‘Westworld’: la utopía de un mundo sin repercusiones

Con una trepidante primera temporada recién finalizada y la alegría de unas primeras nominaciones a los Globos de Oro al mejor drama y por el maravilloso papel de Evan Rachel Wood como Dolores, ‘Westworld’ sigue dando que hablar. Lo medios especializados se hacen eco de las maravillas del guion, del éxito de la ficción creada por Jonathan Nolan y Lisa Joy adaptando la mítica película ‘Almas de metal’ de Michael Crichton

Por supuesto, el tema principal de la serie de HBO es la rebelión de los robots, pero llama muchísimo la atención el supuesto humano: En un mundo sin repercusiones, ¿hasta dónde eres capaz de llegar para descubrirte a ti mismo? El papel que plantea la serie es muy parecido al que adoptas cuando estamos jugando a un videojuego. Tú tomas las decisiones y vas creando el perfil del personaje. Pero en 'Westworld' no eres un personaje, eres tú quien aprieta el gatillo. ¿Acaso olvidamos quienes somos a pesar del realismo? La sangre, el dolor, 'Westworld' está lleno de todo esto. ¿Somos capaces de olvidar todos nuestros principios cuando nuestra mente se involucra en otro ecosistema?

Como hemos mencionado, el plato fuerte sigue siendo la rebelión de las inteligencias artificiales. ¿Cuándo un robot se convierte en un ser capaz de razonar y sentir? Dolores y Maeve, personajes clave para hacernos reflexionar sobre este punto, muestran la sensibilidad, el grado de consciencia alcanzable y las ansias de libertad, propias también de los seres humanos. Al tratarse de creaciones, los humanos se sienten con la capacidad de maltratar y actuar sin complejos. Pero, cuando ese otro ser es capaz de sentir, ¿cómo debemos actuar con ellos?

Más allá de lo que podamos hablar sobre su trama, preguntas sin contestar y complejidades de la historia, Nolan y Joy han sabido dotar al plato de una serie de recetas que la han convertido en un éxito. Solo tenemos que afinar el oído para darnos cuenta de que, ciertas canciones que se reproducen en el ensoñado parque, son adaptaciones de canciones conocidas por el público. Recordamos perfectamente el final del primer capítulo adaptando ‘Paint in Black’ de los Rolling Stone. 

Envueltos en una etapa donde lo dramas distópicos son la modernidad de las ficciones creadas, la tendencia a formular un protagonista antagonista sigue en auge. Pero, ¿acaso hay buenos y malos? Los personajes, dotados de realismo, tienen su razón para actuar tal y como lo hacen. Los dos personajes más intrigantes, Ford y El Hombre de Negro, son claves en este punto. Sabemos que sus acciones son egoístas y atroces, pero no podemos evitar sentirnos atraídos por estos duales personajes. 

Ha sido una magnífica primera temporada para los amantes de la ciencia ficción y el suspense. Cada capítulo ha sido un trepidante viaje hacia nuevas intrigas y, a pesar de la larga duración de los capítulos, muchas veces necesitábamos más tiempo para completar el puzzle. Gracias a las interpretaciones de Evan Rachel Wood, Ed Harris y Anthony Hopkins, nos hemos sentido completamente agradecidos por el desarrollo de sus personajes, sobre todo por el Hombre de Negro, una de las grandes preguntas de la temporada. Cada aparición era un intento por descubrir su papel y de quién se trataba en realidad. 

Los cientos de fanáticos que ya tiene este fenómeno de la televisión esperan con ansias la próxima temporada, después de su impactante final lleno de emociones. Aún quedas muchas cosas por descubrir en Westworld, ahora comienza la verdadera rebelión en un mundo sin restricciones. Ahora llega la verdadera violencia de la libertad.



COMENTARIOS