Review The Walking Dead 7x02-7x03- ¡La calma que precede a la tempestad!


¡Hola amigos de los zombies! Una semana más nos adentramos en el mundo pos apocalíptico de The Walking Dead y analizamos dos de sus capítulos, continuación del ya polémico estreno de esta séptima temporada. Como era de esperar las aguas se han calmado y con ello, nos han traído dos entregas más sosegadas en cuanto a sustos y escenas impactantes, como ya estamos acostumbrados a ver en cada temporada de esta ficción. Hay mucha gente quejándose de la lentitud de la trama, pero yo sigo diciendo que tras siete temporadas no nos podemos sorprender cuando tocan capítulos más calmados, es más, yo los suelo disfrutar porque son parte necesaria en la historia. Sin más dilación, ¡seguidme! 



(A partir de aquí, SPOILERS) 




Entremos en materia con el capítulo 7x02 (“El pozo”), que muchos catalogan como “uno más” de relleno entre los tantos que tiene la serie, cosa de la cual discrepo muchísimo porque normalmente estos episodios en los que “no pasa nada” suelen ser los necesarios para explicar los acontecimientos que vendrán después o simplemente sentar las bases de lo que será el devenir emocional y físico de los personajes. Y ese es el objetivo de este capítulo en cuestión, en el que ¡por fin! conocemos desde dentro al llamado “The Kingdom” y a su rey, Ezekiel (Khary Payton). Lo primero de todo, ¡quería llorar con el opening! No volveremos a ver el nombre de Steven Yeun nunca más, aún duele. 


Y si algo podemos decir de Carol (Melissa McBride) es que ¡en ocasiones ve vivos! Como si de un videojuego se tratase, nuestra Rambo particular ve a los zombies como si fueran personas sanas siendo asesinadas por caballeros luminosos, hasta ese punto está traumada, amigos. El resto del capítulo tiene como propósito contarnos cómo está Carol emocionalmente, cómo va llevándolo Morgan (Lennie James) tras volver a matar con un arma de fuego y darnos muchas dosis de esperanza con la nueva comunidad que han encontrado. La cara de Carol cuando ve a Ezekiel rodeado de focos cual aparición divina es de las mejores cosas del episodio, yo porque estaba spoileada por los trailers de verano, si no, me habría quedado a cuadros totalmente. De repente, tras estar días durmiendo a pierna suelta, la sacan de la cama y se encuentra con un lugar edulcorado, con coros de iglesia, un líder con un tigre y alma zen y con pasteles de frutas para desayunar. Demasiado para ella. Su vena autodestructiva se enciende y quiere huir de allí, ¡por favor! Ella viene de un mundo duro donde la muerte es una compañera fiel, donde cada día tienes un nuevo peligro, ¿qué hace allí con esa gente ingenua que no sabe nada del mundo exterior? Volvemos a ver su mejor papel, el de mujer risueña e inocente, algo trillado he de decir…





Llega un punto en el episodio en el que necesitas que Carol se decida definitivamente, me gustó mucho su desarrollo en la temporada pasada, su cargo de conciencia, sus tormentos… era lógico, es de los personajes que más se ha sacrificado emocionalmente por los demás. Pero estamos en un punto en el que toca tomar una decisión, morir o vivir. No dejaba de pensar durante todo el capítulo que este nuevo hogar es lo que ella necesita ahora mismo, un sitio con calma y con luz para superar sus demonios e intentar sanar las heridas emocionales y físicas, por mucho que ella no lo quiera ver. Finalmente, mientras roba los frutos prohibidos de los árboles de The Kingdom, Ezekiel la pilla con las manos en la masa y asistimos a una conversación filosófica sobre la vida y de paso, conocemos mejor al líder de este lugar, que a mí me dio muy buenas vibraciones, ha tenido una muy buena presentación, no al nivel de Negan (Jeffey Dean Morgan)  claro está, aunque no podemos comparar. ¿Frase para el recuerdo? La de Carol siendo tan educada como siempre: “eres un chiste”, y se lo dice en su cara, como debe ser (me reí mucho). Al final del capítulo parece que ha tomado una decisión y yo creía que era la de marcharse con su familia a Alexandria, pero no, se queda en una casita cual limbo, entre ambos caminos, supongo que esperando una señal divina (¿en forma de gruñido felino?), lo sabremos. 




