Crítica: 'Toni Erdmann' 2017, de Maren Ade


El viernes se estrena en nuestro país la película Alemana ‘Toni Erdmann’. La película nos cuenta la historia de Inès, una exitosa mujer de negocios que trabaja en Bucarest. 

Entregada en cuerpo y alma a su trabajo Inès ni si quiera tiene tiempo de plantearse si realmente le hace feliz lo que hace, hasta que su padre, que se queja de no pasar el suficiente tiempo con ella, le hace la pregunta que Inès evitaba hacerse a sí misma.
¿Realmente es feliz? ¿Realmente le llena lo que hace?

Su padre intenta aportarle la felicidad que le falta a través del humor de un personaje creado por él mismo, Toni Erdmann y aunque al principio para Inès la presencia de su padre no es más que un incordio quizá sea mucho más valiosa de lo que ella cree.
La directora Maren Ade sólo cuenta con tres películas en su filmografía pero ya es conocida en todo el mundo, su película ‘Toni Erdmann’ es la favorita para ganar el Oscar este año.
La película, que se anuncia como una comedia ha sido criticada por su extensa duración, pero quizá necesitamos tiempo para conocer a estos personajes y entender porque actúan de ese modo. No nos encontramos ante una comedia al uso, de hecho en muchos momentos se siente como un drama amenizado por la presencia del padre y de el personaje que crea, que intenta salvar a su hija de una vida que a sus ojos no conseguirá que sea feliz.


El padre de Inès siempre se queja de que su hija ya no pasa tiempo con él, tras la muerte de su perro se da cuenta de la soledad que le rodea y decide hacerle una visita a su hija, Inès le pedirá a su padre que se vaya, no tiene tiempo para estar con él.
Su padre, lejos de darse por vencido intenta por todos los medios hacer que su hija vea la vida de otra forma.

Una película muy grande, con un personaje muy grande al que ya no olvidaremos.

Nota: 8/10

COMENTARIOS