Crítica: "Animales nocturnos" (2016), de Tom Ford


Tom Ford vuelve a la silla de la dirección tras su primera incursión en el cine hace siete años con “Un hombre soltero”, y lo hace con “Animales nocturnos”, un thriller oscuro y sucio en el que Ford, además de dirigir, también ha escrito el guión adaptando la novela de Austin Wright, un doble reto del que creo que el director ha salido más que airoso.

La cinta nos cuenta la historia de Susan, una mujer cansada de varios aspectos de su vida que, un día, recibe un paquete procedente de su ex marido que contiene una novela que acaba de escribir. La lectura de la novela despertará en Susan diferentes sensaciones que le harán plantearse el estado actual de su vida.


Una de las cosas que se le agradecen a Ford es el de no hacer concesiones al espectador. Sabe la historia y como contarla (algo que se nota desde bien temprano. Sus créditos iniciales son prueba de ello). La narrativa de la cinta se divide en tres líneas: por un lado, tenemos el presente con Susan leyendo la novela, por otro, los diferentes flashbacks de su pasado que Susan va teniendo a medida que ciertos momentos de la novelan le evocan diferentes cosas. Y por último, tenemos la propia historia de la novela. Esta alternancia de líneas narrativas (que en general, salvo en algunos momentos, está bien equilibrada) además de permitir que la cinta nunca aburra, resulta un ejercicio de introspección muy interesante que permite profundizar bastante en los personajes, y hablar de diferentes temas, como el hecho de no dejar pasar la felicidad porque puede que esta ya no se encuentre allí cuando volvamos, la fuerza de los recuerdos o un pasado que siempre puede volver cuando menos lo esperas.

Ford tampoco pierde el tiempo en explicaciones sobrantes sobre lo que nos muestra en ocasiones en pantalla, dejando que sea el espectador el que vaya uniendo elementos e interprete algunas cosas a su libre albedrío. Sin ser una película excesivamente compleja de seguir, tampoco es de esas que puedes ver despreocupado, lo que, sumado a la trama y a la estética, la convierten en una cinta estimulante.

La parte más estética y técnica de la cinta está bien cubierta. Un buen trabajo en la dirección de fotografía nos diferencia bien las dos realidades, separando la gris vida de Susan en la ciudad con colores más fríos y apagados de la historia de la novela, que tiene lugar en el sur de Texas y que cuenta con colores más cálidos (en contraste con la historia que cuenta, sórdida por momentos) Esta diferenciación también se nota a nivel de trama. Mientras que la historia de la novela es más oscura y sucia y, a pesar de no contar nada que no hayamos visto ya, resulta tensa en varios momentos, la parte del presente y de los flashbacks nos saca de allí para adoptar una perspectiva más contemplativa.


Sin duda, una de las piezas claves de la cinta es la labor de su reparto. Amy Adams realiza un gran trabajo en el que parece que no luce ya que es una interpretación más contenida y de matices en la que tiene que transmitir mucho con gestos y miradas, ya que en ocasiones deducimos mas de ella con sus reacciones a la novela de su ex marido que de lo que pueda decir en los diálogos. Pese a que su gran trabajo esta temporada es el de “La llegada”, Adams también realiza una gran labor aquí. Tampoco hay que olvidarse del gran Jake Gyllenhaal, que aquí vuelve a realizar una buena labor con doble papel incluida, dando vida tanto al ex marido de Susan como al protagonista de la novela. Destacar también la imprescindible labor de dos secundarios: Michael Shannon y Aaron Taylor Johnson. Shannon se mueve bien como el policía honesto de la trama, con varios momentos para lucirse, mientras que Taylor Johnson está en su salsa como el criminal que pone en jaque al personaje de Gyllenhaal.

En definitiva, “Animales nocturnos”, además de ser un muy buen thriller, se convierte en una de las cintas más interesantes del año, con una buena labor en el guión y la fotografía y con un gran reparto. Tom Ford saca adelante con buena nota su segunda incursión en el cine, con una muy buena película que no era un reto fácil.


Nota: 8/10

COMENTARIOS