Crítica: 'Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás' (2016), de Edward Zwick



El próximo 11 de noviembre vuelve a nuestras pantallas Jack Reacher con una misión de armas tomar. Cuando Susan Turner (Cobie Smulders) es acusada de alta traición, Jack Reacher (Tom Cruise) tiene que arriesgar su vida para sacarla de prisión. Es entonces cuando ambos descubren que alguien está detrás de una conspiración gubernamental y deben actuar rápido para sobrevivir. Al mismo tiempo, Reacher tiene que lidiar con los monstruos de su pasado para poder vivir la vida que tan ansiadamente quiere. ¿Lo conseguirá?




Tom Cruise es un actor que posee cada vez menos credibilidad, si comparamos sus proyectos actuales con los de su pasado, pero, aun así, sigue entreteniendo y gustando al público. ¿Por qué? No creo que sea por la cantidad de proyectos similares (por no decir iguales) que ha hecho en los últimos años. Desde un punto de vista un tanto personal, 'Entrevista con el Vampiro', 'Nacido el cuatro de julio' o 'Risky Business' son algunos de sus mejores proyectos. Sin embargo, ¿qué ocurre en la actualidad? El actor americano parece haberse encasillado en 'Misión Imposible' y ya no sale del mismo bucle. ¿Será que no quiere arriesgar? o que ¿'Misión Imposible' le proporciona el éxito seguro? Sea como fuere, este mes Cruise nos trae la secuela de 'Jack Reacher', donde vuelve a encarnar a un personaje muy similar al de Ethan Hunt

En este caso, la secuela de 'Jack Reacher' es un proyecto aceptable y entretenido sin más. Un blockbuster palomitero a la altura de su predecesora que el espectador disfrutará sin necesidad de hacer cálculos matemáticos innecesarios. Eso sí, no esperéis novedades en el frente, ya que este filme es el típico proyecto de ladrones y persecuciones en el cual se avanza tecnológicamente, mediante la introducción de coches y localizaciones de alta gama, pero que narrativamente hablando se queda totalmente estancado. En efecto, esta segunda entrega supera a la primera, pero, en realidad, no aporta nada más allá de los tópicos que no se hayan visto previamente en otras películas propias del género. En resumen, una película disfrutable para pasar un buen rato en casa durante una tarde lluviosa de domingo. 

NOTA: 7.5/10

COMENTARIOS