Camino a los Oscars 2017: Primer Vistazo a Mejor Actriz Principal


Como todos los años la carrera a por el Oscar inició "oficialmente" en septiembre con la ola de festivales y pronósticos yendo y viniendo pero eso no supuso impedimento para que las predicciones tempranas llegasen a inicio de año o incluso antes. Un caso bastante peculiar es el de Mejor Actriz Principal, una categoría que en los últimos años había sido bastante "floja" no por falta de calidad sino de cantidad. Las cinco plazas acababan disputándose entre siete u ocho actrices, algunas de estas coprotagonistas. Este año el panorama está siendo diferente, para mejor, pero nos ha tomado por sorpresa. La predicción segura hace más de seis meses era Viola Davis por Fences, con un personaje jugoso que ya había interpretado sobre las tablas exitosamente pero el desplazamiento estratégico de Davis a la categoría de secundarias deja el camino libre para un amplio puñado de colegas que en los últimos meses han levantado críticas más que entusiastas y es que aunque parece que la gran batalla la lideran Stone/Portman, otras actrices mantienen sus esperanzas afianzadas en lúcidos trabajos.


AMY ADAMS, ARRIVAL (LA LLEGADA)
Después de pasar desapercibido en 2015, Amy Adams está de vuelta y vaya de qué manera: participa en una de las películas más taquilleras del año (aunque solo esté para justificar contrato) y la veremos en dos de las películas más esperadas a finales de año: Animales Nocturnos y La Llegada. Ambas conquistaron a la crítica pero a diferencia de la primera en la cual no se deciden si irá como protagonistas o secundaria, en La Llegada está claro que es su espectáculo. La exposición interpretativa de Adams parece haber hechizado al público de manera unánime. En un año tan competitivo cabe ver si tiene suerte o si la película gusta a los académicos para recibir el buzz suficiente que la coloque en una de las cinco plazas. Aunque de no ganar serían ya seis nominaciones, todas de vacío. A este paso la pelirroja acabará siendo la nueva DiCaprio.


ANNETTE BENING, 20TH CENTURY WOMEN.
Otra que ha saboreado la sensación de regresar a casa con las manos vacías en más de una ocasión es Anette Benning. Su quinta nominación parece (hasta ahora) un hecho. A24 aun no ha definido en que categoría promoverá a la actriz (muchos dicen que podrían aplicar la estrategia Spotlight y enviar a todo el reparto como secundario) pero mientras se deciden las cosas, la categoría "correcta" es esta. En la cinta de Mike Mills, Benning interpreta a una madre del siglo pasado cuyo hijo adolescente comienza a descubrir el verdadero significado de la vida. Este año la actriz también aparecerá en Rules Don't Apply, película dirigida por su esposo Warren Beatty, pero su personaje parece ser menor.


JESSICA CHASTAIN, MISS SLOANE.
Aunque en los últimos años la academia se ha resistido a Chastain no hay duda de que la actriz llegó para quedarse. En 2011 debutó en la pantalla grande con el pie derecho y dos de las películas que protagonizó en aquel año fueron nominadas a Mejor Película, El Árbol de la Vida y Criadas y Señoras, gracias a la segunda donde interpretaba a una mujer muy  pintoresca consiguió su primera nominación (como actriz secundaria) pero perdió ante su propia compañera de reparto Octavia Spencer. Un año más tarde y con un personaje completamente opuesto estuvo a punto de ganar la estatuilla esta vez como principal. Desde entonces la actriz ha rozado la candidatura pero nada más. Sin embargo este año podría volver a lo grande con Miss Sloane, un drama político donde interpreta a una ejecutiva relacionada con la prohibición de armas. Un personaje jugoso que será su vehículo en una carrera bastante ajustada.


