Crítica: 'Passengers' (2016), de Morten Tyldum



Algunos piensan que las películas de ciencia ficción estás sobrevaloradas mientras que otros creen todo lo contrario. No obstante, por unas cosas o por otras, éstas siempre logran llegar a la recta final y estar entre las candidatas para llevarse alguna estatuilla a casa. ¿Puede ser esta la ocasión de 'Passengers'? El filme de Morten Tyldum narra la historia de una nave espacial que viaja a un planeta lejano transportando miles de personas. De repente, dicha nave tiene una avería y uno de los pasajeros, Jim (Chris Pratt), despierta de un sueño profundo en el que estaba sumido. En su aventura también le acompaña Aurora (Jennifer Lawrence), una escritora que lo deja todo atrás para cumplir sus sueños. Al final, ambos tienen que descubrir cual ha sido la razón por la que han despertado 90 años antes de llegar a su destino.

Tras leer bastantes críticas negativas sobre el nuevo proyecto de Tyldum, tenía serias dudas en si ir a verlo o no, pues, desde el principio, le habían puesto como carne de Oscar únicamente por la introducción de dos de los actores protagonistas más famosos del momento en Hollywood. Sin embargo, también ha habido bastantes reviews positivas que marcan a 'Passengers' como uno de los mejores filmes del año. Así que no he podido resistirme a dedicarle un visionado. Y, aunque parezca mentira, es algo de lo que no me arrepiento. 'Passengers' ha acabado siendo una verdadera y grata sorpresa para mis ojos como espectadora. El filme es un proyecto compuesto por intensos momentos dramáticos, los cuales llegan a hacer que uno se levante de la butaca del cine mientras ve a ambos protagonistas ofrecer todo tipo de sentimientos en pantalla. 


                               


Si bien uno espera algo más de acción así como otro tipo de trama desde el principio, el guión original muestra la historia de amor entre dos personas que están atrapadas en el mismo barco y no saben cómo salir de él, así pues no les queda otro remedio que convivir de la mejor forma posible. Y ya sabéis lo que se dice; la cercanía y el roce hacen el cariño. 'Passengers' es, a decir verdad, un proyecto potente y, sobre todo, muy humano que llega al alma del espectador. La relación de amor-odio entre sus protagonistas–tanto dentro como fuera de la pantalla–así como la combinación de efectos especiales y digitales con la banda sonora de Thomas Newman hace que uno llegue al climax en el tercer acto, el cual es algo escueto, pero bastante eficaz.

Es verdad que Tyldum no arriesga demasiado, pero tampoco le hace falta pues, en realidad, la trama que ofrece es la que es y no busca lo que el espectador realmente quiere; ver una historia completamente diferente. Una película llena de acción a lo 'Star Wars' donde un montón de personas mueren por ser atacadas en el (ciber)espacio. 'Passengers' no se reduce a la simplicidad. De hecho, explora los rincones más inóspitos del planeta haciendo del proyecto un gran seguro de vida para un análisis fílmico casi impecable. Sin duda alguna, un filme muy especial que mezcla lo tradicional con lo moderno haciendo que éste funcione adecuadamente y sin "peros". Puede que no sea la mejor película de ciencia ficción que se ha hecho hasta la fecha, pero sí está entre las mejores por muchas razones y no son exactamente las que todos piensan. 

NOTA: 8.5/10

COMENTARIOS