'Dr Foster': las mujeres salvajes


Si hay una frase que a mi me enseñaron desde siempre es que "nunca terminas de conocer a las personas" y siento muchísimo respeto el tratar de analizar y ser racional con un tema como la infidelidad, la mentira y la paranoia. E incluso del aprendizaje de la muerte, la renovación y depuración*. Todos ellos son los ciclos y puntos clave de la historia de la Doctora Foster (Suranne Jones), aclamado drama y éxito de audiencia (diez millones nada menos) horneado en la BBC británica que también podéis verlo en Netflix.

Esto no es Anatomía de Grey

Este es otro pastel. Esto no va de médicos, ni dramas sensibleros. No hay asesinatos de por medio. Tampoco es que sea como The invitation.  Esto de va de "Tú me jodes. Yo te jodo más." No va de zorras. Va de lobas.

BBC lo sabe hacer muy bien. Contarnos un drama y traición cotidianas que pueden hacer que cualquier mujer casada mire de reojo a su cónyuge cuando vea enteramente sus cinco capítulos llenos de, primero la duda, la paranoia y después el histrionismo culebronesco e instintos más primitivos. 



¡Bien!, hay una infidelidad, descubierta tras encontrar un cabello rubio en la bufanda de su marido ( no es spoiler). Pero no es la infidelidad en si, es la mentira, es todo el camuflaje, y todo lo aparatoso que puede ser en si esconder un conglomerado de mentiras, idas y venidas que rodean y cambian la vida de la Doctora Gemma Foster, madre de familia, con marido (el mentiroso), hijo y casita con jardín. 


En este drama no recomendado para mujeres felizmente casadas, nada es fácil de digerir. Es como si su guionista, Mike Bartlett, de uno de los mejores dramas del pasado 2015 por cierto, hubiera leído por encima Las mujeres que caminan con lobos de la psicoanalista Junguiana Clarisa, donde define el arquetipo de la mujer salvaje como aquella que simboliza y expresa la fuerza, inteligencia y rabia mas viscerales. ¡Y sí!, aquí todo es muy intenso. 

El guionista hace pasar a su protagonista por las tres fases vitales que la hacen convertirse en el arquetipo de mujer salvaje que defiende a su manada. y que a veces nos hace sentirnos algo, en mi caso, alejada de ella. 

*El aprendizaje de la muerte donde la descomposición de su proyecto de vida es evidente.


*La renovación y después depuración ( donde la lía)  para resurgir.


Este arquetipo enseña a las mujeres a escuchar, entender la voz de su intuición y conciencia, a ser mezquinas cuando tienen serlo. Pues como bien se cita en el cierre el primer episodio de Dr Foster: 'No hay mayor furia en el infierno que la de una mujer engañada'.  

Doctora  Foster, desde aquí le damos el privilegio de rugir y arañar.

Especial atención a otro de sus aciertos: La pieza musical seleccionada para sus créditos iniciales - Ludovico Einaudi - Fly



COMENTARIOS