimientos vividos en 'Billy Lynn'

El nuevo y arriesgado proyecto de Lee se ha rodado en 120fps, 3D y 4K, superando así a la gran tecnología que utilizó Peter Jackson en 'El Hobbit'. Ang Lee sorprendió a más de medio mundo con su forma de contar historias en 'Brokeback Mountain', así como con su forma de utilizar las nuevas tecnologías en 'La Vida de Pi'. Sus proyectos, narrativamente arrasadores y visualmente espectaculares, van más allá de los límites de la propia tecnología y las nuevas redes sociales. Como cinéfila que tiene el mismo deseo de contar historias que se escapan de su propia imaginación, entiendo perfectamente a Lee y a su querer ir "más allá…". El problema reside cuando las propias tecnologías ya no dan más de sí y no se puede alcanzar el efecto deseado, pues, en la actualidad, todavía sigue siendo un poco imposible llegar a superar ciertos límites. Aun así, es de admirar que gente como Lee den el paso y se acerquen cada vez más hacia el futuro, aunque eso requiera un gran sacrificio. 





Con una interpretación soberbia por parte del recién llegado británico, Joe Alwyn, así como también del resto de los miembros del reparto, Ang Lee ofrece la historia personal de Billy Lynn al espectador mediante el uso de planos subjetivos, cerrados y medios que hacen que el público se ponga en la piel del propio protagonista. Sin duda alguna, una especie de "efecto" que todos los directores que trabajan con cine bélico intentan conseguir. De hecho, Steven Spielberg es el único que puede atribuirse el mérito o decir realmente que ha sido él quien ha llegado a rozar la cúspide (si no a cumplir con el efecto deseado). Ponerse en la piel de los soldados para mostrar sus emociones cuando uno no ha estado en combate es algo muy difícil por no decir imposible. Reflejar el espíritu patriótico y de camaradería entre aquellos que sirven a su país es algo que solo uno puede descubrir si lo ha experimentado y vivido por sí mismo. Por tanto, lo exhibido por Ang Lee en 'Billy Lynn' es digno de admirar, pues éste realmente llega a conmover al espectador, aunque lo haga a medias y no de manera completa tal y como el propio Lee desea.  

La razón por la que 'Billy Lynn' no ha sido acogida con más furor por parte de los espectadores es porque ésta se ha acabado convirtiendo en un fallido experimento tecnológico. Sólo unos pocos cines en todo el mundo han conseguido exhibir la película en su formato original y ninguno de ellos está en UK o en España. Por tanto, el proyecto ha acabado llegando a nuestro país en el triste formato 2D. La claridad del 4K y la rapidez de los 120fps se ven en la copia 2D haciendo que a la película le falte oxígeno y que las situaciones transcurran el doble de rápido de lo normal. De ahí que el espectador no la disfrute en condiciones y se encuentre tan perdido y confuso como su protagonista en la mayoría de las ocasiones. A decir verdad, es una verdadera pena tener que ver una película de la talla de 'Billy Lynn' de esta forma, pues, lo que prometía ser un gran proyecto innovador e interesante, se ha acabado convirtiendo en un drama distante y artificial que no destacará por estar entre lo mejor de la filmografía de Lee ni tampoco por ser una de las mejores películas "bélicas" de los últimos años. Las innovaciones técnicas de la película son palpables, así como el intento de ofrecer algo superior, pero 'Billy Lynn' está muy lejos de ser la película natural, vibrante, arrasadora y "suave" que Ang Lee y todo su público esperábamos. Más que nada porque es una historia bastante simplona, ordinaria y sin aires de grandeza donde la innovación se le viene grande. ¿Qué le vamos a hacer? Siempre nos quedará el gran Nolan y su futura 'Dunkirk' en Julio de este año.

NOTA: 7,5–8/10


COMENTARIOS