Por qué La La Land es una película indispensable para los soñadores


“Esta es una película para soñadores” recitaba Emma Stone en su discurso de aceptación en los Globos de Oro. Y tiene mucha razón.

La La Land se ha estrenado en gran parte del mundo y tanto el público como la crítica han decidido brindarle un respaldo prácticamente unánime. Mientras que la película de  Damien Chazelle gana premios (incluyendo un récord histórico de 7 estatuilla en los Globos de Oro) también se convierte en un éxito de taquilla allá donde se estrene. Mucho se habla de La La Land como una comedia romántica, como un musical original, como un homenaje al cine clásico y sí, es todo eso pero dejamos en un segundo plano algo que debería ser más relevante: La La Land es una carta de amor a los soñadores, a todos aquellos que tienen el poder de imaginar.

La La Land habla el idioma universal de los sueños como ninguna otra película lo había hecho antes. Allí está su principal base. Invita a soñar pero nos muestra los riesgos, aplaude el esfuerzo de quien lucha por lo que quiere pero no señala al que renuncia a ellos; es un brindis en honor a esa persona que cree en ti incluso cuando tu has dejado de hacerlo.

Como dijo alguna vez Walt Disney “si puedes soñarlo, puedes hacerlo” hay mucho de esa frase en La La Land, una película indispensable para esas personas que le han dado cabida en su vida a los sueños.

UNA ODA A LOS VALIENTES QUE NO SE RINDEN

La La Land está dirigida a esa persona que ahora mismo está haciendo algo para cumplir las metas que se ha planteado. Esa persona que abre una ventana si le han cerrado una puerta. Esa persona que tiene la capacidad de levantarse y seguir aunque el camino esté abarrotado de obstáculos. La La Land es una inyección directa de dinamismo, de fuerza porque el optimismo y la inocencia que identifica a la película es palpable y a la vez es contagioso. A la misma vez nos muestra que el camino no es fácil, no es lento pero que el recorrido vale la pena.

Así mismo La La Land es un guiño de todo está bien a quien ya ha cumplido sus propósitos. Es un cómplice para quien disfruta de su éxito después de haber luchado tanto para conseguirlos. Porque solo hay una cosa mejor que tener el poder de soñar y es el poder de hacer esos sueños realidades.

UN RECORDATORIO PARA LOS TONTOS SOÑADORES

Alguna vez fui parte de un salón de clases lleno de jóvenes que a su vez eran futuros futbolistas de renombre, diseñadoras de moda reconocidas, periodistas respetables, hasta ganadores del Grammy y una ganadora del Oscar. No tenían miedo a soñar pero tuvieron miedo de ir tras esos sueños. La La Land tiene la capacidad de escudriñar en nosotros y revivir ese sueño que se ha apagado.

Ojalá todos los jóvenes de ese salón de clases del que yo también fui parte vean La La Land y como ellos, como nosotros, todos aquellos que han perdido la fe en lo que desean. No hay nada de malo en soñar pero soñar y dejar de luchar es lamentable. La La Land cree en ti, en tus sueños por más grandes o minúsculos que sean y no sólo eso, también lo celebra y nos recuerda que cuando se quiere algo de verdad nunca es tarde para conseguido. Un brindis por los tontos soñadores.

LA LA LAND ES UN HOMENAJE PARA TI Y PARA QUIEN SE SIENTA A TU LADO

Sí, La La Land enaltece a los soñadores pero también vitorea a esa persona que se sienta día a día a tu lado. Esa persona que cree en ti cuando tu has dejado de hacerlo. Esa persona que te inspira a seguir. Esa persona que te alienta a no renunciar. Esa persona que te recuerda cuan valioso eres y lo dice porque cree tanto en ti que es capaz de dejarte ir si ese es el precio que debe pagar con tal de verte feliz.

La La Land es una película que retrata la bondad que aún reina en el mundo: soñadores, apasionados, amantes. En una época donde reina la oscuridad es imposible no aferrarnos a una cinta que honra lo bonito de este mundo. Jamás la frase “quiero vivir en esta película” había tenido tanto sentido.

COMENTARIOS