Crítica: '50 Sombras más Oscuras' (2017), de James Foley



¡El señor Grey ha vuelto!

¿Pero ha sido para mejor o para peor? 

Ayer se estrenó en casi todo el mundo la tan esperada secuela de '50 sombras de Grey', '50 Sombras más Oscuras', en la que Christian Grey (Jamie Dornan) continúa con las ansias de seguir explorando sus demonios y límites más insospechados junto a su sumisa, Anastasia Steel (Dakota Johnson). Aunque hay que esperar otro año más para ver la última parte de esta trilogía en la gran pantalla, la cual no se ha dividido en dos partes y será únicamente una sola película (¡gracias a Dios!), los fans de más de medio mundo ya pueden disfrutar de nuevo de sus protagonistas, los cuales nacieron en su día a raíz de un fanfic escrito por E.L. James basado en los personajes de Edward y Bella de 'Crepúsculo' escrita por Stephenie Meyer.





Vamos a ver… ¿Por dónde empiezo? Admito ser la primera en ponerse a la cola para comprar y leer los libros de '50 Sombras de Grey', así como los de 'Crepúsculo' y los de muchas otras sagas para adolescentes que han caído de pie, se han hecho famosas y por, alguna extraña razón poco aparente, acaban siendo muy criticadas por el público actual, pero oye… Todo el mundo las lee o ve las películas (hipocresía donde la haya). Aun así, para quedar bien delante del grupito de turno decimos que "son basura" y así somos más machotes. Eso sí, después vamos a casa, nos saltamos la cena y sacamos el libro de debajo de la almohada para seguir leyendo un capítulo más únicamente por el mero morbo que esto nos produce. Aun así, todo sigue siendo una mierda… . 

En fin, tampoco voy a negar que, cuando se trata de '50 Sombras de Grey', yo sí disfruté los libros. La principal razón es porque yo soy la primera que reconoce que no son en absoluto una obra maestra de la literatura, pero funcionan muy bien como un placer culpable o "guilty pleasure" como se diría en inglés. Esto también se puede decir del primer filme. No obstante, no puedo afirmar lo mismo con respecto al segundo. El problema de '50 Sombras de Grey' es que creían que iba a tener el mismo éxito que 'Crepúsculo' y la gente acabó muy quemada de dicha saga. Ya sea por sus protagonistas o por la madurez y el sentido común que ha brotado en los últimos años por parte del público actual, '50 Sombras de Grey' es estrenada y vista forzosamente sin aportar realmente nada aparente al espectador y sin plasmar la verdadera esencia de los libros por muy "malos" que sean. 





Ayer salí de la sala de cine oyendo a gente decir: "¡Pensé que iba a ser muchísimo peor!" Como he dicho antes, la primera es un filme mediocre, pero decente y hasta "divertido", que funciona como una gran pecado culpable para muchas de sus fans (sí preferiblemente más mujeres que hombres, pero eso es algo obvio), pero su secuela es tan insípida y aburrida como la "relación de vainilla" que mantienen ambos de sus protagonistas. ¿Porno para mamis? ¿Estáis seguro de que esto es porno? ¿Por qué deberíamos escandalizarnos de un proyecto que no muestra nada de lo que realmente es, debería ser o quiere ofrecer? A lo mejor yo he visto la película equivocada. '50 Sombras más Oscuras' está llena de momentos erróneos y de diálogos estúpidos que carecen de sentido. De hecho, la mayoría de las escenas están metidas a calzador para satisfacer a las fans, pero no porque haya una estructura adecuada o se haya sabido plasmar de forma adecuada la esencia de los libros, a pesar de ser un despropósito como se ha dicho previamente.

Con una banda sonora que contiene un repertorio de canciones más movido que las cuatro escenas-literales-de sexo que hay en el proyecto para mantenerlo a flote, '50 Sombras más Oscuras' cuenta con problemas de continuidad bastante gordos debido a su falta argumentos, los cuales se vuelven reutilizables, repetitivos y soporíferos. Las supuestas escenas de acción y suspense propias de las novelas terminan antes de tan siquiera comenzar a exhibirse y la audiencia se muestra confusa ante las muchas cosas que se dan por hechas y se muestran para aquellos que solo se han leído las novelas. A su vez, Dakota Johnson y Jamie Dornan aportan cero romance y erotismo al asunto debido a su falta de química y de originalidad en los movimientos (por no decir otra cosa peor). Con unas interpretaciones forzadas y más planas que el pecho de la propia protagonista y unos cambios de tono desequilibrados, '50 Sombras más Oscuras' se ha acabado convirtiendo en un proyecto, sin duda alguna, menos oscuro de lo que clama su título. ¿Realmente será así de insípida '50 Sombras Liberadas'? Porque la bestia no tiene pinta ni da señales de que quiera realmente ser liberada. De ahí que me niegue a dar una nota en concreto para este proyecto. Ésta queda al gusto del consumidor y a la imaginación de cada uno tal y como lo son las fantasías con el propio Grey.



COMENTARIOS