Crítica: 'Acantilado' (2016), de Helena Taberna



'Acantilado' es una película ambientada en las Islas Canarias, lugar donde llega el protagonista Gabriel para investigar la desaparición de su hermana. La secta a la que ella pertenecía ha realizado un suicidio ritual y desde entonces se desconoce su paradero y si sigue o no con vida.

En principio nos encontramos ante el típico thriller que hemos visto muchas veces, pero que intenta sobresalir mediante un montaje bastante curioso y efectivo. Tras empezar con la inquietante escena del suicidio desde el acantilado que le da nombre al filme, la película se estructura en varios espacios temporales, mostrando de forma alterna lo que sucede antes y después del inicio. Gracias a este formato se construye una sólida relación entre los personajes y hace que el misterio vaya creciendo cada vez más.


'Acantilado' se desarrolla en las Islas Canarias y la elección no es nada casual. Por un lado, la directora aprovecha las fabulosas localizaciones para imprimar a la película de una gran fuerza visual, esto se puede ver en muchas secuencias como la inicial. Por otro lado, parte de la trama se centra en la mitología de los antiguos habitantes de las Islas, como punto de obsesión de la secta.

La cinta avanza a buen ritmo, pero tiene el problema de que la parte final es algo decepcionante dado que no termina de encajar con el ritmo del resto del relato. El reparto está simplemente correcto, destacando únicamente Ingrid García Jonsson que aprovecha su papel como hermana desaparecida con una interpretación que destaca con luz propia. Poco a poco, García Jonsson se está convirtiendo en una musa del cine de terror-misterio en nuestro cine. Como curiosidad señalar el pequeño papel que realiza Jon Kortajarena.


En conclusión, nos encontramos ante una cinta muy disfrutable, un thriller sencillo, con una trama que te engancha y que consigue que te impliques con la historia, perfecta para una tarde de cine en casa. Tal vez falla un poco en su parte final, pero sólo por su fuerza visual merece la pena verla.





COMENTARIOS