TARAJI P. HENSON, HIDDEN FIGURES.
Después de vivir su gran momento en el cine con lo que supuso El Curioso Caso de Benjamin Button en su carrera, Taraji P. Henson estuvo dando tumbos hasta que, finalmente, el verdadero éxito le sonrió a través de la serie Empire y su ya mítico personaje de Cookie Lion. Ahora reforzada como auténtica estrella vuelve a dar el gran zarpazo al cine con Hidden Figures, la película que narra la historia de las tres matemáticas afroamericanas contratadas por la NASA para llevar a cabo el primer viaje en órbita. La película gustó entre los espectadores del Festival de Toronto, además Theodore Melfi, director de la historia, fue el encargado de dirigir St. Vincent película que devolvió a la carrera a Bill Murray (estuvo nominado en los Globos de Oro) y le otorgó la inesperada nominación a Naomi Watts en los SAG. No hay que descartar.


ISABELLE HUPPERT, ELLE.
Para muchos es la mejor actriz viva, para otros quizás no, pero si en algo hay consenso es en reconocer que Isabelle Huppert es ya una leyenda de la interpretación, en parte gracias a la valentía vinculada con su talento, motivo principal por el cual es la protagonista de Elle. Verhoeven tenía previsto hacer la película en inglés pero ninguna actriz se atrevió. Solo una dijo sí y fue por supuesto Huppert. En Elle la francesa se mete en la piel de una mujer que ha sido violada y decide lidiar con el tema a su modo ya que en vista de los acontecimientos ocurridos en su vida años atrás, el acecho de un violador se convierte en un juego de niños. Huppert tiene a su favor su condición indiscutible de estrella y esa sensación de que la Academia le debe al menos la nominación pero por otra parte es la misma película su mayor impedimento, un sexy thriller no parece ser cosa de Oscar.


JENNIFER LAWRENCE, PASSENGERS (PASAGEROS)
Es cierto que no hemos visto Pasajeros. Es cierto que puede no llegar a los Oscar. Es cierto que nadie debería apostar contra Jennifer Lawrence. Con 25 años la actriz ya reúne cuatro nominaciones (y un Oscar) y con su nominación el año pasado por Joy ha quedado claro que la Academia la nominará al menor intento. Guste o no. En esta ocasión su única baza es un drama futurista con toques de romance el cual dirige Morten Tyldum (The Imitation Game) y si la película gusta lo suficiente y se convierte en un éxito en taquilla como esta previsto, no sería descabellado visualizar a JLaw como una auténtica aspirante al premio.

RUTH NEGGA, LOVING. 
En Cannes se proyectó por primera vez Loving y la acogida fue generalmente positiva. El drama que cuenta la historia de Richard y Mildred Loving, una pareja interracial acusada de infringir la ley por contraer matrimonio también se pudo ver en Toronto y de nuevo las críticas fueron alentadoras especialmente para sus protagonistas Joel Egerton y Ruth Negga pero a medida que avanzan los días da la sensación de que Loving pierde fuerza y el decepcionante paso por la taquilla usamericana no resulta ser de ayuda.


NATALIE PORTMAN, JACKIE.
En 2010 Natalie Portman le obsequió a la humanidad una de las mejores interpretaciones de lo que llevamos de siglo. Su Nina Sayers en Cisne Negro es historia. Desde entonces la actriz la hemos visto trastabillar en cuanto a su carrera actoral se refiere porque en estos cinco años transcurridos su trabajo más destacable frente a las cámaras ha sido el de la novia de Thor. Por otra parte Portman también ha dedicado tiempo a su faceta de madre y esposa y a su naciente carrera como directora. Finalmente este año está de vuelta y su comeback nadie lo veía venir, al menos no tan pronto, en primer lugar porque se especulaba que Jackie llegase en 2017 y segundo después de los batacazos de películas como Grace of Monaco o Diana, pocas eran las esperanzas que reposaban en la cinta que cuenta los días posteriores al asesinato de JFK en la vida de su esposa Jacqueline Kennedy. Por supuesto debemos aferrarnos al hecho de que la película cuenta con Darren Aronofsky como productor, Pablo Larraín como director y una Natalie Portman en perfecta forma que ha enamorado a todo aquel que ha visto la película. Muchos incluso se atreven a proclamar que su Jackie es incluso superior a su Nina Sayers.