Por su parte, Morgan, con la Fe más tambaleante que nunca, ¡ha encontrado su lugar perfecto! Un líder que no le obligará a matar y una comunidad pacifista donde poder desplegar sus principios sin que le miren como si estuviera loco, ¿qué más puede pedir? Me llamó la atención que en tan sólo unos días de estar allí ya se fuera de caza de zombies con el Rey, todo un privilegio, sin duda nuestro Morgan no pierde el tiempo. Este personaje llegó para quedarse y tuve las expectativas bastante altas con él cuando apareció, la cueles, se desinflaron cuando vi que su cabezonería estaba a la altura de la de Rick en situaciones en las que sus convicciones no podían aplicarse. Con el paso del tiempo he ido queriendo más a este personaje, entendiéndolo como algo necesario en la serie, llegó cuando el grupo estaba más quemado que nunca con una alternativa de vida. Me gustó mucho que renunciara a su pacto vital para salvar a Carol, eso hace que el personaje se haya roto de alguna manera, que no sea tan categórico y podamos ver más matices, más luces y sombras, que es lo que hace que ahora mismo disfrute con él. 

Abraham, ¡no te olvidaremos!
Por último decir que Negan tiene las manos sobre esta comunidad también, cosa que era de esperar. Que Shiva va a ser la reina para todos nosotros (para mí, ya lo es) y llamadme loca, pero shippeo muy fuerte a Morgan y Carol como futura pareja romántica, ahí lo dejo amigos. Para terminar, lanzaros una pregunta, con Carol junto al grupo… ¿creéis que habría pasado todo lo de Negan? Acordaos de ella explotando Terminus o disfrazándose al más puro estilo ninja para matar a sus asaltantes…yo no digo más. Espero ansiosa el día que se entere de todo lo ocurrido, ¿cómo reaccionará? Y lo más importante, ¿hará algo al respecto?




Pasemos ahora a comentar el 7x03 (“La celda”) con el que por fin sabemos dónde y sobre todo, cómo está Daryl (Norman Reedus). Encerrado, tratado como un perro (nunca mejor dicho si miramos su dieta, aunque apuesto a que ha comido cosas peores…) y con el tocadiscos rallado (ha sido fácil cogerle asco a la cancioncilla, para los interesados en seguir martirizándose, aquí la tenéis).




Durante todo el capítulo asistimos a la tortura física y emocional de este personaje, tanto por parte de Dwight Dos Caras, como de Negan e incluso, de él mismo… algo que ya suponíamos que pasaría tras la muerte de Glenn a causa de su ataque de ira. De todos es sabido que Daryl es un chico duro de libro, pero poco a poco hemos ido viéndole exteriorizar más sus sentimientos y sacar esa sensibilidad que tiene para los demás, pocas veces ha llorado a lo largo de estos años y en este episodio hemos asistido a una de ellas. Y nada más y nada menos que con la foto de la cabeza desecha de Glenn, con vómito incluido. Escena dolorosa por partida doble, por el recuerdo de la fatídica pérdida de un personaje tan querido y por las lágrimas culpables de Daryl, todo está bastante tenso amigos.




Por otro lado hemos conocido un poco más el día a día y la historia de Dos Caras, que nunca está de más. Supongo que el propósito es humanizar a un personaje que siempre ha sido pintado como un malote venido a menos que necesita equiparse el chaleco, la ballesta y la moto de Daryl para sentirse mejor consigo mismo… Y sí, quizás todo esto sea verdad, pero también es un hombre torturado por la pérdida y arrinconado por su captor, que no tiene otra opción que vivir como un robot sin ser más que un personaje creado por y para Negan, el hombre de la maza, ese que le ha robado a su mujer y con la que está intentando procrear… fantásticamente bizarro. 

Capítulo con pocos sustos más que los necesarios cuando a Lucille le daba por elevarse más de la cuenta, aunque se quedaban en simples amagos. Daryl se ha visto bastante vacilado por Negan y tiene que elegir, porque sólo hay tres opciones y una única menos mala. Por ahora su voluntad se mantiene rígida y prefiere quedarse encerrado a arrodillase a una tío pegado a una maza, todavía quiere llamarse Daryl… ¡iremos viendo si tarda mucho en cambiarse de nombre! Está claro que es un hueso duro de roer, Negan no lo tendrá nada fácil y como él mismo dice al final del capítulo, no tiene a nadie allí dentro y seguramente estaría dispuesto a sacrificarse a sí mismo antes que agachar la cabeza




Hasta aquí el análisis de estos dos capítulos, ¡nos vemos en el siguiente! 





COMENTARIOS