Camino a los Oscar 2017: El Estado Actual de la Carrera


El año pasado vivimos una de las carreras más inerte de los últimos años. El éxito inesperado entre la crítica que cosechó "Mad Max: Furia en la Carretera", el campanazo en el gremio de productores de "La Gran Apuesta" o la expectación ante la cinta de Alejandro Gonzalez Iñarritú, "El Renacido", nos hicieron pensar que las cosas se estaban tornando interesantes, que quizás alguna podría llevarse el triunfo en los Oscar. Tal vez la algarabía alrededor de estas películas era simple ilusión de que la carrera tomase mayor emoción pero la verdad es que la ganadora siempre fue una: "Spotlight". Desde su proyección en Venecia, parecía cumplir con los requisitos para ganar. Sí, era una película minúscula en comparación a su competencia, pero eso no significaba que fuese un trabajo menor. Apenas se alzó con dos estatuillas (Mejor Película, Mejor Guión Original) cosa que no pasaba desde 1959 con "El Mayor Espectáculo del Mundo". Pero la Academia últimamente está rompiendo moldes, por ejemplo, "Birdman" ganó Mejor Película sin estar nominada en Montaje, algo que no sucedía desde 1989 con "Paseando a Miss Daisy".

Y como las cosas cambias, el estado de la carrera de este año está siendo completamente diferente a su antecesor. Con el pistoletazo de salida de los premios de la crítica, la carrera se acorta y a la vez refuerza a cuatro cintas que, tal parece, estarán en una batalla campal hasta la misma noche de la ceremonia.

Por una parte, "Silencio", llegó tarde a la fiesta. Algunas asociaciones de críticos no han podido verla, no llegó a tiempo para los SAG y los Globos de Oro pasaron por completo de ella. Vale, el ser un drama religioso de tres horas le puede jugar en contra, sobre todo si llega tarde cuando otras favoritas se han asentado. Pero no deja de ser una película de Martin Scorsese que, para aquellos quienes han podido verla, les ha apasionado. A día de hoy no ha cosechado ningún premio importante pero, de nuevo, pocos la han visto. Algo similar ocurrió con "El Lobo de Wall Street", también de Martin Scorsese y a la final consiguió cinco nominaciones al Oscar que no están nada mal.

"Manchester frente al Mar" es una cinta con un perfil más bajo a pesar de haberse proyectado por primera vez en Sundance en enero y, desde entonces, no ha dejado de cosechar elogios por parte del público y de la crítica. Se trata de una cinta independiente sobre un hombre solitario cuya vida cambia repentinamente cuando debe hacerse cargo de su sobrino adolescente. Está protagonizada por Casey Affleck quien, de no ser por Adam Driver y Denzel Washington que han ganado un par de premios, estaría haciendo pleno entre la crítica porque se ha llevado la mayoría de los reconocimientos. Hasta ahora su premio más importante ha sido el National Board Review pero si la intensa batalla entre "La La La" y "Moonlight" acaba originando división de votos, la primera beneficiada sería la película de Kenneth Lonergan.

Hablando de "La La Land" y "Moonlight" es entre estas dos donde nace la verdadera batalla campal porque hasta la fecha ambas películas tienen todo para ganar. La película de Barry Jenkins es un drama que se centra en la vida de un joven afroamericano que vive en Florida de los 80, en plena lucha contra las drogas mientras va descubriendo su sexualidad. La película producida por A24 y Plan B está teniendo buena sintonía con la crítica, es la película con más premios entre los circuitos y ha reunido un buen número de nominaciones entre premios de mayor relevancia como Globos de Oro y SAG. Por otra parte, durante años la Academia ha lidiado con la polémica de no haber premiado jamás una película de temática homosexual y desde el año pasado también se ha tenido que enfrentar a las acusaciones de racismo entre sus votantes. Moonlight podría ser la oportunidad precisa de reivindicación y en un año tan cambiante para los americanos (Trump como presidente) tal vez sea el momento idóneo de respaldar a las minorías y de que mejor forma. Sin embargo , siempre se ha dicho que la Academia esta saturada de una mayoría de hombres mayores blancos heterosexuales, quienes al filo de la verdad, ¿se atreverían a votar a una película como Moonlight? Más allá de ser una de las películas del año que ciertamente lo es, esa sería la  mayor interrogante.

Por último está "La La Land", de Damien Chazelle. Una cinta contemporánea descrita como una carta de amor hacia los musicales clásicos, hacia el jazz, hacia la ciudad de Los Angeles y hacia aquellos soñadores en busca de construir su futuro perfecto. Más allá de eso La La Land ha sido descrita como una cinta hecha para reinventar el cine, de esas que ya no se hacen y tanto se necesitan. La La Land es dos horas y quince minutos  de emoción y sentimiento. Sin embargo, la película de Lionsgate se ha conseguido un par de obstáculos hacia la estutuilla dorada. Primeramente la crítica, después de todo, no le ha dado el reconocimiento unánime que se esperaba y se ha quedado en un segundo plano. Aunque podría ser algo entendible, muchas veces los circuitos suelen recompensar más las cintas independientes.

Su gran contratiempo ha sido la no nominación en Mejor Reparto en los SAG. Desde Braveheart (1991) ninguna película ha conseguido el Oscar sin haber sido nominada en mencionada categoría. Muchos en Internet afirman que se traduce en el fin de la película pero otros más optimistas coinciden en que tal nominación sería innecesaria puesto que los únicos relevantes dentro del reparto son Emma Stone y Ryan Gosling y ambos han sido nominados. El año pasado cuando Mad Max: Furia en la Carretera y El Renacido tampoco fueron nominadas a Mejor Reparto (y ambas muy bien pudieron haberlo hecho) seguían siendo una de las favoritas. Sus opciones seguían intactas. Cabe acotar que de las cinco nominadas en 2015 solo dos se colaron en Mejor Película en los Oscar: La Gran Apuesta y En Primera Plana. La controversia con los SAG solo se ha traducido en una sola cosa: la extrema división entre aquellos que aman la película y aquellos que la odian a muerte, a fin de cuentas es un musical, un género que suele tener detractores y podría jugarle en contra. Por ahora la película tiene a su favor el triunfo en los Critics Choice Awards, las siete nominaciones a los Globos de Oro (le han nominado en todas las categorías posibles) y el hecho de conectar, aparentemente, con la industria. Sus pases privados se han visto plagados de estrellas y su twitter es un desfile de alabanzas de actores, actrices, trabajadores del medio que han amado la película y que no se debe olvidar son ellos los miembros de la Academia.

Tanto Moonlight como La La Land son rivales potentisimas, ambas mantienen un equilibrio en la balanza. Ambas podrían ganar en los Globos de Oro y ambas podrían llegar equilibradas al teatro Dolby luego de los premios entre los gremios que sin duda serán decisivos para alzar a la favorita indiscutible.

Enero será entonces un gran mes, un abre boca para lo que finalmente sucederá la noche del 24 de Febrero de 2017. Por ahora sólo nos queda decir

¡Felices fiestas!

COMENTARIOS