Review Once upon a time 6x05 y 6x06- "Street rats" y "Dark waters"


Tras la escena inicial que dio comienzo a la temporada, los personajes del mundo de Agrabah han entrado de lleno en la serie, especialmente en el primero de los dos episodios que cubre esta review, “Street rats”


El flashback de este episodio nos ha llevado a cubrir la historia de Aladdín y Jasmine al estilo OUAT. Así, tenemos a Aladdín ejerciendo de ladrón en las calles de Agrabah y a Jasmine buscándole, ya que quiere proponerle un trabajo. La princesa es consciente de lo peligroso que es Jafar para el reino y de la influencia que este está ejerciendo sobre su padre, el sultán, así que le pide a Aladdín que le ayude a conseguir un diamante que les permitirá enfrentarse a Jafar. Una vez en la cámara de las riquezas de la cueva, la pareja encuentra el diamante, cuyo simple toque parece convertir a Aladdín en un salvador. Bueno, venga, lo aceptamos como animal de compañía. 


Jasmine se marcha, pero el que aparece es Jafar, que informa a Aladdín del destino que le espera como salvador, y le obsequia con las tijeras del destino, con el que puede cambiarlo y renunciar a su recién adquirida magia. Mientras tanto, Jasmine tiene problemas en palacio. Su padre se encuentra bajo el total control de Jafar, y ella misma es encerrada en un reloj de arena después de que rebele contra el hechicero. Pero por suerte, Aladdín aparece a bordo de la alfombra voladora para salvar la situación y salvar a Jasmine y su padre. Aladdín acaba marchándose para ejercer su papel de salvador, llevándose un escarabajo dorado de regalo por parte de la princesa.

En Storybrooke, Emma sigue con su terapia con Archie, aunque de una peculiar manera: persiguiendo el pájaro rojo que la llevó hasta la oráculo. Algo que vuelve a hacer, solo que esta vez la oráculo está muerta y Jasmine es detenida como sospechosa al merodear por allí, aunque es liberada gracias al “superpoder” de Emma (y a que ha visto la peli de Disney). Jasmine cuenta que llegó a la tierra de las historias no contadas tras fracasar en Agrabah, y que está buscando a Aladdín.


La evil queen, mientras tanto, sigue a la suya. Por un lado sigue a poniendo a Zelena a su favor llevándola a un día de relax (supongo que le borrarán la memoria a los dueños o algo), y por otro, en su intento de averiguar las visiones de Emma, suplanta a Archie y fuerza a la salvadora a que cuente sus visiones a su familia. Sabiendo que es la única del grupo cercano a Emma que no está presente en la visión, Regina se pone manos a la obra elaborando una poción con la que encontrar a Aladdín, que de seguir vivo probaría que el destino de los salvadores no tiene que ser la muerte. La poción les lleva hasta una cripta, donde, al reconocer Jasmine el escarabajo dorado que regaló a Aladdín, dan por muerto al salvador de Agrabah (ya sabéis, no dejéis vuestras cosas al lado de un cadáver, que se creerán que sois vosotros)

Como esta situación ya no se sostiene, y le da pena Emma, Aladdín hace acto de aparición en la cripta y le entrega a la salvadora las tijeras del destino que le entregó Jafar. Al parecer, el buen ladrón está en Storybrooke desde el principio haciendo de las suyas (lo cual no dice mucho ni de la habilidad de los sheriff ni de la imaginación de los guionistas para estas cosas) Pero Emma prefiere no recurrir a ellas, ya que cree que encontrará otra manera de salvarse y se las entrega a Garfio para que las tire al fondo del océano, algo que el pirata aparenta hacer… pero en realidad se las guarda (¿Cómo se las apañará para remar con el garfio, por cierto?)

 “Dark waters”, el segundo episodio, ha girado en torno a Garfio y las tijeras. El flashback esta vez nos ha traído a uno de los personajes más conocidos de las obras de Julio Verne, el capitán Nemo y su Nautilus. Mientras aún buscaba su venganza contra Rumpel, Garfio recibe la visita en su barco de Nemo, que no tardando mucho le saca del barco para meterlo en el submarino. Allí, Nemo se revela como un hombre que llegó a cumplir su venganza contra aquellos que asesinaron a su familia, pero en vista de que no se sintió satisfecho, intenta que otros no hagan lo mismo. Es lo que intenta hacer con Garfio, y le solicita ayuda para una misión, en la Nemo, su primer oficial y Garfio, parten en busca de un cofre. Tras pelear con un Kraken, consiguen obtener el cofre, en el que hay una llave que lleva a la isla misteriosa (que luego resulta ser la tierra de las historias no contadas) Pero entonces, Garfio averigua que el primer oficial de Nemo es en realidad su hermanastro Liam, el hijo de su padre con otra mujer, y que presenció como Garfio asesinaba a su padre. Desde entonces, Liam ha querido vengarse, y cuando se entera de quién es Garfio, intenta asesinarlo. No obstante, Nemo se interpone y acaba llevándose él el espadazo, mientras el pirata aprovecha para salir de allí.


En Storybrooke, Garfio ha escondido las tijeras del destino, pero la evil queen sigue sembrando ponzoña y hace que Henry las encuentre. Demostrando nuevamente que no tiene muchas luces, el crio desconfía de Garfio. Y en esas están cuando el Nautilus aparece en los muelles y se los lleva al submarino. Tras varias discusiones, Henry y Garfio comienzan a trabajar en equipo, y el pirata consigue que el niño salga de allí con el único traje de buzo disponible. Tras hacer esto, es encontrado por su hermanastro, ahora nuevo capitán, que planea asesinarle, pero que renuncia a hacerlo después de que Henry, que ha vuelto al submarino, le pide que no lo haga, recordando su situación. Liam y Garfio acaban haciendo rápidamente las paces (se acababa el capítulo y había que terminar) en el hospital de Storybrooke, y acaban teniendo compañía, ya que al parecer Nemo seguía vivo y también vino en el dirigible. Garfio acaba contándole a Emma lo que había ocurrido con las tijeras, pero le asegura que ahora sí que estaban en el fondo del mar.

Algo que no acaba siendo del todo cierto. En el resto del capítulo también hemos podido ver otras cosas: a los Charming y a Regina rescatando a Archie de su cautiverio en casa de Zelena, a Emma “adiestrando” a Aladdín sobre lo que puede hacer a partir de ahora, a Aladdín hablando con Jasmine y averiguando que Agrabah ha desaparecido, y a Bella haciéndose su primera ecografía y dudando si enseñarsela a Rumpel, algo finalmente hace. Pero también vemos como la evil queen ha rescatado las tijeras del fondo del océano y se las ofrece a Rumpel, que las andaba buscando. A cambio, el alter ego de Regina le pide ayuda para llevar a cabo, de nuevo, su misión más antigua: aplastar el corazón de Snow

Estos dos episodios han roto para mí la dinámica positiva que llevaban los tres anteriores, bajando el nivel. A “Street rats” se le podía haber sacado más partido en general, pero es más salvable. “Dark waters” es un episodio que sirve para poco más que para rellenar. Además, hace tiempo que renuncié a seguir la cronología de la serie, porque está llena de errores y vacíos, pero creo que este flashback no encaja muy bien en ningún sitio. Pero lo dicho, es para rellenar.


COMENTARIOS