EMMA STONE, LA LA LAND (CIUDAD DE LAS ESTRELLAS)
Emma Stone es una estrella. Con apenas 28 años de edad, la actriz tiene a todo un público en su bolsa. La hemos visto crecer profesionalmente, la hemos visto madurar. Hemos sido testigo de su largo transitar en comedias como Supersalidos hasta la aplaudida Birdman. Blockbusters y películas independientes. Nos ha hecho reír, nos ha hecho llorar. Ahora es el turno de verla cantar y bailar en el musical original de Damien Chazelle: La la land. En esta película ambientada, obviamente en L.A. Emma se mete en la piel de Mia, una camarera aspirante a actriz pero que no es más que el mayor reto en la carrera de Stone el cual todo apunta haber eximido. Con el talento y carisma que la distingue, Emma se enamora de la cámara y el espectador se enamora de ella en cada minuto que aparece en pantalla. La pelirroja ya consiguió su primer gran reconocimiento gracias a este trabajo en el pasado Festival de Venecia donde se llevó nada más y nada menos que la Copa Volpi.


MERYL STREEP, FLORENCE FOSTER JENKINS.
Jamás hay que apostar en contra de Meryl Streep, una leyenda viva de Hollywood que da la sensación de estar en la conversación de cada temporada de premios sin importar las opciones reales que tenga. En los recientes años se coló como principal con un personaje que muchos señalaban de secundario (August: Osage County) e incluso fue nominada por su personaje de la Bruja en Into the Woods cuando el musical de Disney no gustó en absoluto. El año pasado se habló de su vigésima nominación por Ricki hasta que la película se vio y aniquiló cualquier esperanza pero este año vuelve -como es de esperarse- con Florence Foster Jenkins, la película de Stephen Frears que gira en torno al personaje que da nombre a la película, una señora de la alta sociedad neoyorquina que se convirtió en la peor cantante de opera en la historia. Streep abraza con sutileza un personaje particular que le permite lucirse en las escenas donde debe cantar (todas fueron rodadas en vivo) y permitir que sólo una profesional como ella, con una gran voz, pueda cantar fatal y conseguir que el público lo crea. A pesar del apoyo de la crítica, el recorrido de la película por taquilla ha sido bastante decepcionante y su apresurado estreno (en agosto) pueden ser los mayores inconvenientes de la actriz de cara a las nominaciones.


RACHEL WEISZ, DENIAL.
Rachel Weisz es, sin duda, una de las mejores actrices de su generación pero también es una de las que más tropiezos se ha llevado en su carrera y es que siempre ha estado latente esa sensación de que su filmografía nunca ha estado a la altura de su talento. Por allá en 2006 consiguió su primera y única nominación al Oscar gracias a El Jardinero Fiel y acabó ganando como secundaria aunque para algunos ojos era protagonista -en los BAFTA compitió como principal- desde entonces la actriz ha estado en un constante sube y baja y finalmente el año pasado su carrera en la pantalla grande vio la luz con dos de las mejores películas de 2015: Langosta y La Juventud -en esta última tiene un monólogo digno de cualquier premio-. Sin embargo la Academia aun se resiste a darle la segunda nominación. Este año ha estrenado tres películas, dos de ellas -La Luz Entre los Océanos y Denial- suponían ser sus opciones más seguras pero la primera no gustó nada y la segunda no parece estar recibiendo el buzz sufriente aunque cabe destacar que su trabajo como Deborah Lipstadt es una de las cosas que más ha gustado a la crítica en cuanto a la película. Queda esperar si es suficiente y si las conferencias que ella y la verdadera Lipstadt han dado por diferentes universidades de Estados Unidos servirán para que finalmente los académicos se acuerden de ella a la hora de votar.

COMENTARIOS