Crítica: ‘Dentro del Laberinto’ (1986), de Jim Henson


El próximo 24 de noviembre, Madrid acogerá el visionado de la mítica película de los ochenta ‘Dentro del laberinto’, protagonizada por el valorado cantante David Bowie y una jovencísima Jennifer Connelly. Con motivo de su regreso a la gran pantalla celebrando el 30 aniversario de su estreno, Los Lunes Seriéfilos ha querido echar la vista atrás en el tiempo y recordar aquella maravillosa película que encantó a pequeños y mayores.

Sarah es una chica de dieciséis años con una mente imaginativa y fantasiosa. Sin embargo, la llegada de su nuevo hermano, Tommy, y sus responsabilidades como hermana mayor, le causan más tristezas que alegría. Sintiendo que su padre la está olvidando por la llegada de su nueva mujer y su nuevo hijo, Sarah llega a desear que los goblins, sirvientes del rey Jareth, se lleven a su hermano. Al pronunciar las palabras correctas (“Ojalá los goblins se te llevaran, ahora mismo”), su hermano desaparece, yendo a parar a las manos de estos seres. Profundamente arrepentida, Sarah deberá atravesar el laberinto que lleva hasta el castillo del rey Jareth, donde su hermano está cautivo, iniciándose una terrible cuenta atrás que transformaría al bebé en un nuevo goblin. 

Sin embargo, llegar al castillo no será nada fácil: deberá enfrentar distintas pruebas y obstáculos que le impiden llegar a su objetivo. Y es que el rey quiere quedarse con el bebé, convertirlo en un nuevo súbdito, y que Sarah permanezca a su lado, ya que está totalmente enamorado de ella. La aparición de nuevos amigos, Hoggle, Ludo y Sir Dydimus, será imprescindible para que la joven pueda atravesar el laberinto. Durante su estancia en el laberinto, Sarah aprenderá que no todo lo que cuentan las historias son realidad, que las apariencias engañan También aprenderá el valor de la amistad, de la familia y del amor. Y lo más importante, deberá tomar una terrible decisión: permanecer en un infinito cuento de hadas o comprender que, poco a poco, dejará de ser una niña. 

Jim Henson nos sorprende con esta mágica película de fantasía, mejorando el estilo con el que ya había experimentado en Cristal Oscuro, y atrapando al espectador con música, escenografía y una historia sinigual. Con unos efectos especiales dignos de la época y una increíble banda sonora, el espectador no podrá evitar enamorarse de su magia. 

‘Dentro del laberinto’ se convirtió en una película de fantasía imprescindible para muchos. Con el estilo y puesta de escena con marionetas, propio del creador de los Teleñecos, en su momento fue toda una revolución fílmica. Tampoco podemos olvidar la mágica interpretación de David Bowie, quien encarnando al rey Jareth, maravilló a la gran pantalla. Porque este cuento enamoró a niños y a adultos. Divertida, maravillosa, llena de fantasía y con música de David Bowie. ¿Qué más se puede pedir? 

Nota: 9

COMENTARIOS